Días de vino y doma.


En un cruce de caminos,
de lenguas, aguas y formas,
vino a darse hace un trienio
una singular alianza.

Dos viajeros recalaron,
desde distintas orillas,
con equipajes dispares
que fundieron en abrazo.

De ilusión incontenida
nació aquel hecho improbable
que, ignorando los presagios,
se instaló sin esperarlo.

Fueron días nebulosos,
reales pero confusos,
donde la acción que refieren
se apelotona en instantes.

Relato que se iniciaba
con un trazo distendido
que, no obstante se tensaba
cuando era necesario.

Cada cual con sus demonios,
establecieron la pauta
de una fórmula distinta
al canon establecido.

Allí cobró forma el habla
con que expresaron sus claves
como fieles fundamentos
donde ligar su destino.

Aún no hace tanto de aquello,
pero parece lejano
de tantas y tantas cosas
como han ido aconteciendo.

De todas formas ya inspira,
relativamente antiguo,
una nostalgia serena
que, sin duda, es merecida.


Comentarios

  1. Es un dia ya de por si altamente emotivo porque vienen a mi los intensos sentimientos de ser Tu pertenencia, y de esos recuerdos que atesoro que forman nuestra historia, pero estas preciosas palabras, este regalo maravilloso me emociona mucho mas al viajar por estos versos que definen el comienzo de lo que hoy continua siendo mi deseo y mi pasión...

    Anhelo continuar aprendiendo, entregarme y satisfacerte, sentir y gozar a Tus pies...

    Gracias mi Señor por este regalo y por mis dias junto a Ti...

    Besines dulces
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torpes intentos los míos por reflejar unas jornadas tan maravillas y tan cargadas de sentimiento.

      Soy yo quien tiene que darte las gracias por haberme regalado tantas y tantas cosas y por haber confiado en mi de aquel modo tan especial.

      Un beso y un azote, mi dulce y rememorada sierva.

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tus elogios, jordim.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares