Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

jueves, 15 de noviembre de 2012

Soy machista.



Hace unos días me sucedió una cosa que me dejó bastante perplejo y que, sin ser demasiado habitual, sí que constituye un fiel reflejo de una tónica que, poco a poco, parece ir cobrando fuerza.

Salía yo de un pequeño comercio cuando, justo en la entrada, coincidí con una joven ataviada con ropa de trabajo (presumo que de una empresa de paquetería) que iba cargada con cajas hasta el punto de no ser capaz de atinar con claridad los obstáculos que pudiera encontrar en su camino. Cortésmente, sujeté la puerta y me hice a un lado para que pudiera pasar sin dificultad. Cuál fue mi sorpresa cuando aquel acto, que yo creía común y desinteresado, fue respondido con un cortante: “¡¡No necesito ayuda!! ¡¡Ya me las apaño yo sola!!”.

Como suele sucederme ante acontecimientos que, en mi humilde opinión, carecen de toda lógica, me quedé sin palabras mientras continuaba ofreciendo aquel servicio que con tanta vehemencia me había sido rechazado, entre tanto ella; eso sí; franqueaba la entrada sin el menor atisbo de intentar reforzar con sus actos el argumento de sus palabras. “Soy gilipollas”, pensé, y así, sin más, me fui con la música a otra parte.

De todas formas, fui incapaz de abstraerme por completo de aquel hecho y, durante un buen rato, estuve dándole vueltas al asunto. “No es para ponerse así”, me decía, “Un mal día puede tenerlo cualquiera”. Pero después me dio por pensar en la creciente paranoia que se está gestando sobre ciertos comportamientos, supuestamente, “machistas”. ¿Hubiera recibido yo aquella respuesta de haber sido mujer? ¿Quién sabe? Pero lo cierto es que ninguna connotación sexista me había empujado a hacer lo que hice. De haberse tratado de un hombre mi comportamiento hubiera sido, exactamente, el mismo.

Es muy posible que está sacando las cosas de quicio, que no haya sido ese mi caso, pero no es menos cierto que, situaciones de las que os hablo, son cada vez más frecuentes. Sinceramente, en muchas ocasiones, tengo la impresión de que estamos perdiendo el norte. Vemos fantasmas donde no los hay mientras nos olvidamos (o, deliberadamente, ignoramos) las cuestiones realmente importantes.

Yo soy dominante, sí, pero ese hecho no me impide ser persona y, al margen de las particularidades mi rol, tengo muy claros los conceptos de justicia y solidaridad. Otra cosa es el tipo de características que busque yo en una pareja, lo cual no quiere decir que mis actos escondan segundas intenciones o que tenga que estar justificándome o pidiendo disculpas constantemente por todo aquello que otros crean ver.

En fin. No sé si será políticamente correcto o no pero; si por poner en práctica los valores que me han inculcado por ser considerados razonablemente oportunos para la vida en sociedad; se me quiere tildar de machista, retrógrado o reaccionario, ese caso, soy machista (… y a mucha honra).

Un saludo a todos.


12 comentarios:

  1. ¡Toda la razón!
    A mi punto de ver en la vida cotidiana está mal ser machista, y también feminista... ¿tú, por ser hombre, deberías obligatoriamente ayudarla?, ¿ella, por ser mujer, debería obligatoriamente ayudarte si fuera el caso? No. Claro que no. Esos son valores que nos inculcan de pequeños sin tener que ver el género... es simple educación. Y si yo voy cargado y alguien me sujeta la puerta y se aparta, le doy las gracias, los buenos días, o al menos le dedico una sonrisa cordial... pero es lo de siempre, y de maleducados está lleno el mundo.
    Tendría un mal día la muchacha, o simplemente sería una borde, es lo que hay.
    He descubierto hoy tu blog y me ha gustado bastante, te sigo.
    Un saludo desde Galicia ;).

    Att: http://diariodeunperroladrador.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, no es que me preocupen demasiado los motivos personales que pudiera tener aquella chica para actuar de esa forma. Lo que sí me inquietan es la proliferación de ciertos comportamientos cuya base carece de un verdadero sentido (me leo y pienso: "Que viejo me estoy haciendo").

      Me gustaría que no se tratara más que de un empecinamiento por mi parte el hecho de pensar así y que, en realidad, estuviera equivocado.

      Bienvenido a la ciudad. Estás en tu casa.

      Eliminar
  2. Coincido con Ismael T. Es cuestión de educación. Y sí, por desgracia es valor que se está perdiendo.

    Un saludo.

    anónima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si de eso se trata, en ese caso, no me resigno. Como suele decirse: "Lo cortés no quita lo valiente".

      Un saludo estimada anónima.

      Eliminar
  3. Creo que tu acción es un acto de educación.
    Su reacción un acto de mala educación.
    Hay gente que paga sus enfados con otras personas, por no enfrentarse con quien esta enfadado.

    Me hace eso a mi... y le cierro la puerta en las narices!!!

    1 abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría decirte Teo. De un tiempo a esta parte, percibo demasiada mala leche en la gente (claro que las cosas no es que vayan demasiado bien para la mayoría).

      No obstante no le veo demasiado sentido al hecho de ir dispersando la amargura entre quienes tienen un detalle, por pequeño que sea, para con los demás.

      Un placer verte por aquí.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Antes de nada decirte que...si es así...YO TAMBIÉN SOY MACHISTA!

    Como siempre, mi Señor, soy dual, en un primer momento pienso en esa situación y creo que lo mejor hubiese sido pedirle "disculpas" y rectificar esa conducta que tanto le desagradaba, y cerrarle la puerta para que tuviera que valerse por si misma, como reclamaba...aunque seguramente me hubiese quedado pasmada y plantada con cara boba aguantándole la puerta sin comprender a que venia eso...

    Pero por otro lado, aunque para nada sea correcta esa actitud que manifestó, pienso que todos hemos tenido salidas de tono, que quizás acababa de sufrir algo que no pudo gestionar y sacó de ese modo su dolor, aunque por supuesto no con la persona indicada...

    Estas cosas hacen, precisamente que yo muchas veces me encuentre en la situación contraria, que me vean cargadísima, llevando cosas hasta con los dientes, y que nadie sea capaz de echarme una mano, mirando incluso para otro lado, y teniendo yo que decir: "pero bueno chico, los tienes cuadrados o estás ciego?? échame una mano coñe!!!"

    Creo que estamos pagando los efectos de esta igualdad mal entendida, porque ayudar no es creer al otro inferior ni dejarse ayudar reconocer la inferioridad.

    Todos necesitamos ayuda alguna vez y es de cortesía prestarla si está en nuestra mano.

    Yo personalmente me siento orgullosísima de tu caballerosidad, de los valores que demuestras en todas tus formas...no dejes, por favor, que tal acto de desconsideración te cambie ni una pizquita...

    Gracias por compartirlo...ha sido interesante leerte a ti y a los visitantes de la ciudad, que aprovecho (seguro que me lo permites) para mandarles un cordial saludo y agradecerles que den trazos de luz a Tu ciudad...

    Besitos
    A Tus pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, mi dulce sierva, que en nada voy a cambiar. Más bien al contrario. Ante tanta acritud, mayor a de ser la fuerza del ejemplo.

      Además, ¿qué mayor traición puede haber que la de faltar a los propios valores?

      Un beso y un azote.

      Eliminar
  5. Buenos días Caballero y amigo, primeramente ese gesto que tuviste con esa persona fue de cortesía y educación que muchos hoy en día parece no tener. Seguidamente hay mucha gente que tiene la palabra machista en la punta de la lengua(hoy en día parece que está de moda) y la sueltan a las primeras de cambio sin pensar en su significado....
    un gran saludo Caballero, siempre es un placer pasar por tu ciudad, Amigo.
    DJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queridísimo DonJuncal. Que inmenso placer contar con tu presencia y que falta de tacto por mi parte no corresponder a tus visitas como sería menester. Espero sepas disculparme, si bien sé que no te lo tomas a mal.

      En cuanto a tus palabras..., sí. Desgraciadamente no puedo estar más de acuerdo contigo. Ojalá llegue pronto el tiempo en que podamos volver a centrarnos y podamos volver a llamar a las cosas por su nombre.

      Un afectuoso saludo Caballero.

      Eliminar
  6. Yo también le habría abierto y aguantado la puerta. Esta acción no va ligada al sexo(masc./fem.)y si fuera un tio haría lo mismo.
    Ella actuó como una maleducada,nada más. Nada que ver con el machismo de marras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que así es, estimada ohma.

      Te haré caso y no le daré más vueltas.

      Un abrazo y muchas gracias por la visita.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...