Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 12 de julio de 2013

Abriendo paréntesis.


Estimados amigos, visitantes y conciudadanos:

Ha llegado el momento de que este, vuestro humilde servidor, se tome un pequeño descanso que le sirva; entre otras cosas; para recargar las pilas y tomar contacto con otras realidades distintas a la suya.

Reconozco que, en ocasiones anteriores, al producirse esta circunstancia, he dejado bastante desatendidos los asuntos de la ciudad. Pero no va suceder tal cosa en esta ocasión, ya que, mis amigos de la ludoteca, se han ofrecido para mantener una cierta actividad dentro de estos muros para que así también esta urbe disponga de ofertas y alicientes durante el verano. No obstante, ya me han dejado claro de antemano que no están para demasiados inventos y que, simplemente, van a procurar dotar de cierto contenido a este lugar aunque sin imprimir ese toque tan especial al que ya nos tienen acostumbrados. Es por esa razón que se van a ir turnando para mantener en funcionamiento los servicios municipales más imprescindibles mientras ofrecen, de paso, un recorrido gráfico por algunas de las inquietudes que impregnan este lugar y a quienes lo visitan.

Yo, como contrapartida, voy a tomar en cierto modo su testigo y, antes de irme, os quiero ofrecer una propuesta para el fin de semana. No esperéis gran cosa pues carezco de la inventiva y el espíritu desenfrenado que mueve a mis lúdicos colaboradores, pero, de todas formas, allá va.


Disfrutad de estos momentos sin agobios, sin prisas, sin demasiadas pretensiones. Volcaros con aquellos que os ofrecen desinteresadamente su cariño y hacedlo sin grandes fastos, no hay necesidad (si realmente se os aprecia) de recurrir al lujo o a enrevesados alardes. Dejad que vuestra mente descanse y no respondáis a las provocaciones que la vida nos lanza a través del estrés, la impaciencia y…, bueno, todas esas cosa que, en definitiva, no sirvan para nada (para nada bueno al menos).  Intentad dejar atrás las preocupaciones (sé que es bastante difícil en estos tiempos) y…; si me permitís una pequeña osadía; volveros, durante un tiempo, un poquito “pasotas”.

Dicho todo esto solo me queda una cosa que añadir: me voy a hacer las maletas con enorme diligencia no vaya a ser que se me olvide lo más importante.


Feliz finde para todos y que disfrutéis mucho, mucho, mucho del verano.

Hasta la vuelta.


miércoles, 10 de julio de 2013

Presente.


Veo la luz,
presiento el cambio,
me asomo al exterior,
me desdibujo,
y en ante los párrafos perdidos de unas vidas pasadas,
bajo la luz mortecina de las farolas recién encendidas,
disfruto del silencio de esas voces mudas
que se aferran, convencidas, a una idea conciliada.

Palabras salidas de un hondo arrebato,
que aspiran a henchirse y hacerse visibles,
se escudan y esquivan el doble sentido
mostrando sus armas, salvando peligros.

Escucho el sonido,
escruto el ambiente,
observo ese punto
lejano y brillante
como cruz en un mapa que anuncia tesoros,
como faro en la noche que marca el bajío,
como sones distantes que entonan mis gentes,
como llar crepitante que salva del frío.

Recalo sereno a estados vedados
en tiempos lejanos de aciago destino.
Disfruto el instante que me es regalado;
que ayer ya ha pasado y mañana no ha sido.



sábado, 6 de julio de 2013

La ilusión de quienes sirven.


El mundo habla un lenguaje que todos comprenden: el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y voluntad en pos de aquello que se desea o en lo que se cree.


Paulo Coelho. (Escritor brasileño)


viernes, 5 de julio de 2013

Paraísos contiguos.


Como muchos de vosotros, sin duda, ya habréis notado; en la ciudad y sus aledaños, llevamos ya algún tiempo inmersos en un cierto estado de introspección. En tales circunstancias, resulta bastante lógica la propuesta que nos ofrecen desde la ludoteca para este fin de semana. Se trata de imprimir una perspectiva diferente a todo cuantos nos rodea y, en ese sentido, no importa demasiado si lo hacemos durante alguno de nuestros desplazamientos de verano o; por el contrario; en nuestros lugares de residencia habituales. Siempre existirán posibilidades de dar con nuevas formas de alimentar nuestras ansias de conocimiento, así como nuestra capacidad para asombrarnos, incluso a través de las cosas mas sencillas (o, como viene a recordarnos un conocido spot televisivo: “Aún te queda mucho que conocer del lugar que ya conoces”).


Además; imbuidos de ese espíritu curioso, contribuimos a dotar de nuevos alicientes  a lo que antes nos resultaba monótono. No se trata de pretender saberlo todo ni de inmiscuirse dentro de aquellas cuestiones que constituyen competencias ajenas o están enmarcadas dentro de un ámbito privado. Eso se define, sencillamente, como un evidente afán de intromisión o (no sé si aún peor) en una clara tendencia al chismorreo; y eso, por desgracia, no parece que necesite de ningún tipo de estímulos para que muchos decidan ponerlo en práctica.


De lo que aquí se trata es de mantener la atención fija en lo que se está viviendo para, así, no perderse toda esa serie de acontecimientos; muchas veces sorprendentes y maravillosos; que nos pueden estar esperando a la vuelta de la esquina. Sería toda una pena perdérnoslos por  estar, constantemente, mirándonos el ombligo. Cuestión de prioridades, ¿no os parece?

Que disfrutéis todos de un feliz y fascinante finde.


jueves, 4 de julio de 2013

Input ́s.


A veces, si abrimos los ojos,
sin esperar demasiado
nos encontramos tesoros
que se antojaban lejanos.

En el momento preciso
siempre llega, inesperado,
ese enlace a lo vivido,
ese link a lo añorado.

No esta sujeto a royalties,
no esconde trampa ni es caro,
mas va ligado al capricho
de ofrecerse camuflado.

Y es que… solo estando atentos,
pendientes siempre en los pasos,
disfrutaremos del gesto
y de los extras brindados.



lunes, 1 de julio de 2013

Seducciones.


Existe cierta afirmación (con la que yo no estoy del todo de acuerdo) que sirve para sostener un principio bastante arraigado en nuestra sociedad: “El arte de la seducción únicamente se encuentra al alcance de las damas”. Os preguntareis por qué disiento de esta corriente de pensamiento, aunque, lo cierto, y antes de nada, conviene aclarar que mis diferencias de criterio respecto a esta temática obedecen más al fondo que a la forma. Intentaré explicarme.

Para mí existen varias maneras de enfocar la seducción y, por lo tanto, sí que es verdad que el género femenino cuenta con la suya (muy diferenciada de la forma de hacer masculina por razones de diversa índole). Pero, incluso diciendo esto, se estarían obviando otra serie de factores, pues, a nivel individual, también pueden darse diferencias, en muchos casos, sustanciales. Existen personas muy bien dotadas para este tipo de menesteres y otras que, en cambio, resultan más bien negadas. Esto tampoco es que constituya una constante en nuestras vidas y, el tiempo, las circunstancias o ambas cosa a la vez, pueden inducir a que se produzcan cambios en este sentido.


Por otro lado, no debe olvidarse uno de la otra parte; es decir: a quien se supone será receptor de tales tentativas seductoras. No todos nos sentimos atraídos por el mismo tipo de estímulos y, por lo tanto, no todos reaccionamos del mismo modo ante una misma propuesta que sirva de apoyo a esa intención.  Por ejemplo: para mí la seducción es sensualidad, sutileza, es un sí pero no donde los pasos que se den han de ser lentos, cadenciosos, aunque no por ello necesariamente calculados. A mi entender, con la seducción se busca encender el deseo pero; como ella misma ya es capaz de retroalimentarse; no precisa satisfacerlo. Así es como, a grandes rasgos, entiendo la seducción y, sin duda, seréis muchos los que no vais a compartir esta óptica. ¿Cómo, entonces, sería capaz de “seduciros” para que comulgarais con estos argumentos? Difícil, ¿verdad?

Si hablamos de bdsm, también aquí nos topamos con alguna que otra diferencia a la hora de discernir las muy variadas formas de entender este fenómeno que podemos encontrarnos en el seno de esta disciplina. A un primer golpe de vista ya nos percatamos de que poco tiene que ver con la forma de verlo que tiene aquel que se pone al servicio de otro con la de quienes ejercen la dominación. Muchos pueden pensar que, en este tipo de relaciones no resulta necesario dedicar tiempo y esfuerzos a estas cuestiones; y es posible que; desde un punto de vista “empírico”, tengan razón; pero, sin duda, de ser puestas en práctica, sí que tiene muchas cosas que aportar. Como sucede con otras tantas cuestiones, su relevancia no reside en su obligatoriedad.


De lo que creo que no cabe ninguna duda es acerca del marcado sentido de pausado deleite que envuelve todo lo relacionado con la seducción, donde, a veces, las cosa más sutiles y sencillas pueden llegar a alcanzar un altísimo grado de importancia y, ¿por qué no decirlo?, de placer. El coqueteo, la complicidad silenciosa, los gestos más inocuos; y un largo, larguísimo etcétera; pueden llegar a establecer un cierto vínculo que no tiene por que trascender del plano mental al plano físico pero que, de todas formas, nos hace sentir muchas cosas. Es lo que algunos han dado en llamar “tensión sexual no resuelta” y, sí, es muy posible que en ese plano no lleguemos a ver colmadas nuestras expectativas pero es que, como ya he dicho, la seducción no lo necesita.

No sé que pensaréis vosotros acerca de todo esto y, por ese motivo, lo dejo aquí para que, si lo deseáis, podáis continuar desarrollando el tema y aportar vuestra opinión.

Saludos a todos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...