Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 31 de julio de 2015

La llamada que no llega.





Que sencillo es alocarse
en momentos de bonanza
y perder la perspectiva
olvidando lo aprendido.

Felices nos conducimos
sin pensar en consecuencias,
sintiéndonos siempre inmunes
a la desgracia y la pena.

Al desterrar la cautela con que damos nuestros pasos
se profetiza segura una implícita amenaza
cual risa floja de un niño; que en actitud revoltosa;
anuncia el llanto inminente que traerán sus travesuras.

Con un descuido insensato,
en una acción mal medida,
se trastocan nuestros sueños
y se arruinan nuestros logros.

Oscuras se hacen las horas;
el reloj casi no avanza;
y lamentamos lo injusto
del mal trago que nos toca.

Debimos haberlo visto
al disfrutar complacientes
de las mieles del instante
sin cultivar el presente.

Tocados en nuestro orgullo
nos sentimos desplazados,
excluidos de repente
de una añorada alegría;
esperando inútilmente
la tan ansiada llamada
que nos diga que la “gracia”
retornará a nuestras vidas.




martes, 28 de julio de 2015

Una fórmula "casi" perfecta.





He leído en algún sitio que para amarse hay que tener principios semejantes, pero… con gustos opuestos.



George Sand. (Seudónimo de Amandine Aurore Lucile Dupin, aristócrata y escritora francesa)


domingo, 26 de julio de 2015

Rincón panorámica.





Como a veces sucede con determinadas películas; ciertos rincones tienden a reclamar un espacio amplio y despejado que permita disfrutar de hasta el más mínimo detalle de cada escena. Si, además, contamos con la posibilidad de ser nosotros mismos los protagonistas que aporten la acción a ese único e idílico entorno…, entonces, seguro que no nos faltarán ideas que nos permitan confeccionar nuestro propio guión.

Que tengáis todos una feliz y “vistosa” jornada de domingo.



martes, 21 de julio de 2015

Prescripciones.



El dolor es un alimento necesario al amor. Cualquier amor que no se haya nutrido con algo de dolor puro…, muere.



Maurice Maeterlinck. (Escritor y dramaturgo belga)


miércoles, 15 de julio de 2015

Apenas un esbozo.



Nuestra visión cotidiana
siempre trata de mostrarnos
lo insólito que hay en la escena
de tanta vida en contacto.

Queremos sentir su fondo,
penetrar en sus rarezas
e intuir donde conducen
sus más velados misterios.

En ese afán olvidamos
que…, para ver tan adentro,
es preciso involucrarse
y exponerse a ciertos riesgos.

Sin salir de los reductos
donde moramos seguros
no se descubren detalles
de continentes lejanos.

Cuando un osado viajero
viene a ser interrogado
por aquellos que rehúyen
alejarse de sus casas
es tildado de embustero,
de loco o alucinado,
pues se sienten incapaces
de abstraerse de su entorno.

Y aquel, que viene de lejos
y conoce las reseñas,
tan sólo traza un esbozo
de cuanto han visto sus ojos.

Cada persona es un cosmos
configurado de esencias,
enmarcando por un cuerpo
que es algo más que apariencia.

Para saber cuánto hay dentro
de esa envoltura visible
debemos de despojarnos,
primero, de nuestro lastre.

Y…; después, teniendo suerte,
si observamos bien las trazas;
iremos reconociendo
lo que la vista no capta.



martes, 14 de julio de 2015

La eterna partida.




Este juego pertenece a todos los pueblos y todas las épocas, sin que nadie sepa de él a que divinidad le debemos el favor de que nos fuera otorgado a fin de acabar con el tedio, aguzar el espíritu y estimular el alma.


Stefan Zweig. (Escritor y activista social austriaco)



domingo, 12 de julio de 2015

Rincón orillado.




No es necesario que lo digáis. Ya sé que resulta todo un “topicazo” compartir en estas fechas estampas como la que hoy os traigo.

En parte; el hecho de haberla escogido; sí que guarda cierta relación con determinados gustos (más o menos mayoritarios) que van asociados a la presente estación. Pero, por otro lado, también encierra un doble sentido en su título que se aleja un tanto del posicionamiento físico de tan apetecible entorno.

El término “orillar” cuenta con varias acepciones y; una de ellas; hace referencia al acto de prescindir, esquivar o eludir. Aprovechando la versatilidad de conceptos que parecen converger en este nítido y sencillo espacio, quiero aprovechar la oportunidad de desearos a todos que podáis proporcionar, durante las muchas jornadas estivales que aún nos restan, un merecido descanso a vuestros cuerpos y (quizás más importante) a vuestros espíritus. Que…, en la medida de vuestras posibilidades, seáis capaces de “soslayar” toda esa negatividad que nos asedia y “marginar” de vuestras vidas la indolencia y el fatalismo que, con tanta frecuencia, viene a acosarnos.

Que tengáis todos un feliz y “orillada” jornada de domingo.


viernes, 10 de julio de 2015

Cae la noche, se alza el telón.




Cuando la noche cae sobre Qarpatia, es el momento en que la ciudad desvela los motivos a los cuales debe su sobrenombre. Durante el día solo genera destellos de todo cuanto esconde en realidad y, en muchos aspectos; a la vista de sus propuestas diurnas; se asemeja a muchas otras ciudades con las que; en comparación; podría estar considerada como de menor entidad.

Pero…, cuando durante el atardecer se disponen las bases para la transición vespertina, todo cobra una nueva dimensión. La actividad que se observa en sus calles y avenidas se incrementa con asombrosa rapidez y…; como el torrente sanguino que proporciona a los cuerpos su tan necesario soporte vital; así se muestran sus pobladores mientras se afanan en desarrollar sus típicas y distintivas ocupaciones.

Qarpatia; capital voluptuosa, morada de la lujuria; despierta cada noche con energías renovadas, mientras las sombras prestan abrigo al vicio y el arrebatamiento. Madrugadas de refinadas y placenteras perversiones se suceden en esta urbe donde parece venir a implosionar el más inmoderado espíritu del cosmos. El resto del mundo queda muy lejos y, aquí, la regla por la cual se rige, no tiene demasiada cabida. “No te impliques si no quieres, pero… tampoco interfieras”. – le sugiere al visitante el poblador residente; pues…, aunque parezca contradictorio a la opinión del foráneo, no todo por estos lares resulta estar permitido. Por muy “lúbricas” que sean algunas de sus costumbres, hay mucho detrás de los “modos” de su impactante puesta en escena y casi todo en sus “formas” envuelve, a un tiempo, más de un sentido. No conviene, por lo tanto, intentar introducirse alocadamente en los misterios que guarda, si no es mediante la guía de alguien que conozca sus entresijos.


Si a ella suelen referirse como a “la ciudad tras el sol” viene a ser (entre otras cosas) por la necesidad de tener una visión acostumbrada a distinguir aquello que solo se muestra entre tinieblas y un oído presto a interpretar aquello que solo se dice entre susurros.


miércoles, 8 de julio de 2015

Tamizando realidades.



El tiempo es como el viento, se lleva lo liviano y deja lo que pesa.



Doménico Cieri Estrada. (Escritor mexicano)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...