Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 14 de octubre de 2011

Temores sumisos. (II)



En el preciso instante de hacer frente a tu sino,
antes de verte sumida en la vorágine de la doma,
cuando tus ojos se abren de par en par, tu boca se seca y fluye el íntimo torrente.

Ha llegado el momento, lo sabes, y aún convencida…, temes.
¿Podré soportar la prueba? ¿Hallaré las  fuerzas que ansío?
¿Seré digna de mi Amo u olvidaré cuál es mi sitio?

Justo antes de la entrega.
Justo antes…, desafío.


5 comentarios:

  1. Parece hecho a mi medida....uuuuffff...este post me ha conmovido de verdad, no lo hubiese podido expresar mejor...

    Se que es general, pero....gracias....me has reportado a esos momentos, esos justo antes de....a esos que he vivido a Tus pies, a esos que anhelo...que especial mi Señor ver ese temor con Tus palabras...un millon de gracias...buffff...(llorera)

    A Tus pies mi Señor

    ResponderEliminar
  2. No es algo que tengas que agradecer, mi dulce dana, y lo sabes. Esos momentos son nuestros..., son tuyos. Los has vivido, protagonizado y sentido en carne propia. Tu visión va contigo y solo tú sabes darle un correcto significado.

    Por lo demás, sí que se trata de un sentimiento general (o no, no sé), por eso he querido apuntarlo aquí, porque me gusta compartir y descubrir los matices que cada cual le imprime dentro de sus propias experiencias.

    Un beso y un azote.

    ResponderEliminar
  3. Tarde pero llego XD!

    No hay una sola prueba a la que Mart me enfrentaría si no me supiera lista para atravesarla.
    Por ende, en mi caso se da más lo que denominamos como "nervios" que miedo o temor, jeje.

    Así que todos son desafíos deliciosos que nos dejan satisfechos a ambos, aún los más complejos... esos que nos presenta la propia vida :)

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No importa el nombre que cada cual quiera darles, sweet, lo importante es lo que dices de ir superando esos desafíos sin importar la dificultad que nos suponga. O, ¿digo mal? ¿Importará cuanto más difíciles sean para que nos reporten una, también, mayor satisfacción? ¿Quién sabe?

    Un saludo tanto para tu Señor como para ti.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...