Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 31 de enero de 2014

Terapias alternativas.


¡¡Qué necesitado está el mundo de un alivio a sus pesares!! ¡¡Qué falto, tan a menudo, de una purga a sus pecados!! Algo así han debido de estar barruntando en estos últimos siete días nuestros locos lúdicos a tenor de lo que se desprende de su propuesta para este fin de semana.

Imbuidos de cierto misticismo oriental, e influenciados; sin duda; por los contenidos de algunos blogs muy poco recomendables para la “gente de bien”, pretenden instaurar (siempre según su versión) un nuevo método encaminado a alcanzar la tan ansiada paz interior eliminando todo atisbo de desasosiego y temor.

A raíz de un reciente estudio que han realizado para determinar la validez práctica de determinados “chacras” presentes en nuestra morfología, se ha revelado una curiosa dualidad. Si bien algunas personas parecen tener una importante concentración de estos centros de energía en las palmas y dedos de sus manos, otras; en cambio; muestran una configuración similar aunque emplazada en un lugar bien distinto; en este caso en las nalgas. La interactuación de dos individuos donde se haga patente esta diferenciación; así como la simbiosis entre esas dos zonas concretas de sus respectivas anatomías; da lugar a una especie de “catarsis” de la que, uno y otro, salen claramente beneficiados. Vendría a ser algo así como la escenificación corporal del principio intangible del yin y del yang.


No obstante; y como suele suceder con casi todo; existen diferentes grados de “conjunción” dependiendo de la persona y del momento vital en el que se encuentre inmersa; siendo muy importante, también, el nivel de “armonía cósmica” que se tenga con el entorno. Así mismo, hay ocasiones en las que no resulta recomendable recurrir al contacto directo entre estos canales energéticos; sobre todo cuando su cargas resultan potencialmente elevadas; en cuyo caso se debería de hacer uso de las herramientas adecuadas de las que se disponga para tal efecto.

A priori, y más dicho así, da un poco de pereza iniciarse en la exploración de esta disciplina; aunque, todo hay que decirlo, la percepción de la misma cambia bastante en cuanto se lleva a la práctica (sobre todo si, después, puede ser acompañada de ciertos aditamentos).


Un saludo a todos y que podáis disfrutar de un feliz y contemplativo finde.


miércoles, 29 de enero de 2014

Abusos de poder.


En esta ocasión, me vais  permitir que de inicio a este post parafraseando al mítico e inquietante personaje de “Hans Gruber” en DIE HARD (La Jungla de Cristal):

“LA AVARICIA QUE LA COMPAÑÍA NAKATOMI A MOSTRADO POR TODO EL MUNDO, LES HA HECHO ACREEDORES A UNA LECCIÓN SOBRE EL VERDADERO USO DEL PODER. USTEDES SERÁN TESTIGOS”

Aunque las verdaderas motivaciones de nuestro despiadado y maliciosos Hans tuvieran que ver muy poco con el noble arte de la “docencia”, su frase sirve para ilustrar a la perfección un sentir muy extendido (casi endémico) en este mundo nuestro tan globalizado. Somos mayoría aquellos que; en mayor o menor grado; nos sentimos engañados, estafados, ¡¡TRAICIONADOS!!, por las élites que dirigen todo este “cotarro” y su falta de honor a la verdad.

En cierta ocasión, ya he tratado aquí sobre el mal uso que hacen determinadas personas de la posición preponderante que tienen el privilegio y la responsabilidad de ocupar (Hybris), pero; tal vez, solo tal vez; lo que más cueste digerir no sea ya el mal que hacen sino la forma en que lo hacen. Todos, independientemente del escalafón social que ocupemos, estamos expuestos a la posibilidad de equivocarnos y, por ende, de causar más de un perjuicio a terceros. No obstante, para eso se nos ha concedido; entre otras muchas; la capacidad de rectificar. Por desgracia (al menos así lo percibo yo) cada vez son más los casos en que algunos individuos con un peso específico bastante importante en la toma de decisiones, termina optando por eludir (o al menos intentarlo) las responsabilidades derivadas de sus decisiones. En muchas ocasiones; por si fuera poco; no solo actúan con manifiesta mala fe sino que, además, tienden a ufanarse de su invulnerabilidad con una “chulería” y un despotismo vergonzosos cuando son pillados “in fraganti”; ya, ni tan siquiera, se toman la molestia de intentar disimular.


También el bdsm, por desgracia, se ve bastante nutrido con personajes a los que se les puede aplicar de forma muy certera la anterior descripción. Que el espectro de su influencia no pueda calificarse de demasiado amplio no implica que no puedan llegar a resultar tremendamente dañinos en más de un sentido. En esos casos no resulta nada aconsejable andarse con “paños calientes” y sí conviene recordar el hecho de que muchas personas que ostentan cierta autoridad no lo hacen por méritos propios (conocimientos, experiencia, eficacia, etc…) sino porque nosotros mismos les concedemos ese poder.

En muchas ocasiones, ya he planteado que la sumisión no debe de ser nunca considerada como un “cheque en blanco” ni como una aceptación tácita a él “todo vale” sin más. Cuando cualquier persona con inclinaciones dominantes pretende que la legitimidad de sus mandatos se sustente sobre tan endebles argumentos, entonces…, bueno, ¿qué se puede esperar?

Además…, puestos a quedarse con un “malo”, yo me decantaría por alguno de los de antes, como sucede con nuestro buen amigo Hans. Si hemos de exponernos a tropelías ajenas, al menos, que se las trabajen un poco y las doten de una cierta elegancia… “VENTAJAS DE HABER ESTUDIADO LOS CLÁSICOS”.



Un saludo a todos.

lunes, 27 de enero de 2014

Apogeo.


En el amor sobreviene un momento en que llega a su apogeo; en ese momento no tiene nada de reflexivo ni de sensual: es sólo pureza.


León Tolstói. (Escritor ruso)


sábado, 25 de enero de 2014

El tiempo entre ataduras.


Enajenada de un mundo
contradictorio y dañino;
llámalo “azar” o “el destino;
te hice cautiva en mis brazos.

Hilvanando la costura
con recia soga bien tensa;
sujetada tu ventura
por acerada cadena.

Tus ojos, justos, vendados
a éticas desabridas
pues ponen muchos reparos
con su moral distraída.

De tus labios impedidos;
no emiten palabra alguna;
se escaparán los gemidos
que revelen tú fortuna.

Tus manos; a su pesar;
aprenden a estar ociosas
aferradas a un compás
que otras manos elaboran.

Por tú piel incandescente
una corriente se instala
para insuflar a tus miembros
lo que este amor les depara.

De oquedades, antes frías,
brota el rubor que te empapa
discurriendo por tus muslos
con languidez estudiada.

Todo tú cuerpo al servicio
de un ansia de tinte oscuro
y en tu mente…, paraísos
que se nutren extramuros.



viernes, 24 de enero de 2014

Los precios de la apariencia.


En estos últimos siete días, nuestros lúdicos compañeros le han estado dando muchas vueltas al “coco”. Esto no es nada nuevo; sobre todo para aquellos que ya los vamos conociendo un poquito; pero, la verdad, de un tiempo a esta parte, los noto como más centrados, más inclinados a cultivar inquietudes y sumergirse en reflexiones más profundas.

En su departamento de estudios sociológicos, están prestando mucha atención a la superficialidad de muchos de los comportamientos sociales actuales, o, dicho de otro modo, a esa costumbre cada vez más extendida de mostrar ante los demás una imagen que, en honor a la verdad, ni nos representa ni nos identifica.

Ellos creen que; en muchos de estos casos; tal actitud no obedece a la vanidad, el afán de notoriedad o la creencia de sentirse superiores. Mas bien, al contrario, lo que mueve a determinadas personas a adoptar ciertas pautas o comportamiento, es el miedo a sentirse excluidos, rechazados, y al temor de que; si se mostraran ante los demás tal y como son en realidad; nadie querría saber nada de ellos. Como suele suceder con casi todo, esto puede ser una verdad a medías pues; qué duda cabe; aquellas personas que alberguen alguna mala intención en sus actos no la van a exponer a las claras. Pero cuando ese miedo no parte de una mala conciencia sino de una mala percepción de uno mismo…, ahí la cosa ya cambia bastante.


Desde luego, esto no quiere decir que no se tengan que guardar unas mínimas formas y un saber estar acorde con cada circunstancia. No se trata de aplicar constantemente un excesivo recato ni tampoco dejar salir ese instinto troglodita que; aunque bastante atenuado según se van sucediendo las eras; todos conservamos dentro.


Conforme se va desprendiendo de las conclusiones de este estudio, las personas que se comportan con naturalidad, sin necesidad de incurrir en actitudes estandarizadas y sin preocuparse demasiado por las críticas que; por su aspecto, sus gustos o inclinaciones; puedan verter sobre ellos, tiende a ser más felices y, además, resultan muchos más atractivas para los individuos de su entorno que aquellas otras que tienden a mostrar unos hábitos mucho más “encorsetados”.


Aunque…, claro, también esto dependerá de la visión que cada uno quiera darle.


Un saludo para todos y feliz y (hasta cierto punto) desinhibido finde.


domingo, 19 de enero de 2014

Sobre dictados ajenos.


Obedeced más a los que enseñan que a los que mandan.

San Agustín de Hipona.
(Religioso y filósofo originario de la antigua provincia romana de Numidia)


sábado, 18 de enero de 2014

Mestizaje.


Durante esta última semana, en la ludoteca les ha dado por reflexionar sobre el origen de toda esa amalgama de conceptos que nutren a nuestras sociedades hasta convertirse en verdaderas señas de identidad. De cómo se generan y evolucionan podrían escribirse innumerables tratados y, todos ellos, sustentados sobre perspectivas diferentes. No resulta, por tanto, nada sencillo establecer las pautas por las que se conducen determinados usos y costumbres y, mucho menos, prever su desarrollo futuro o su influencia sobre otros colectivos.

Lo único que parece estar claro para nuestro equipo de antropología lúdica es que todo comportamiento social de carácter excluyente tiende al estancamiento y; a la postre, con mayor o menor rapidez; a su propia destrucción en aras de otras conductas más novedosas y atractivas. Como sucede en la naturaleza, las especies que no son capaces de adaptarse a su entorno, al menos con una relativa celeridad, terminan por extinguirse. Así ha sido siempre; no se trata de algo demasiado novedoso, la verdad; pero, periódicamente, continuamos padeciendo fuertes reacciones de índole inmovilista sostenidas, unas veces, por un ideal de pureza mal entendida y, otras, enmascaradas tras un falso progresismo.

Temer a todo aquello que es distinto no es la solución; adoptarlo sin reflexión previa tampoco. Ello no impide la experimentación y la búsqueda de nuevas combinaciones. ¿Quién sabe?, pueden ser la semilla de la que broten otro tipo de manifestaciones que, aunque notablemente renovadas, aún conserven una parte de esos referentes ancestrales con los que están enraizadas.


Mezcla como sinónimo de enriquecimiento, de regeneración, de avance y…, en definitiva, de vida. Aunque claro, digo esto y me viene a la mente; a modo de iluminación; qué es lo que nuestros lúdicos amigos debían de estar pensando al proponernos este tema y al hacerlo, precisamente, con este título.


¿Acaso podría haber un ejemplo más gráfico para la palabra “mestizaje”?

Un saludo a todos y que paséis un feliz y variado finde.



lunes, 13 de enero de 2014

Deseo voraz.


Con qué apetito te lanzas
sobre el deseo hecho carne
con la intención de saciarte
de ese néctar que atesora.

Sin reparar en pudores
que estorben a tus anhelos,
en placeres paralelos,
surgen húmedos los goces.

Aferrada a este instrumento,
tótem que incita al roce,
tú cuerpo lo reconoce
como parte de una ausencia.

Y de inmediato despierta
en tú interior más profundo
el instinto más fecundo
que puebla los interiores

Denostado por las mentes
de estrechas expectativas
tú no renuncias, lasciva,
a disfrutar de sus dones.

Y es que… en el acto descubres
más de aquello que propone
mientras el rito dispone
cien recompensas en una.

Devora con gusto este pago
por los servicios prestados,
por los dones otorgados
y las esperas pacientes.

Así, con el ansia pausada.
Así, con cadencia creciente.
Así, con la miel en los labios.
¡¡Asiiiií!!... llega la savia caliente.


Nimiedades.


Seguro que pensaréis que estoy incurriendo en un tópico si digo que, en muchas ocasiones, las cosas más importantes se esconden en los detalles pequeños. Si ese es vuestro parecer, sin duda que no estaréis demasiado desencaminados; aunque ese hecho no reste en modo alguno la veracidad y validez de esta máxima tan socorrida.

A mí siempre me ha resultado tremendamente curioso que; una vez cubiertas nuestras necesidades más básicas; seamos capaces de obtener tanto a través de pequeños detalles y, en cambio, parece como si estuviéramos obcecados en emplear gran parte de nuestros esfuerzos y nuestro tiempo en cuestiones que; si nos parásemos a pensarlo; no dejan de ser claros ejemplos de superficialidad.

Así las cosas, resulta innegable que todos necesitamos de unos determinados estímulos que nos impulsen a avanzar como personas; y, aunque nuestros objetivos puedan diferir considerablemente; son nuestros pequeños logros cotidianos los que más nos ayudan a sentirnos plenos y orgullosos de nosotros mismos.

En cualquier tipo de relación de pareja (y las enmarcadas en un contexto D/s no son una excepción) los pasos dados en común; por muy insignificantes que pudieran llegar a parecer; contribuyen a consolidar el “vínculo” entre los integrantes de esa unión. El bdsm, en mi opinión, se sustenta en gran parte sobre esta coyuntura, lo cual me lleva a pensar que; bien entendido; sirve para generar una suerte de espiral inspiradora donde, dominantes y dominados, entran para aportar su propia contribución al avance del conjunto.

Si bien es cierto que, en muchas ocasiones, experimentar su componente más impactante y; si se quiere; “salvaje” es la razón que nos impulsa a adentrarnos en esta visión tan particular en el modo explorar la sexualidad; no por ello deberíamos de olvidar ese otro aspecto; más sosegado, sutil y, en ocasiones, hasta insospechado; que nos aguarda tras los pequeños gestos, tras pausas, los silencios y tras tantas y tantas cosas que, a menudo, pasamos por alto y que pueden ayudarnos; y mucho; a elevar nuestras cotas de placer hasta escalas desconocidas.


Puede que existan muchas personas que; por la razón que sea; no se sientan demasiado inclinadas a compartir esta visión sobre la D/s. No seré yo quien venga a censurar los gustos o la predisposición de cada cual hacia determinadas formas de desarrollar esta disciplina; pero, cuando son factibles y podemos disfrutarlas… ¿vamos a prescindir de ellas por una mera cuestión de forma? ¿Tenemos que rechazarlas por no ajustarse a determinados cánones? Eso nos estaría abocando a ceder una parte de nuestra propia identidad en pos de una realización incompleta basada, además, en criterios ajenos, cuando, en realidad, cada uno de nosotros somos muy conscientes de qué cosas estamos dispuestos a desprendernos y de cuales, en cambio, no.

Todos, en esta vida, perseguimos nuestras propias metas; pero, muchas veces, lo que de verdad importa es la senda que escogemos para alcanzarlas.

Un saludo a todos.


domingo, 12 de enero de 2014

Virtudes pecaminosas.


En algunos la castidad es una virtud; en otros, en cambio, casi un vicio.


Friedrich Nietzsche. (Filósofo alemán)

viernes, 10 de enero de 2014

Christmas fashion victims.


Tras un corto periodo de vacaciones; que espero hayan aprovechado para serenarse un poquito; nuestros amigos de la ludoteca ha vuelto al trabajo para retomar su habitual sección de sugerencias.

Por lo que he podido constatar, parece que este tiempo de descanso les ha servido para centrar su atención sobre determinados comportamientos que suelen darse en estas fechas de un modo bastante genérico y que, por su curiosa incidencia dentro de nuestros hábitos de consumo estacionales, les ha parecido una cuestión digna de estudio.

Normalmente, además de otras muchas cosas, las navidades suelen ser un periodo de ilusión donde se espera, con cierta incertidumbre y algo de impaciencia, el momento de recibir esos regalos que, año tras año, rogamos se aproximen; aunque solo sea de “refilón”, a nuestros verdaderos gustos.

Por lo que ha podido constatar nuestro equipo de investigadores lúdicos, aquí existen dos tendencias bien diferenciadas en función al sexo del receptor de los obsequios. En el caso de los chicos, sus conclusiones preliminares parecen indicar que nada les hace más felices que las corbatas, las camisetas interiores, los slips, los calcetines y, básicamente, todas esas prendas que sirven para estar bien “calentitos”. Pero hay algo que destaca sobre todo lo demás: “¡¡LOS PIJAMAS!!”. Somos muchos los varones del mundo que, durante todo el año, estamos ansiando el momento de lucir esta prenda tan versátil y elegante. Solo hay que vernos la cara de felicidad que se nos pone…, si es que no cabemos en nosotros mismos de tanto gozo.


Las chicas, en cambio, parecen ser mucho más resueltas y atrevidas y, en cuestiones de atuendo, suelen demandar diseños bastante más trasgresores. ¿Qué es eso de ponerse lo mismo que el resto de los mortales? Hay que arriesgarse e innovar. No importa si hay determinados diseños que no terminan de ajustarse del todo a las necesidades del momento; lo importante es el modo en que se lucen y, si esto se hace bien, ser el origen de una nueva tendencia tan solo es cuestión de tiempo.


En el marco de esta tesitura, todo parece indicar que ni Papá Noel (bajo cualquier de sus múltiples nombres o atuendos), ni sus majestades Los Reyes Magos, parecen estar muy por la labor de atender a tan extendidas demandas, lo cual; tirando un poco del hilo; podría ser el motivo que ha dado origen a las exitosas rebajas de enero. No obstante, eso ya sería materia para otra investigación y, aunque cuenten con amplios recursos, en la ludoteca no son muy dados a diversificar sus esfuerzos.

Si me pidieran mi opinión en relación a este tema, yo diría que no me importa demasiado el carácter de las prendas que se puedan ofrecer a modo de obsequio, pues lo que realmente me ilusiona es el modo en que, finalmente, nos desprendemos de ellas…


… pero, en lo referente a ese tipo de disfrute, cada cual tendrá que trabajárselo un poco, o ¿qué estabais pensando?


Un saludo a todos y que disfrutéis del finde con estilo.


miércoles, 8 de enero de 2014

Lo que, en verdad, trasciende.


No ser amado es una simple desventura. La verdadera desgracia es no saber amar.


Albert Camus. (Escritor, filósofo y periodista francés)


martes, 7 de enero de 2014

Vuelta a la normalidad.


Los últimos coletazos de las Navidades tocan ya a su fin. Termina ya el tiempo de las celebraciones, los regalos y ese extraño conglomerado de ilusión, añoranza y hasta una pizca de tristeza. Toca retomar nuestros quehaceres cotidianos y, para muchos, afrontar las estrecheces derivadas de unos gastos excesivos.

En esta ciudad se echaba un tanto de menos el normal discurrir de las cosas y; como muchos de vosotros ya habréis notado; la falta de tiempo para otorgar una cierta densidad a nuestro particular temario. A pesar de todo ello, no han permanecido estas calles inactivas ni han estado exentas de acontecimientos de todo tipo.

Llega, pues, el momento de ponerse las pilas, de tocar a zafarrancho y volver a activar toda la maquinaria que impulsa este lugar.

Como en muchos otros lugares, como en infinidad de aspectos; poco a poco; en la ciudad también se vuelve al trabajo.


Un saludo a todos.


viernes, 3 de enero de 2014

"NO"


No a las envidias malsanas,
no a la saña prepotente,
no a la injuria en el discurso,
no a la doblez inclemente.
No al daño como objetivo,
no a la moral indolente,
no al partido interesado,
no al decir sin ser consciente.

No a las sospechas vanas
de temores infundados
que solo alimentan rencores
que a la razón no obedecen.
No al prejuicio exacerbado
sostenido por supuestos
disfrazados de certezas
cuya lógica es desorden.

No a las máscaras amables
que ocultan malintenciones
y que sirven de pretexto
a ambiciones escondidas.
No a la ética vacía,
desdeñosa, vil e infame,
que aparenta ser justicia
y en su maldad se relame.

No al rumor maledicente
que se extiende como plaga
y, a todo cuanto se acerca,
con su contacto contagia.
No a todas y cada una
de esas verdades a medias,
simientes emponzoñadas
que solo nos traen desgracia.

No, no y no, dicho mil veces;
y aún otras mil no nos bastan
para enfrentar a esta mugre
que de las bocas emana.


miércoles, 1 de enero de 2014

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...