Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

martes, 15 de enero de 2013

Orgullo sumiso.




2 comentarios:

  1. ains...aunque pueden parecer antónimos no lo son, para nada, más bien creo que cuando se siente la sumisión irremediablemente llega un momento que te sientes orgullosa de ello, porque vas descubriendo la fortaleza que se requiere, y todas aquellas cosas que implican de ti para hacer posible que se avance...

    Ser humilde, dócil y dulce no va en contra de sentirse orgullosa de serlo....

    Confieso que siempre había creído que en mí había un orgullo malo y un orgullo bueno e intentaba contener a uno y potenciar al otro, pero cada vez más, creo que es el mismo, pero que todo depende del enfoque, del uso que le dé y de los imputs que me llegan.

    Ese mismo orgullo puede sentirse herido al ser atacado y reaccionar con altivez o ira o puede ser un gran motor que impulse el crecimiento si es tratado correctamente...

    Quizás esté equivocada y en un tiempo te diga que no es así, sabes que mis percepciones con el tiempo y el aprendizaje van evolucionando, pero lo que si sé es que ese orgullo puede meterme en unos líos tremendos o puede hacer que me maraville de lo que soy capaz...y es tan rico asi!!...

    Seguiré de Tu mano trabajando para descubrirme ante mi y ante Ti...

    Gracias por la oportunidad...

    A Tus pies, sumisa y orgullosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo guarda relación con los motivos, mi dulce sierva, y los motivos de ese orgullo son los que realmente importan.

      Sé que al principio no resulta demasiado fácil discernir, pero se hace sencillo cuando nos paramos a observar el sentimiento que en nosotros mismos genera. De él depende la bondad o la bajeza del orgullo experimentado.

      Un beso y un azote.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...