Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

miércoles, 29 de abril de 2015

Fortaleza.


No es algo que surja de pronto
ni que llegue regalado.
No es don que venga incluido
en un cuerpo cuando nace.

Se construye piedra a piedra;
una con otra engarzada;
y se eleva, con el tiempo,
frente a la absurda barbarie.

Cumple bien su cometido
si se le prestan cuidados
y vigilamos las grietas
con que la mellan los años.

Y es que…el peor enemigo;
con quien se bate a diario;
es la erosiva desidia
que a sus sillares desgasta.
Y si acontece un asedio;
cuando más se necesita;
su vigor se debilita
y sucumbe sin remedio.

De poco le servirá entonces
haber lucido arrogante
deslumbrando al transeúnte
sin afanes de conquista.

Sus muros tornan en ruina,
sin orgullo ni sentido,
y serán la triste sombra
de un proyecto derruido.




6 comentarios:

  1. Muchas son las fortalezas de cartón, que se muestran majestuosas en presencia ajena mas tan sólo recubren inseguridades y flaquezas una vez se traspasa la aparente y frágil fachada, siendo en ocasiones las mas humildes aquellas que más perduran, pues se forjan desde el interior a base de personales luchas, esfuerzo constante y paciente por mantenerse firmes ante las inclemencias, ya no por apariencia sino por beneficio propio.

    Jamás me he considerado una persona fuerte, siempre he creído que mi sensibilidad menguaba mi fortaleza pero contigo estoy aprendiendo que eso es un concepto erróneo, y soy cada vez más capaz de gozar con los beneficios que esta me aporta, explotándola para que me ayude junto con la paciencia a ver un poquito mas allá y no hacerle desprecio. 

    Mis emociones en ocasiones bautizadas como desmedidas sólo corresponden a una incomprensión por parte de los receptores, causándome en aquellos momentos desazón pero ahora, con Tu guía, son un plus de satisfacción que puedo compartir contigo y mostrarte así cuanto Tú eres capaz de hacerme sentir.

    Mucho debo aún fortalecerme, aun tengo grietas que trabajar y puntos débiles que cubrir, mas soy muy consciente de que nada se consigue sin esfuerzo y que fortaleza no es contrario a la ternura que también poseo y que Tu has descubierto y valorado.

    Disculpa mi rollo pero esas letras tan bellas que hoy nos ofreces destapan pensamientos aún desordenados en mi mente y sentimientos muy intensos hacia Ti...

    Feliz día mi Señor
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión, tal vez lo más importante que has dejado aquí expuesto en relación a la fortaleza hayan sido tus últimas aseveraciones.

      La verdadera fortaleza se manifiesta a través del trabajo constante (que ya en sí mismo requiere un fuerza de voluntad significativa) y no es algo que se pueda adquirir, así sin más, por el mero hecho de pretenderlo o envidiarlo.

      Pero..., ¿qué vengo explicarte a ti, mi dulce sierva, en relación a estas circunstancias si ya hace tiempo que conoces sobradamente la teoría? La práctica ya es otra cosa, pero ahí es donde todos solemos andar un poquito más flojos.

      Un beso y un azote.

      Eliminar
  2. Ufff... Qarpatian... No sabes como me toca este poema... Admiro a quienes sois capaces de decir tanto en tan poco espacio, quienes concentráis algo tan grande en unos renglones... Por ello mi aplauso...
    La fortaleza, que razón tienes, no se nace con ella, nacemos puros y al crecer es la vida quien nos impone el carácter, son los acontecimientos los que forjan al guerrero que se lleva dentro... He aprendido a base de golpes a creer que soy fuerte, he debido subir las murallas en roca maciza para sobrevivir... embrutecer el pensamiento para defender... ainsss... y luego tras esos muros aguantar... La verdadera fortaleza se ve en plena guerra, que gran verdad, cuando no hay más salida que luchar o morir... ahí es donde se ve quienes tenían el escudo de madera y quien de hierro... en fin divago... mil disculpas por los ladrillos que suelo dejar por aquí, jajaja...

    Besinos y espero que todo te vaya bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, quisiera darte las gracias por los encendidos (aunque inmerecidos) elogios que has tenido a bien manifestar hacia mis torpes palabras.

      En lo tocante al resto... ¿qué decir a ti también? Creo que lo has dejado claramente expresado con tus palabras, y es que (independientemente de cuanto lo hayamos trabajado) sólo seremos conscientes de si nuestras propias fuerzas son o no suficientes el día que nos vemos obligados a recurrir a ellas.

      Recibe un fortísimo abrazo H...

      Eliminar
  3. Que razon llevas, la fortaleza se nace con ella, pero hay que alimentarla para que permanezca a nuestro lado, la desidia y el abandono son las que hacen mella en ella y la hacen ser solo un recuerdo pasado.

    Me ha encantado la fuerza y la intensidad de tus palabras.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias también a ti, Lunna, por tus palabras.

      Veo que sobre esta cuestión parece que existe bastante unanimidad, por lo que no voy añadir nada más al respecto.

      Simplemente deseo aprovechar para agradecer nuevamente el encomio que me brindas y ofrecerte mis disculpas por el considerable retraso que llevo acumulado en las respuestas a los comentarios.

      Recibe un caluroso saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...