Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 30 de noviembre de 2012

Salto al vacio.



Desigual fortuna nos trae el destino
que impone sus reglas con cartas marcadas.
Lo que hoy nos ofrece sin ser exigido
mañana nos priva usando artimañas.

Paladines insulsos nos venden remedios,
realizan promesas sobre un cheque en blanco.
Nos dan garantías sobre buenos tiempos
sin saber siquiera de qué están hablando.

Los hados actúan y ejercen su influjo;
no saben de normas, previstos o plazos.
¿Cuál es pues la ciencia que empuja a esas voces
a dar ya por ciertos sus sueños dorados?

No acepto sus chanzas sobre un buen futuro,
palabras vertidas con nulo respaldo.
No salto al vacío si no estoy seguro
de que hay un amigo debajo, velando.


2 comentarios:

  1. Es un momento de incertidumbre, de desconfianza ante lo conocido y temor por lo venidero.
    No sabemos si es peor lo que vendrá o lo que estamos viviendo y las pocas luces que vemos asomar tiemblan a medida que nos acercamos haciéndonos incluso dudar de su existencia.

    Sabes que no soy conformista, pero en este momento creo que solo queda confiar en lo palpable, en lo que aun está en nuestra mano y tratar de no perder más de lo ya perdido.

    Y es momento de sentirnos afortunados por tanto como tenemos, de valorar las pequeñas cosas que disfrutamos y no despreciar nada, porque hay quien realmente nada tiene, ni siquiera la esperanza que es imprescindible para vivir.

    No tengo mucho que conceder, pero intento con mi actitud hacer que la sonrisa asome, aunque sea ligeramente, en los rostros de los que ya no tienen ni porque sonreír...

    De poco sirve,ciertamente, pero menos es nada...

    Preciosa forma de expresarte mi Señor, aunque confieso que me ha entristecido un poquito...

    Dulces sueños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era mi intención entristecer (ni a ti ni a nadie). Solo pretendía poner de relieve que, en estos tiempos que corren, debemos de dejar de hacer caso, de una vez por todas, a toda esa tropa de charlatanes que dicen estar al corriente de cual es el mejor camino para salir del túnel; pero que, después, una en cuanto se han salido con la suya, se desentienden de todo y de todos dejándonos con el agua al cuello.

      No te aflijas pues, mi dulce sierva, pero, eso sí, se prudente.

      Un beso y un azote.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...