Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

martes, 13 de noviembre de 2012

Rojo.



Rojo, color de mi sangre.
Rojo, pasiones eternas.
Rojo, brillo de un ocaso
que a los instintos despierta.

Rojo, de rosa encarnada.
Rojo de boca entreabierta.
Rojo, pecado heredado
de los hijos de esta tierra.

Rojo que asume la llama.
Rojo rubí que nos tienta.
Rojo es el lazo que ata
tu voluntad manifiesta.

Roja la línea cruzada.
Rojo el amor que profesas.
Rojas las marcas que luces
con orgullo tras tu entrega.


2 comentarios:

  1. Rojo como mi corazón, que entre Tus manos late mostrándote todo aquello que siente por Ti.

    Toma todo de mí, mi Señor, adorna mi cuerpo con las marcas que me identifican como Tu pertenencia, haz que mi sangre viaje rápido en mi interior, golpeándome de vida.

    Siénteme Tuya porque esa es la única realidad y tiñe así, de ese rojo pasión Tu ser, sabiéndome libremente atada a Ti.

    Ojala pudieras apoderarte también de lo que siento y alimentarte de ello...¿como dártelo mi Señor?

    Gracias, por....todo...

    Te amo
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dámelo sintiendo. Dámelo dejando que ese sentir se tiña con el rojo de las emociones humanas, del instinto animal del que tanto recelamos y de la esperanza incontenible que sostiene nuestros avances. Dámelo porque quieres dármelo. Dámelo por deseo de dana.

      Un beso y un azote, mi dulce sierva.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...