Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 25 de febrero de 2011

El equilibrio



Ya he comentado en diversas ocasiones que los límites entre una relación de pareja convencional y otra de esencia puramente D/S no siempre están muy definidos. Pero hay un diferencia muy clara y sustancial que, muchas veces, no se suele (o no se quiere) tener en cuenta.

Cuando dos personas se unen en un ámbito de convivencia “normal”, por así decirlo, una de las cuestiones más importantes; si no la que más; es el principio de “equidad”. Si una de las partes trata de imponer su criterio a la otra de forma permanente, a toda costa, lo más probable es que la ruptura de la relación sea solo cuestión de tiempo.

En cambio, cuando hablamos del vínculo que se crea entre dominantes y sometidos, el principio de “equidad” desaparece como tal ya que, cada uno, ha de asumir las conductas y responsabilidades propias de su rol y que, aunque complementarias, en absoluto puede decirse que sean las mismas.

Esto no quiere decir que, al no desarrollarse esa interacción personal desde un plano de “igualdad”, el/la dominante pueda hacer lo que le venga en gana. Por supuesto existe toda una serie de pautas y métodos que se han de tener en cuenta a este respecto. Pero no es ese el tema que quiero tratar aquí.

Lo que busco es dejar clara mi opinión sobre la ineludible adaptación a la que tienen que hacer frente Am@s y sumis@s, adaptación, por otro lado, no exenta de ciertas particularidades.


Partiendo del irrenunciable consenso previo donde, ahí sí, las voces de unos y otros han de mantenerse al mismo nivel, siempre habrá que contar con la posibilidad de que, aquel que se entrega, haga uso de su derecho a vetar o poner fin a cualquier acto o práctica que, por la razón que sea, se sienta incapaz de acometer. Ahora bien. Esto no quiere decir que se deba de estar haciendo un uso constante de esta prerrogativa por que, una de dos, o el que somete no presta la debida atención y de forma continuada trata de forzar en extremo ciertas situaciones legando a olvidar, incluso, las más elementales normas de seguridad, o, por el contrario, aquel que dice someterse se olvida deliberadamente de su propia condición e intenta eludir las obligaciones que lleva aparejadas buscando, únicamente, aquellas acciones que le reporten un alto grado de satisfacción.
Ninguno de estos dos supuestos responden a la idea que yo tengo sobre el bdsm donde el crecimiento y el enriquecimiento han de ser mutuos aunque diferenciados y donde el avance de la relación se ha de trazar en paralelo pero en una misma dirección.

Para que se entienda un poquito mejor lo que quiero decir, voy a recurrir a un símil que, sin duda, servirá para aclarar un poco ciertos conceptos.

En el caso que nos ocupa, viene a suceder algo parecido a lo que vendría a ser habitual en el ámbito laboral. Aquí la parte dominante sería el empleador y la sometida el empleado. Previamente a formalizar la actividad a desarrollar, se establecen una serie de compromisos de obligado cumplimiento por ambas partes. Derechos y obligaciones han de quedar bien definidos de antemano y, si bien se puede dejar la puerta abierta a la posibilidad de renegociar en un futuro los términos de regulan esa actividad, los beneficios que se puedan derivar de este hecho, habrán de contar con su contrapartida correspondiente.

Por otro lado, siempre existe la posibilidad de que, cualquiera de las dos partes, rescinda el acuerdo si no ve satisfechas sus expectativas, no se cumple lo pactado o se advierte engaño o mala intención en los actos del otro. Pero, mientras el acuerdo tenga vigencia, no resulta demasiado lícito que el subordinado cuestione las decisiones de su superior o trate de imponer su voluntad a capricho sobre quien lo dirige; como tampoco resultaría muy ético que quien se ocupa de dirigir intente extralimitarse imponiendo condiciones en ámbitos que no le competen, o sobre los que no ostenta ningún derecho, amparándose en su posición de mando.

En definitiva. Lo que he tratado de exponer (y que no sé si habrá quedado del todo claro) es que, para que una relación D/s funcione, se tiene que dar una suerte de equilibrio donde los anhelos, necesidades, emociones, voluntades y deseos de unos y otros se complementen de forma armónica sin que se desvirtúe la esencia de ninguno pero teniendo claro, desde un principio, que cada cual ha de ocupar su propio lugar.


Sé que diréis que resulta obvio cuanto he dicho y que la dificultada estriba en llevarlo a la práctica, pero… ¿quién ha dicho que fuera fácil?

Un saludo a tod@s.

14 comentarios:

  1. Me ha encantado el simil que has puesto entre D/s y una relación laboral. Francamente bueno y claro. Incluso, puesta a darle vueltas, a veces uno coge un trabajo que no quiere porque lo necesita. Y creo que en ocasiones también ocurre "esa necesidad" en una relación D/s, algo muy poco deseable no?

    Le sigo dando vueltas...
    Gracias por la reflexión y un beso!

    ResponderEliminar
  2. Lo ha explicado con gran claridad y me ha hecho reflexionar...Gracias

    un saludo

    nectar

    ResponderEliminar
  3. Hola
    yo tengo una duda , que iba a exponer en mi blog pero que si tu me resuelves seria mejor, gracias
    Por que se produce la lucha de poder entre Am@ y sumis@, ?
    No se si me explico bien lo que quiero decir .
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Tengo la fortuna de que mi Amo me permita ser ser Su pertenencia, tambien tengo la dicha de ser Su mujer ( o pareja ) la mezcla de los sentimientos con la entrega hace que tengamos una relacion "completa" UNICA, somos felices y como bien dice Usted Señor, esto solamente se consigue cuando cada "ser" tiene claro su lugar... y el mio es a los pies de mi Amo MDP.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la fortuna de que mi Amo me permita ser ser Su pertenencia, tambien tengo la dicha de ser Su mujer ( o pareja ) la mezcla de los sentimientos con la entrega hace que tengamos una relacion "completa" UNICA, somos felices y como bien dice Usted Señor, esto solamente se consigue cuando cada "ser" tiene claro su lugar... y el mio es a los pies de mi Amo MDP.

    25 de febrero de 2011 18:52
    Verificación de palabras




    Tengo la fortuna de que mi Amo me permita ser ser Su pertenencia, tambien tengo la dicha de ser Su mujer ( o pareja ) la mezcla de los sentimientos con la entrega hace que tengamos una relacion "completa" UNICA, somos felices y como bien dice Usted Señor, esto solamente se consigue cuando cada "ser" tiene claro su lugar... y el mio es a los pies de mi Amo MDP.

    ResponderEliminar
  6. Buenas tardes Qarpatian....me gusta muchísimo el tema que has escogido para este post...me ha dado que pensar mucho...y si me lo permites dejaré aquí en tu ciudad mis pensamientos, por supuesto pudiendo comentar lo que desees...

    Estoy completamente de acuerdo con tu planteamiento, pero me gustaria hacer incidencia en lo que tu llamas la "ineludible adaptación".

    Creo que antes de asumir ese concepto del rol es indispensable un tiempo (digamos contrato de prueba en el símil laboral) donde se conocen los límites, pues estos existen, que tiene tanto el Dominante como la sumisa...para al final asimilar cual es el sitio que le corresponde a cada uno.....no creo que sea lo que safira comenta como "lucha de poder" pues no creo que eso deba darse si realmente la sumisa desea la entrega, pero si creo que existe la necesidad de ubicarse en el rol, de saber que se espera de ti y que puedes esperar del otro...

    Hablo por mi ahora, y esa etapa de ubicación en la relación Ds la necesito, para asimilar cual es mi sitio dentro de esta relación y si se cumple con las espectativas por las dos partes, porque por supuesto, esta relación debe resultar placentera para ambos...aunque no digo que esté exenta de dolor, pues la entrega lo conlleva...

    Quizás sea porque tan solo soy un proyecto de sumisa, pero para que mi entrega sea deseada tengo que llegar a interiorizar mi sitio...

    Una vez asumido y deseado, aunque evidentemente falle, porque el orgullo y la rebeldía están en mi (imagino que en todo el mundo)es más sencillo asumir las responsabilidades del rol y avanzar en la relación.

    Si esta etapa no existe, en la que las dos partes esten dispuestas a mostrar con calma sus límites y deseos, sino que se fuerza la entrega, sin ser interiorizada, creo que el fracaso está asegurado, pues la rebeldia de la sumisa saldrá en la etapa en que ya se supone su entrega (cuando haya finalizado el periodo de prueba) y ahí si que se crea una lucha de poder...y nada de lo que hay tendrá ya sentido....

    No se si me he explicado bien...pues es complicado para mi plasmar este tema con claridad...

    Perdona mi rollo....me ha servido tu ciudad para plasmar mis sentimientos y pensamientos al respecto....

    Gracias por permitirme un rinconcito...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues sí sialbeya, estoy de acuerdo contigo. Hay ocasiones en que nos agarramos a un clavo ardiendo y al final, como no puede ser de otro modo, terminamos quemándonos.

    No es una opción muy recomendable, desde luego, pero si que es cierto que puede llegar a pasar.

    Gracias por el apunte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de haberte dado algo sobre lo que reflexionar, nectar, y si te ha servido para profundizar en tu propia visión sobre el tema..., tanto mejor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Pues lo cierto..., es que no se muy bien como responder a tu pregunta.

    La verdad es que, mi opinión a ese respecto, creo haberla dejado clara en esta entrada.

    ¿Lucha de poder? Si con eso te estás refiriendo ha mantener un pulso constante entre Dominante y sometido, bueno..., solo puedo decirte que yo no lo aceptaría ya que no se corresponde con mi idea de lo que tiene que ser una relación D/s.

    No sé si esa era la cuestión que tu tratabas de plantear.

    Ya me contarás.

    Un beso a ti también.

    ResponderEliminar
  10. Pues, sinceramente, me alegro por vosotros mey{MDP}.

    No hay duda que, por lo que me cuentas, habeis encontrado ese equilibrio del que hablo.

    Enhorabuena.

    Un saludo a los dos.

    ResponderEliminar
  11. De rollo nada, dánae.

    Si he creado este pequeño rincón ha sido para que todo el mundo pueda expresar su punto de vista (desde el respeto claro está)y tus opiniones son igual de válidas que las de cualquier otro.

    Tienes razón cuando dices que es mecesrio conocerse a fondo previamente. No puede existir equilibrio sin conocimiento y, en esa cuestión en particular, ninguna de las partes debe descuidarse ni caer en la comodidad o la pereza.

    En tu apunte sobre lo dicho por safira, bueno, si la rebeldía a la que te refieres es entendida como una parte de la "ineludible adaptación" (veo que te ha gustado el término) donde el/la sumis@ debe luchar contrar sus dudas y sus miedos, en ese caso te diría que se trata de algo completamente lógico y normal y que no deja de ser una etapa más de ese crecimiento mutuo. En cambio si esa "rebeldía" se refiere a un continuo y deliberado enfretamiento a fin de obligar que el/la dominante tome determinadas decisiones en beneficio de la persona que, se supone, se le entrega, la verdad, en mi opinión, eso es algo que está completamente
    fuera de lugar dentro de una relación
    D/s.

    Interesante observación que, presumo, no va a quedarse ahí.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  12. Buenos dias Qarpatian....como me dices eso? como me permites en tu ciudad exponer mis pensamientos????aaaaaaaains....no sabes lo que haces inconsciente!!!!jejejejeje..GRACIAS!

    La rebeldia a la que me refiero es la rebeldia en si, la que creo que todos tenemos en mayor o menor medida...Creo que la diferencia está en como la usamos y por supuesto "contra" quien...Esa rebeldia puede usarse positivamente porque te da fuerzas para enfrentarte a muchas situaciones de la vida, en que es necesario defender tu posición y ser un poquito guerrillera...
    Esta rebeldia, la cual yo por lo menos, por mi fuerte caracter, estoy acotumbrada a usar (creo que soy una malcriada),debe ser controlada.

    Sinceramente no es fácil pues es mi impulso irracional, ese ZAS que sale de mi como alma que lleva el diablo..pero justo ese es mi reto, controlar mi impulsividad...

    Para nada es un pulso deliberado con el dominante...y lo de continuo...pues...cada vez menos la verdad...jejeje...pero si es cierto que existe, y cada vez mas como propia lucha interior por controlarla...

    Para nada la controlo en todos los aspectos de mi vida ni en todo momento, pues forma parte de mi caracter y no quiero cambiar...sino que deseo controlarla cuando, como y con quien desee...y por supuesto con mi Señor es con quien no tiene sentido alguno...No quiero que esta me controle a mi y eche a perder cosas vitales para mi...

    En fin tu presunción una vez mas es acertada...y no se quedó en mi anterior comentario...pa alguien que me lo permite....jejeje

    Ya me contaras, si lo deseas que opinas de ello..me gustaria conocerlo

    Un abrazo y feliz dia!

    ResponderEliminar
  13. La verdad dánae, es que esa diferencia que tu estableces entre tipos de rebeldía yo no la comparto.

    A lo que te refieres en primer lugar yo lo consideraría más como "prudencia", lo cual no tiene por qué suponer ningún tipo de mala conciencia, más bien, al contrario. Nunca está de más tomar cuantas precauciones se consideren necesarias.

    Pero cuando las pautas entre un/una dominante y su sometid@ ya han sido establecidas, no hay lugar para la rebeldía, independientemente de la justificación que se le quiera dar.

    No voy a negar que, pudieran darse casos en los que..., ciertos plantes, sí tuvieran su razón de ser. Mas, de ser así, algo estaría fallando.

    En definitiva, la sumisión plena está reñida con la rebeldía y si esta aparece, y es "justa", el/la Am@ no debe de estar siendo muy consecuente.

    No sé si era eso lo que me planteabas.

    Ya me dirás.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Buenas noches Qarpatian!
    Creo que no me expliqué bien...rebeldia para mi solo hay una...ese fuego interior que te hace sentir un NO!... He meditado sobre ello y creo que la rebeldia fundamentada es correcta, que tiene que existir, y...¿es esa que tu nombras "prudencia"?...pero la que no deberia existir es esa que sin pensamiento previo alguno, simplemente como arma de defensa te hace decir NO...quizas sea por miedo, inseguridad...esta es la que lucho por controlar...

    Ninguna de estas dos creo que debiera existir entre un Amo y su sumisa, pues la primera, si es fundamentada....sinceramente...mal vamos....como bien dices tu algo estaria fallando....y la segunda no deberia existir, pues considero que lo principal es la confianza y entonces el miedo y la inseguridad deberian ser vencidas por esa confianza...

    No entiendo muy bien el concepto de prudencia para definir la rebeldia...pero...no sufras, ya encontraremos alguna ocasion para hablar de ello verdad?...asi me puedas enseñar tu forma de entenderlo...me gustaría...

    Lo que creo que estamos de acuerdo es en que la rebeldia entre Amo y sumisa no tiene sentido....

    Bueno...gracias por hacerme meditar sobre este tema...me esta gustando mucho sinceramente....

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...