Embajadas.

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

sábado, 28 de febrero de 2015

¿Nominados a la censura?










Escenas extraidas del videoclip del tema "Hurricane" (Thirty Seconds To Mars).

¿Las considerará apropiadas el equipo de Blogger?



viernes, 27 de febrero de 2015

Reset.


Ya se sabe que durante el invierno tendemos a volvernos más sedentarios que de costumbre. El ambiente que destila nuestro hábitat externo, adverso y desapacible, provoca que no nos apetezca demasiado aventurarnos en el exterior si no es porque tengamos un motivo inexcusable a una urgente necesidad. Las calles; prácticamente desiertas la mayor parte del tiempo; muestran su faceta más melancólica teñidas de gris oscuro y rocoso, mientras dan la impresión de añorar el constante deambular de aquellas gentes que; en ocasiones más propicias, las pueblan.

No hace tanto tiempo…; al menos, en esta ciudad; las cosas se manifestaban de otro modo. Los días de invierno se hacían demasiado largos y pesados encerrados entre cuatro paredes y las casas parecían derrumbarse sobre nuestras cabezas si no encontrábamos alternativas de ocio que llenaran esas jornadas sombrías. En ciertas partes del mundo, tiende a achacarse a la crisis (y a la subsiguiente necesidad de economizar hasta el último céntimo) la razón de que se esté produciendo este fenómeno. Pero aquí; en esta ciudad tan oportunamente desubicada del contexto geográfico, donde la coyuntura económica se rige mediante normas un tanto alejadas de los acostumbrados patrones; los motivos que nutren de sentido a esa desolación puntual que manifiestan nuestros paisajes urbanos, obedece más a la suma de un buen número de decisiones personales que; curiosamente; acaban convergiendo en un mismo punto. Y es que…, a muchos de nuestros habitantes, les produce una enorme pereza el hecho de tener que enfrentarse con ese clima; en buena medida, adverso; cuando pueden acceder, de forma rápida y cómoda, a muchos de aquellos placeres por los que sienten una especial predilección sin tener que abandonar el confort de sus hogares.


Pero, hete aquí que… a nuestros “apreciados” compañeros lúdicos no se les antoja excesivamente favorable la creciente dependencia que muchos parecen haber contraído con la red de redes, y; si bien no se oponen en modo alguno a su uso responsable y no dejan de ensalzar sus abundantes virtudes; se muestran firmemente convencidos de que ya va siendo hora de tomar medidas de calado que inviten (por así decirlo) a que buena parte de todos esos usuarios compulsivos de internet (atrapados en la espiral de aplicaciones, foros, redes sociales y demás) tengan que buscar alternativas más tangibles en su interrelación con las realidades físicas.


Pero, es en estas circunstancias, es en la consecución de ese objetivo en el fondo tan encomiable, donde sale a relucir la dudosa idoneidad de esos métodos que tan en boga parecen estar en la ludoteca. Y es que…, su “plan de choque” para esta iniciativa en concreto, se fundamenta sobre dos pilares básicos. El primero consiste en sabotear sistemáticamente todas aquellas herramientas tecnológicas que consideren susceptibles de generar algún tipo de impedimento para la relación directa entre personas (si creéis que el reciente ciberataque a la compañía Sony fue algo excepcional y con escasas probabilidades de repetirse, no llegáis a imaginaros hasta qué punto pueden llegar a verse afectados todos vuestros dispositivos dotados de conectividad cuando la ofensiva lúdica llegue a su punto más álgido).


El segundo, en cambio, resulta algo más sutil; aunque sus efectos pueden llegar a ser igualmente devastadores. Vendría a ser algo así como la comisión de un influyente “lobby” que se ocupe de incentivar el desarrollo de campañas de presión sobre las diferentes corporaciones del ámbito web con el propósito de restringir considerablemente el acceso de determinados colectivos que se sientan atraídos por temáticas, en cierta forma, peculiares (y…, si no, ¿a qué creéis que obedece el repentino cambio con que nos ha sorprendido blogger esta última semana en relación a su política de contenidos?).


Pero hay una cuestión sobre la cual no parece que, en la ludoteca, se le esté prestando la debida atención; y es que…, de persistir en su enconado (y un tanto extremo) propósito, están poniendo en riesgo su propia existencia.


Esperemos que sean capaces de ver la luz y que moderen un tanto las medidas que pretenden aplicar para llevar a buen puerto tan ambicioso proyecto.


Que disfrutéis todos de un feliz y no demasiado inquietante finde.



P.D.:

¿Os habéis percatado de lo casto que me ha quedado este post?
¡¡Lo que hace el subconsciente!!





miércoles, 25 de febrero de 2015

Cadalso.


Su acepción más conocida
nos remite al cruel suplicio
que, ante miradas morbosas,
se practicaba (y practica)
con la anuencia de poderes
amparados en la inquina.


Pero tiene esa palabra
otros alcances más nobles
reservados para escenas
con tinte sacro y solemne.


¿Qué puede haber más sagrado
- me pregunto con frecuencia –
que una entrega convencida;
surgida de un alma fuerte;
que se ofrece sin reservas
a quien cree que lo merece?


No es sólo un cuerpo indefenso,
tampoco un objeto inerme.
Es de las muestras más puras
que un amor puede ofrecerte.


Ya sé que no es muy difícil
corromper su buen sentido,
cayendo en el desatino
de incurrir en el exceso,
desvirtuando la esencia
de tan tenaz cometido.


Que; aunque encierre sacrificio,
en modo alguno velado;
ha de ser reconocido
y, como tal, apreciado.


Y… en ese altar levantado
a una virtud desprendida
todo fluye en la medida
en que el deseo es brindado,
sin que importe en demasía
ni la pompa ni el boato.



martes, 24 de febrero de 2015

Libre albedrío.


Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía…, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza, cuentan mucho más.



Ernesto Sabato. (Pintor, escritor, filósofo y físico argentino)


domingo, 22 de febrero de 2015

Rincón para días nublados.


Por lógica, no todos los días pueden ser soleados y apacibles, así que; para aquellas ocasiones en las que al cielo le da por mostrarse obstinadamente encapotado, cuando la lluvia se empecina en precipitarse inmisericorde sobre nosotros mientras el fuerte viento la dispersa acelerada en todas direcciones; conviene tener en reserva un “plan B” que permita trasformar la esperada y oscura pesadumbre que viene a instalarse en nuestros corazones por otras sensaciones mucho más gratas a nuestros espíritus.

Hay lugares (como el rincón que hoy ilustra estas líneas) que cuentan entre sus méritos con una afortunada y mimética capacidad de adaptación y que; a poco que se los acondicione; sorprenden por el amplio espectro de virtudes que pueden llegar a aportarnos desde una perspectiva carente de prejuicios.

Espero que esa visión “alternativa” tenga a bien acompañaros cuando las circunstancias así lo requieran.

Que disfrutéis todos de una feliz y “luminosa” jornada de domingo (si no es posible en relación a lo externo que, al menos, sí lo sea en el interior).

viernes, 20 de febrero de 2015

Háztelo mirar.


Intuyo que la afirmación que aparece reflejada sobre estas líneas habrá dejado a más de uno un tanto descolocado. No os alarméis. Esta entrada no va a versar de manera específica sobre aquellas personas que padecen un más que evidente déficit de sensatez; aunque resulte público y notorio que abundan en gran número (y, si no, sirva como ejemplo una de las últimas ocurrencias con que nos ha obsequiado la familia lúdica).



Creo que, en este caso concreto, queda firmemente demostrada la validez de la frase que encabeza este post.

Pero sobre lo que me apetece hacer hincapié este viernes es sobre la necesidad que tenemos todos; en algunas ocasiones; de ponernos en manos de determinados profesionales (cuya especialidad iría variando en función de cada caso) para que nos peguen un “repasito” mientras nos ayudan a ir paliando aquellas deficiencias que se nos vayan presentando en el trascurso de nuestras vidas.





Nunca está de más dedicarle algo de tiempo a la prevención, pero… como el invierno resulta ser una época donde prevalece cierta inactividad sobre algunos aspectos, contamos con una oportunidad de oro para aprovechar esos “tiempos muertos” en comprobar si todo va tan bien como suponemos en nuestros organismos.


Seguro que después, cuando llegue el buen tiempo y veamos nuestros días repletos con contenidos y actividades de todo tipo, nos encontraremos en plena forma y seremos capaces de hacer frente a cuantos retos se nos puedan presentar.



Feliz fin de semana para todos y…, lo dicho, ¡¡a cuidarse!!


miércoles, 18 de febrero de 2015

Todo un mundo en mis manos.


Hubo un día; podría haber sido cualquier otro;
en que toda una concatenación de hechos improbables,
en que un instante de perfecta conjunción surgida del insensible caos,
vino a confluir para poner ante mis ojos
a la pretendidamente utópica musa que agitaba mis desvelos,
mientras me invitaba a internarme; con audacia y sin demora;
a explorar los misterios, inéditos y profundos,
de aquel nuevo orbe con forma de mujer.

No habiendo cabida para aceptar lo casual entre mis principios,
hube de doblegarme a la evidencia expresada por una realidad tozuda;
y de allí, de aquellas horas preñadas de incipientes promesas,
devino la voluntad de acometer la empresa que me era confiada.
¿Un imperio que se ofrece a someterse a un dictado
que habrá que ganarse a pulso mediante temple y paciencia;
sin que quepan titubeos en esa lid que se anuncia…?
Ante ese reto, no pude…, no quise, negar mi apuesta.

En equilibrio imperfecto de estrategias separadas
se fueron uniendo plazas en el mapa de su cuerpo
hasta verse completada tan extensa geografía
y perfilados sus “limes”, accidentes y entresijos.
Y…, para esos paisajes remotos, para esos reductos oscuros,
tuve la suerte de aliarme con mi virtud más abyecta,
pues muy pobres habrían de ser mis propias aspiraciones
si tuviera que negarme las mieles de mis conquistas
o el gozo desenfrenado derivado de mi premio.

Ante mi se alza su templo
con sus dioses encerrados
mas… poco importa, pues tengo
todo ese mundo en mis manos.



martes, 17 de febrero de 2015

Reflexiones carnavalescas.


Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.



Nicolás Maquiavelo. (Político, escritor y filósofo italiano)


domingo, 15 de febrero de 2015

Rincón microcosmos.


Poco a poco, sin que todavía resulte algo excesivamente notorio, el día va ganándole la batalla a la noche; arañando unos pocos segundos con cada nueva jornada; caminando con paso lento pero firme hacia el inexorable equinoccio primaveral, cuando, finalmente, se alzará con la victoria.

Pero, por el momento, esos tímidos avances no resultan suficientes para librar a estas tierras de las sombras invernales y, mientras continúe siendo así, seguiremos reconfortando nuestro ánimo en aquellos lugares que, en buena medida, se prestan a ello. Mitigando frío y oscuridad, sin dejar de tener presente nuestra incapacidad para erradicarlos por completo, pero enorgulleciéndonos de nuestro talento para construir atmósferas cálidas y apacibles donde aguardar la llegada de periodos más luminosos. Y..., todo ello, mientras nos dejamos seducir por los encantos de esos universos en miniatura capaces de albergar una parte de nuestro potencial contenido.

Así es este rincón que hoy comparto con vosotros. Hermético aunque luminoso; sencillo sin estar exento de cierta complejidad; acotado pero…, en cierta medida…, ¡¡INMENSO!! Estoy plenamente convencido que, de tener la oportunidad de ocuparlo, sabríais sacarle el mejor de los partidos.


Que disfrutéis todos de un feliz domingo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...