Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

miércoles, 25 de enero de 2017

La luz en mi ventana.






Cuando el negro manto de la noche
arropa al mundo en su sueño,
cuando se esfuman los días
y se diluyen sus logros.

Cuando conciencias heridas
dan rienda suelta al demonio
y, a pesar de la fatiga,
ven que les hurta el descanso.

Cuando amantes expectantes
ya no desojan las horas
y se entregan a unas artes
que tuvieron postergadas.

Cuando los astros se alzan,
se disipan realidades,
se desdibujan las formas
y se susurran verdades.

Entre las sombras vislumbro
un testigo luminoso
que me señala el camino
donde fijar mi mirada.

Mi fiel guardiana que vela
por un retorno tranquilo,
la llama que hace de guía,
esa luz en mi ventana.




3 comentarios:

  1. Cierto es, mi Señor, que no lo merezco, que en vez de luz, sosiego y amor te he ofrecido la oscuridad de unos temores alimentados por mi inseguridad, de aquello que espero que no llegue sin querer ver que ya es realidad.

    El pesar es aun mayor sabiendo lo que podría ser, aquello que Tu anhelas y que sé que puedo ser cuando alejo la cobardia y afronto sin exagerar lo que acontece.

    Sé que en realidad es sencillo, mi Señor, las cosas están claras y solo debo ser consecuente, y puedes tener por seguro que, quizas no en un día ni en dos, aprenderé a ser firme y ceñirme a mis cometidos, porque no merecen ni una pizca de mas, y mucho menos que sea yo la que pierda lo que es mio por derecho.

    Volveré a ser luz, volveré a ofrecerte un lecho cálido y amoroso cada noche para que anheles regresar a sanarte del dia y compartir la pasión que nos une.

    Pedir perdón queda corto pues sé que quieres actos y éstos los tienes desde ya, mi Señor, acompañados en esta madrugada de un sentido...lo siento...

    Ojalá pronto me digas que estas palabras vuelven a ser mías, pero de mientras serán objetivo firme donde dirigirme.

    Gracias mi Señor por esa firmeza que duele pero me devuelve a mi realidad.

    A Tus pies, mi Señor

    ResponderEliminar
  2. Un poema lleno de belleza en cada línea. Y tanta verdad...

    "Mi fiel guardiana que vela
    por un retorno tranquilo,
    la llama que hace de guía,
    esa luz en mi ventana".

    Me he quedado extasiada con este regalo suyo...y esa imagen con el cañón de luz iluminando la nostalgia...¡¡Precioso!!
    Mil gracias, Señor.

    ResponderEliminar
  3. La verdad de ciertas personas es como la luz del amanecer. Puede postergarse, pero aunque tarde por incidentes meteorológicos, siempre amanece.
    Mi saludo, Qarpatian.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...