Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

lunes, 4 de abril de 2011

BDSM e internet



Supongo que; los que ya lleváis algún tiempo tratando de desenmarañar el hilo de mis eclécticas divagaciones; ya os habréis hecho una idea de cuál es mi modo de pensar.

Quisiera ahora compartir con vosotros una faceta más, de aquellas que conforman mi personalidad, dándoos a conocer mi opinión respecto a ese nexo tan particular que se da entre la red y los que conformamos este universo paralelo que constituyen las relaciones D/s.

En primer lugar, decir que internet, como herramienta, ha supuesto el mayor hito en lo que respecta al intercambio de información. En este aspecto, nunca antes en la historia de la humanidad hemos contado con un medio para comunicarnos que sea tan inmediato y fluido, para el que las distancias y las fronteras geográficas no suponen ningún impedimento. Sucesos e ideas se desplazan a los cuatro puntos cardinales mediante un simple “click” y si hay alguna traba que nos impida hacernos eco de todo cuanto alberga el ciberespacio, la mayor es, sin duda, la inabarcable cantidad de elementos que en él podemos encontrar.

En lo que se refiere al ámbito exclusivamente bdsm, viene a suceder un poco lo mismo, aunque a una escala menor. Realmente, a primera vista, sobrecoge la cantidad de datos que, sobre este asunto, podemos encontrar en la red. Pero, si nos sumergimos un poco más en las procelosas aguas de la temática sadomaso, nos damos cuenta que la densidad va aumentando cada vez más, que la fauna que las habita es de lo más variada y que no deja de contar con un buen número de corrientes (unas más intensas que otras) que se mueven en distintas direcciones.
Diciendo esto, es lógico pensar que resulta bastante difícil hacerse una idea uniforme de lo que son las relaciones D/s, pero esta cuestión, para mi, tiene una explicación muy sencilla: <<No es posible encontrar uniformidad porque no la hay>>. Una y otra vez vamos a toparnos con los esfuerzos de algunos por catalogar y clasificar tipos, géneros, intensidades, etc.., y, aunque como ejercicio organizativo pueda estar muy bien, a la hora de la verdad, su utilidad práctica, resulta más bien escasa.

Otro de los motivo que está detrás del triunfo del bdsm en internet reside, a mi entender, en el anonimato desde el cual podemos lanzar todo tipo de manifestaciones. Esto, que un principio ayuda a sincerarse sin el temor de resultar estigmatizados en nuestro entorno cotidiano, a atraído a un buen número de mal llamados “curiosos” que no buscan conocer realmente lo que puede reportar este tipo de experiencias, si no que, más bien, van buscando la confrontación mientras generan situaciones de conflicto donde, previamente, no las había. Hay quien los califica como una especie de subproducto, otros los ven como un mal necesario ante el que hay que claudicar en bien de la libertad general. Para mi se trata, simplemente, de unos toca-pelotas a los que no conviene prestar más atención de la necesaria y que, como sucede con las mierdas que muchas veces aparecen en el suelo ante nosotros, lo mejor es limitarse a esquivarlos sin pararse y sin entrar en discusiones sobre sus colores o texturas.


En este mundo digital, también podemos toparnos con una amplia variedad de Amas y Amos, sumisas y sumisos, que ofrecen sus servicios a cambio de una contrapartida económica o de cualquier otro tipo. Por horas, por noches o, incluso, de forma indefinida, previa aceptación (como no) de sus propias condiciones. Indudablemente, esto también forma parte de ese conjunto general en el que se engloba todo aquello que guarda cierta relación con el bdsm pero… ¿responde realmente a la idea primigenia?, ¿consigue que aflore la esencia de lo que es el verdadero espíritu de las relaciones D/s? No sé que pensareis vosotros pero, ante estas preguntas, mi respuesta es claramente “NO”. Del mismo modo, no me cabe la menor duda de que aquellos que se prestan a ofrecer este tipo de servicios cuentan con un puñado nada despreciable de adeptos aunque, a estos, no creo que se les pueda considerar como a unos seguidores convencidos del arte bdsm (independientemente de su filiación) ya que centran su atención sobre este tema, solo, en momentos puntuales y sobre un plano exclusivamente físico.

Sin duda que podría continuar poniendo ejemplos, pero, entonces, estaría entrando en una suerte de catalogación y no es ese el objetivo que persigo. Lo que pretendo, más bien, es mostrar hasta que punto pueden llegar a ser confusas y engañosas las voces “supuestamente” autorizadas que sobre el bdsm encontramos en la red. Incluso, voy a atreverme ha ir un pasito más allá en esta misma dirección. Para todo aquel que no lo sepa, decir que no soy muy amigo ni de los chats ni de las redes sociales, por muchas razones, pero, con respecto a lo que aquí nos ocupa, sobre todo porque, normalmente, están repletos de falsedades y frivolidad. No digo que no te puedas encontrar con personas íntegras y maravillosas, pero, con demasiada frecuencia, estos sitios parecen haberse convertido en el coto de caza favorito de cierto tipo de depredadores que sacan tajada de la inexperiencia de aquellos que se acercan a la D/s por primera vez, aprovechándose de la curiosidad, en este caso lógica (y por otra parte, necesaria), y de la ilusión, a veces un tanto insensata, ante un nuevo descubrimiento, existen ciertos individuos que se han especializado en “captar” a los incautos con el fin de utilizarlos como un instrumento para unas apetencias que, las más de las veces, poco o nada tienen que ver con el bdsm. Sucede que, al ser esta una corriente donde la obediencia tiene un valor tan relevante, eso sirve de excusa para no tener que dar demasiadas explicaciones. Para evitar esto, yo siempre he recomendado paciencia, mucho diálogo y observar muy bien a las personas, siempre de un modo tranquilo, desde el respeto y lo más cara a cara que sea posible, sin que ningún grupo este ejerciendo un respaldo y sin que las voces de terceras personas traten de inmiscuirse en aquellas cuestiones que no les competen. Cuando estamos solos es cuando nos mostramos tal y como somos en realidad. Resulta muy sencillo ir de gallito o tigresa cuando se cuenta con un público que te jalea. Así que mucho cuidado pues, en internet, no es bdsm todo lo que reluce.

El tema da para mucho más, así que espero vuestros comentarios para ir dándole todos los enfoques que, a buen seguro, se me habrán pasado por alto.

Un saludo a todos.

12 comentarios:

  1. Creo que es fundamental utilizar mucho el sentido común, una pizca de prudencia y olvidarse de terceros, grupos y comparsas. Para mí el bdsm, el D/s es cosa de dos y de lo que dos pacten entre ellos, punto y pelota.

    Cuando uno se preocupa más del qué dirán, de las corcheas en el nombre y de que el mundo sepa cuantos fustazos "doy o aguanto", mal vamos.

    Besos Qarpatian, y nuevamente bienvenida tu dosis de sentido común.

    ResponderEliminar
  2. No se puede agregar mayor razón a tus palabras y que te hayas tomado el trabajo y tiempo de exponerlas.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Tema peliagudo Señor.
    Directamente poco puedo hablar de lo que se puede encontrar en los chats, apenas sí he entrado unas cinco veces y tuve suficente.
    Cada relación bdsm es un mundo y solo a ellos pertoca ese mundo y a nadie más.
    Criticar y de forma anónima me parece de lo más rastrero porque considero que más vale dar la cara a pesar que te pueda caer un chaparrón o infinidad de críticas. Pero quien arriesga sabe con lo que se puede encontrar aunque siempre es mejor arriestar.
    Es mi humilde opinión.

    Un cálido beso Señor

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches Qarpatian,
    En mi opinión, las nuevas tecnologías siempre nos aportan nuevas posibilidades, pero como siempre han de tratarse con cautela, sobretodo porque al ser un espacio público y nada controlado, cada uno puede volcar ahí su información sea verdadera o falsa, y no se puede creer sin mas, te volverías loco...además de usarse para infinidad de propósitos...

    Personalmente, como siempre...las herramientas bien usadas son maravillosas pero en manos imprudentes un peligro...

    No me enrollo mas...solo darle las gracias por aportarme un poco mas de su pensamiento, que siempre es un placer.

    feliz noche, que descanse.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días creo que mi opinión la conoce de sobra ;), he sido visitante asidua de los chat y he de decir que lo recomiento ayuda mucho a separar el grano de la paja, porque en lugares mas tranquilos, foros, blogs tambien se encuentran esos mismos depredadores pero sson mas peligrosos porque ahí pueden tender la tela de araña de modo pausado y pensando bien que cebo y anzuelo usar, mientras que en los chat al ser todo mas activo se les ve mucho antes el plumero.
    Pero solo es mi opinion conociendo muy bien los chats, foros y blogs... Un beso muy dulce

    ResponderEliminar
  6. Como bien dice dánae, ineternet es un espacio público, nada controlado y además, facilmente accesible,donde cada quien cuelga lo que quiere, aunque no tenga ni idea de lo que está hablando.

    Sin ir más lejos, en una pagina catalogada como de información BDSM, encontré esta "perla":
    "Las sumisas son esas tías que se dejan hacer absolutamente de todo, puedes arremeter contra su coño una y otra vez mientras que ella solo gritara y se dejara follar todas las veces que quieras".

    Sin palabras...

    En cuanto al tema Am@s y sumis@s que ofrecen sus servicios por horas, ya sea por compensación económica o por simple juego, me hace plantearme una pregunta:
    Si me gusta vestirme de enfermera por ejemplo, y actuar como tal en mis momentos intimos...Significa que lo soy...?

    Ahí dejo la pregunta...

    Muy buenos días y un saludo afectuoso.

    Sumisa D{AV}

    ResponderEliminar
  7. Creo que has dando en el clavo, sialbeya. "Sentido común", esa es una de las cuestiones más relevantes del asunto.

    Muchas veces parece que se entiende como un obstáculo para el avance pero, cuando se tiene en cuenta, de un modo constructivo y no como una mera excusa en la que escudarse, resulta muy, pero que muy, necesario (más bien inprescindible, diría yo).

    Por desgracia..., ya se sabe, no siempre se suele aplicar todo lo que se debería.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus elogios Sweet.

    Lo cierto es que no esperaba que al tratar sobre mi punto de vista en relación a este tema se diera tanta concordancia.

    Normalmente, como ya he comentado más arriba, se suelen dar opiniones muy divergentes en relación a este asunto.

    ¿Será que en esta ciudad tiene el don de contar con el acuerdo entre todos sus pobladores? De ser así sería casi casi la puesta en práctica de una utopía.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. No hay duda, llum {S.SMTT}, que si una quiere conocer la realidad de este mundo, no queda más remedio que correr ciertos riesgos.

    Por hacer una especie de comparación, sucede algo parecido con..., por ejemplo, los deportes del motor. Quien pretenda alzarse con la victoria tendrá que arriegar el algun momento, pero eso no quiere decir que se tenga que entrar pasado en todas y cada una de las curvas.

    Un besito para ti también.

    ResponderEliminar
  10. Coincido contigo, dánae.

    La prudencia nunca está de más, sobre todo cuando se están sentando las bases para una futura confianza.

    Con esto no quiero decir que uno deba, ni pueda, instalarse en un recelo permanente.

    Como en todo, siempre hay que buscar un equilibrio que nos ayude a no escorarnos en demasía hacia uno de los extremos.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  11. No pienses que creo que no te falta razón, shurime, y comprendo a la perfección tu punto de vista.

    En cierta forma, hablamos de lo mismo aunque desde ópticas distintas. Cuando hablas de la necesidad de aprender a separar "el grano de la paja" estás incidiendo en una cuestión muy importante que es, ni más ni menos que "la paciencia".

    Aquí he de hacer una confesión y reconocer que..., para según que cosas y según que gente, hace tiempo que no tengo esa paciencia.

    Me he decantado por emplear mi tiempo en relacionarme dentro de este mundo del modo en que consigo extraer una mayor satisfacción y conocimiento de los demás y..., por ende, los demás de mí.

    En ese sentido no tengo prisas y esa es mi forma de "cribar". Normalmente, aquellos que buscan una satisfacción egoista e inmediata no cuentan con el aplomo suficiente para tomarse el tiempo que requiere comprender a los demás.

    No sé si esa era la cuestión que querías poner de relieve, pero tu comentario me ha hecho pensar. Gracias.

    Un beso muy dulce para ti también.

    ResponderEliminar
  12. Realmente ilustrativo el ejemplo, Amoysumisa. Sinceramente, en él queda claro el concepto que yo trataba de exponer.

    ¡Qué rabia que no se me haya ocurrido a mi!

    Gracias por el aporte, de verdad. Me ha encantado.

    Un cálido saludo a los dos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...