Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

domingo, 1 de enero de 2017

Rincón inesperado.





Este es el rincón al que, casualmente, he terminado arribando tras las celebraciones de año nuevo y que ha supuesto el colofón a una larga e intensa madrugada que ha extendido su influencia bastante más allá del amanecer.

Lo cierto es que la velada en cuestión me ha sorprendido en muchos sentidos y, he de admitir que…, todos ellos para bien. Mis recelos iníciales principiaron a disiparse durante la exquisita; aunque para nada copiosa; cena a la que fui invitado. El interés de muchos de los comensales por la labor descriptiva que me ha sido encomendada dio lugar a una animada conversación donde los temas a tratar se fueron sucediendo con asombrosa fluidez sin que ninguno de ellos llegara a agotarse. Después se me emplazó a visitar algunos de los locales más emblemáticos de la ciudad en la grata compañía de algunos de mis nuevos conocidos, para, más tarde; como no podía ser de otro modo; terminar asistiendo al singular evento que, con  motivo de una fecha tan señalada; se desarrolló en el “Taimus”.

Allí pude ser testigo de hasta qué punto pueden llegar a desinhibirse quienes residen en la populosa y cosmopolita urbe de Qarpatia; si bien, yo me mantuve bastante al margen del generalizado frenesí, actuando como un simple espectador mientras perfilaba nuevos itinerarios y proyectos con el inestimable asesoramiento y la enfática complicidad de mis solícitos cicerones.

No obstante, la mayor de mis sorpresa aún estaba por llegar, y es que…, cuando la madrugada se hallaba ya bastante avanzada, pude disfrutar del inmenso placer (sospecho que nada casual) de reencontrarme con una vieja y estimada amiga cuya presencia por estos contornos me cogió totalmente desprevenido. Las horas siguientes las hemos compartido poniéndonos al día, intercambiando impresiones y, ¿por qué no íbamos a hacerlo?, disfrutando de la fiesta como era menester.

Así las cosas, este ha sido el rincón al que hoy me han terminado condiciendo las mareas del año nuevo, la cálida residencia de una hermosa mujer. Tal vez esa calidez sea un modo que tiene esta festividad de compensar el gélido ambiente que se respira en la calle, pero… prefiero no plantearme demasiadas preguntas no vaya a ser que se esfume la magia y descubra que todo ha sido un sueño.




Feliz 2017 para todos y que disfrutéis de una inmejorable, y “novedosa”, jornada de domingo.




2 comentarios:

  1. Feliz entrada de Año... y disfruta de este sueño durante sus 364 días restantes.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  2. Encantada de compartir este precioso rincón si así lo deseas, sin desmerecer el buen rato que Tu amiga te haya ofrecido, pues creo poder ofrecerte yo placeres complementarios que harán de este rincón un lugar inolvidable para el resto del año y, quizás, sólo quizás quieras volver de mi acompañado....quien sabe? yo me esmeraré por si acaso...;)

    Besines dulces para hoy...mañana y siempre....

    A Tus pies

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...