Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

martes, 4 de enero de 2011

Mordazas


Ya viene los Reyes y…, ya se sabe, a los que no hayan sido buenos les traerán carbón. Pero…, puede que también les dejen algo con lo que corregir sus modales y; como ya os había prometido; aquí os dejo un pequeño monográfico sobre las mordazas del cual podéis extraer alguna idea para vuestros regalos de la noche del 5 de enero.

Ya he comentado que las mordazas suponen, para mí,  un elemento ideal para cualquier  tipo de “escena”. Es una herramienta muy útil para aumentar la indefensión  a la que es sometida la parte sumisa durante su adiestramiento y, además, sirve para atenuar sus ruegos y súplicas. Las mordazas, también cumple una función estética de carácter marcadamente fetichista. Su uso no solo está destinado a acallar al sumiso/a, sino que supone además un componente restrictivo que acrecienta el sentimiento de sufrir una mayor indefensión. Actualmente existen en el mercado mordazas para todos los gustos y necesidades pues, este tipo de instrumentos, seducen por igual tanto a dominantes como a dominados. Quizá un determinado día el amo/a quiera ahogar los gritos de dolor y de placer provocados por su fusta, o llenar la boca de su sometida/o con un gigantesco pene de látex que llegue a rozarle la campanilla (las combinaciones son infinitas). Además, siempre resulta humillante el no poder proferir nada más que sonidos ininteligibles, al tiempo que un incontenible raudal de saliva se escapa por entre la comisura de los labios sin que se pueda hacer nada para remediarlo. A continuación paso a enumerar varios de  los usos y mordazas más comunes (por supuesto, seguro que existen algunos más) a la hora de enmudecer a nuestras/os siervas/os.



TIPOS DE MORDAZA.


- Manos.

Consiste en colocar una mano sobre la boca de la persona y en ejercer presión para evitar el habla. Es, sin duda, el método más sencillo, seguro e inmediato, pero nos impide poder realizar, al mismo tiempo, otro tipo de actividades.


- Mordazas de oportunidad. (Objetos comunes)


Empleando elementos cotidianos que se ajusten a nuestras necesidades nos es posible contener las quejas de nuestros “protegidos”. Varios ejemplos de esto podrían ser la orden de sujetar con los dientes elementos que estén siendo empleados  por el dominante en el ejercicio de su docencia o algo tan sencillo como colocar una fruta con un tamaño adecuado en la boca de la sumisa o el sumiso. Esto aportaría una nota de color a la sesión dándole un aire inesperado y distinto a lo que, para muchos, supone una práctica habitual. Hay quien no considera esta forma de actuar como algo digno de mención, pues, a quien se le aplique el objeto, le bastará con soltarlo para verse liberado. Así es, ciertamente, pero, previamente, siempre se puede advertir a nuestros “alumnos” que, de obrar de ese modo, se harán merecedores de una sanción. Sin duda esto les obligará a pensárselo dos veces antes de incurrir en la falta.


- Mordaza de tela, OTM o de detective. (Over – the – mouth gags)

 

El nombre de mordaza de detective le viene por estar íntimamente asociado a la típica imagen de dama en apuros que aparecía en las antiguas películas de cine negro. Es uno de los tipos de mordaza más comunes, y consiste en atar alguna tela sobre la boca de modo que la cubra completamente, el nombre proviene de las siglas en inglés OTM, de la frase Over the Mouth, (Sobre la boca). Son del tipo más sencillo, o light  (puesto que, telas y pañuelos, son herramientas multiusos que también nos sirve para atar y vendar los ojos) y es uno de los tipos de mordaza más seguros y cómodos para quien lo usa, sin embargo es también una de las menos efectivas, pues en la mayoría de los casos no impide que la víctima pueda hablar correctamente y puede ser retirarse con facilidad. Pero cuidado, nunca se debe introducir un pañuelo suplementario en el interior de la cavidad bucal, pues existe un riesgo considerable de que este obstruya las vías respiratorias provocando la asfixia.


- Mordaza tipo cleave. (Cleave gags)

 

Otra de las mordazas más comunes y también de las más populares, es una variante de la anterior, pero en vez de atar la tela sobre la boca de la persona, esta es colocada entre sus dientes. La mordaza evita que pueda decir palabras inteligibles y es más difícil quitársela si uno está atado, pero para los aficionados al bondage resulta muy estética, también puede ser más incomoda ya que si la tela que se ata entre los dientes es muy grande puede evitar que la persona cierre la boca, provocando cansancio si se usa por largos periodos de tiempo. Mientras más fuertemente se ate esta mordaza más efectiva será. En ocasiones esta mordaza se usa atando un nudo en medio de la tela, buscando hacerla más efectiva.


- Mordaza de cinta. (Tape gags)

 

Otra de las mordazas más populares, y de las más usadas. Este tipo de mordaza usa cualquier tipo de Cinta adhesiva. Entre las más comunes de un tiempo a esta parte estaría la famosa cinta americana. La mordaza de cinta es la más fácil y rápida de aplicar, ya que solo se necesita cortar un pedazo y pegarlo sobre la boca de la persona. Es posible liberarse de esta mordaza empujándola con la lengua, o despegándola usando un objeto cercano, así que para obtener la máxima seguridad hay que atarla no solo sobre la boca, sino alrededor de la cabeza de la persona varías veces, de esta forma es imposible librase de ella si se está atado y silencia mucho más a quien la use. Otras formas de pegarla son colocar más de un pedazo de cinta sobre la boca o colocarla en forma de X. Para evitar que se use la lengua para despegarla hay que asegurarse de que la persona tenga los labios pegados. Aunque es fácil y rápida de aplicar la mordaza de cinta tiene el inconveniente de que al quitarla puede causar dolor al tirar de la piel o el cabello, esto puede causar la irritaciones. Cuando se quite se debe tener la precaución de no retirarla de forma excesivamente brusca ya que puede causar heridas de cierta consideración.


- Mordazas de bola.(Ball gags)


Casi, casi, las reinas de este tipo de artículos. Podría de decirse que su producción está enfocada, casi de forma exclusiva, al uso dentro de las prácticas bdsm. Las bolas suelen estar hechas de goma, silicona y diversas variantes de plástico y van unidas a unas correas. La bola se introduce en la boca de la persona que será amordazada y las correas se aseguran detrás de su cabeza para evitar que se la quite (la forma de anclaje puede variar de unos modelos a otros). Este tipo de mordaza es seguro y efectivo, pues aunque no silencian a la víctima si evitan que se puedan articular palabras de un modo entendible. Aunque es incómodo usarlas por largos periodos de tiempo, pues quien las usa no puede cerrar su boca.


Las mordazas de bola se venden en varios tamaños y colores, para ajustar se a la boca de quien la usará, si se usa una mordaza demasiado grande será muy difícil colocarla correctamente (detrás de los dientes) o quitarla, e incluso puede ocasionar tirones musculares en la zona facial o desencajar la mandíbula de quien la use, así que siempre será recomendable empezar por las mordazas más pequeñas e ir probándolas antes.



- Mordazas de bola de gato.

 

Muy similares a las anteriores, reciben este nombre debido a que la bola en sí se asemeja bastante a esas pelotitas huecas, repletas da agujeros y con un pequeño cascabel dentro a la que son tan aficionados los mininos. Se diferencian de las de bola normales en que permiten respirar con menos agobios y en dejan escapar la saliva de nuestr@s someti@s con mucha más facilidad.



- Mordazas de aro o de anillo. (Ring gags)


Mediante un aro que queda encajado detrás de los dientes se impide a nuestr@s sumis@s que pueda cerrar la boca. Su objetivo es dejar abierto el paso para facilitar las posibles inserciones que se deseé realizar en la cavidad bucal. También estas se usan únicamente dentro un contexto únicamente sexual. Aunque no sean tan populares como las de bola, las mordaza s de anillo son muy similares a estas excepto por el elemento que se introduce en la boca. Al remplazar la bola por un aro hueco ampliamos el abanico de posibilidades a la hora de impartir nuestras enseñanzas. Este tipo de mordaza no evita los sonidos emitidos por nuestr@s aplicad@s alumn@s pero conseguiremos que, de inmediato, comiencen a babear sin control alguno.


- Mordaza de tubo.

 

Una mordaza de tubo es similar a las anteriores, pero en vez de un anillo o una bola usa un tubo. Permite respirar sin problemas.


- Mordaza de embudo.

 

Una mordaza de embudo consiste en un embudo con un tubo que lleva de su abertura a la boca y con cuerdas para mantenerla en su lugar, más que para callar el objetivo de esta mordaza es obligar a la persona a tragar un fluido. “Es una mordaza peligrosa pues existe un alto riesgo de asfixia mientras se obligue a la persona a beber.”



- Mordazas pene. (Penis gags)


Otra mordaza fabricada para las prácticas bdsm. En vez de una bola, consiste en un bozal con una protuberancia (reproducción más o menos fiel, y más o menos grande, de un pene) que se coloca dentro de la boca, para darle a quien la use la sensación de estar chupando este miembro como pasaría durante una felación. La protuberancia puede ser larga y delgada a fin de oprimir la lengua o más grande y ancha  para funcionar como una Mordaza de bola. Algunos modelos cuentan con otro pene orientado hacia el exterior y cuya función dependerá de los deseos que los Amos o las Amas tenga en ese momento.

 


- Mordazas hinchables. (Inflatable gags)


Este tipo de mordaza, consiste por lo general en una bola de goma que se infla con una válvula manual para que cubra más espacio dentro de la boca de la persona. No suelen venir preparadas para sostenerse por si misma por lo que, a veces, se combinan con una mordaza de aro para mantenerla en su lugar.

 



- Mordazas médicas. (Medical gags)

 

Este artilugio, sacado directamente de la consulta un dentista, es un instrumento (generalmente metálico) con un mecanismo de tijera que obliga a permanecer con la boca completamente  abierta, expuesta a todos los usos que de ella se quieran hacer. Su uso no está demasiado extendido debido a que no son tan fáciles de conseguir como otras y a que, además, suelen ser relativamente caras (como suele suceder con casi todos los aparatos médicos). Ofrecen un acceso ilimitado a la boca e impiden el habla coherente, pero no sirven para silenciar a la persona.



- Mordazas de bambú.

 

Originaria de Japón, consiste en dos palos de bambú que mantienen abierta la boca gracias a otros dos palos, más cortos, colocados en los extremos. También hay una variante  en la cual, en lugar de separar los dientes, sirve para aprisionar la lengua sustituyendo los palitos de los extremos por unas gomas elásticas para hacer presión.


- Mordaza de bozal. (Panel gags)

 

Una mordaza de bozal funciona de manera muy similar a la mordaza de detective aunque, en realidad, estén bastante más elaboradas. Por lo general se fabrican e piel o tejidos similares y cubren toda la parte inferior de la cara ajustándose alrededor de la cabeza con varias tiras. El nombre se debe a que son muy similares a los bozales usados por los animales, esto tiene un fuerte impacto psicológico en varias personas al ser inmovilizadas de manera similar a un animal, al restringir el movimiento de la mandíbula y cubrir las mejillas, resulta una de las mordazas más efectivas, y también de las más seguras. Están consideradas como uno los tipos de mordazas más antiguos, pues se conocen ilustraciones con aparatos muy similares desde tiempos coloniales.


- Mordaza tipo mouthguard.


Esta mordaza es similar a la protección bucal que usan los jugadores de hochey sobre hielo y fútbol americano, y lleva el nombre de estos aparatos en inglés. Una de las protecciones se coloca sobre los dientes inferiores y la otra sobre los superiores, al igual que en el deporte las protecciones se pueden suavizar colocándolas en agua hirviendo antes de ser usadazas.


- Mordazas pony. (Bit gags)

 

Inspiradas en lo arreos ecuestres, obligan a morder una especie de palo con anillas en los extremos unidos a unas largas correas para facilitar tanto la doma como la monta. Sin duda, unas de las más vistosas y sugerentes de todas. Ideales para amantes del fetichismo.





RIESGOS Y PRECAUCIONES.


Con las mordazas, siempre hay que tener presente el riesgo de asfixia. La mayoría de modelos suelen dejar pasar el aire sin problemas, bien a través de la comisura de la boca ó bien mediante un agujero realizado a tal efecto. Pero en aquellos modelos que no cuenten con ninguna de estas medidas seguridad, hay que cerciorarse de que el sumis@ puede respirar sin dificultad por la nariz y no dejarl@ solo en ningún momento. Por descontado que su uso nunca resulta recomendable en aquellas personas que padezcan algún tipo de insuficiencia respiratoria.

Sobre todo al principio, habrá que tener mucho cuidado con las nauseas. Si nunca se ha utilizado una mordaza y se introduce algo voluminoso en la boca (ya sea un pañuelo, una mordaza hinchable, un pene de látex, etc…) lo más probable es que se termine vomitando. Para evitar sustos, lo mejor es probarla y practicar un poco, distendidamente, antes de incluirla en una escena y, así, poder ir acostumbrándose a ella sin agobios innecesarios.

Otra de las cosas a tener en cuenta es la posibilidad real de que, bajo la presión de las mandíbulas, pudiera desprenderse algún trozo de la mordaza, penetrar en la garganta y obstruirla (o bien provocar el vómito que, a su vez, podría provocar la asfixia). Mucha precaución con las mordazas hinchables.

Mucho cuidado también cuando empleamos tubos o embudos con el fin de forzar la ingestión. Esta es una de las prácticas más peligrosas que se llevan a cabo mediante mordazas y yo no la recomendaría.

En cuanto a los elementos de fijación de las mordazas hay que tener muy presente que se apoyan en la comisura de los labios y, si son abrasivos, no solo podrían dejar embarazosas marcas en la cara sino que, además, también podrían dar lugar a heridas y desgarros de consideración.

Por último, nunca me cansaré de repetirlo, recordar que antes de iniciar cualquier sesión resulta imprescindible pactar de antemano una clave, “en este caso no verbal”, que permita al sumis@ interrumpir la escena de inmediato de existir algún peligro.

4 comentarios:

  1. buenas noches....me ha gustado mucho, me ha parecido muy completa la lista y clara...
    Muchas gracias por la aportacion

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí por tu comentario y bienvenida.

    ResponderEliminar
  3. Veo a los Reyes Magos tomando notas como locos, yo desde luego me he quedado loca con tantas variantes de mordazas.

    Conocía la canción de Aute (cantada por Silvio me gusta más). Me encanta.

    "Cierto que no prescindí de ningún laberinto
    que amenazara con un callejón sin salida
    ante otro “más de lo mismo” creí en lo distinto"
    porque vivir era búsqueda y no una guarida.

    Lo dicho, es preciosa.

    Gracias Qarpatian y feliz 2011.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de nuestra coincidencia en cuanto a gustos.

    Lo cierto es que esa canción en particular deja abiertas muchas puertas dependiendo del modo en que se interprete su letra.

    Un beso sialbeya. Continuaré buceando por tu blog.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...