Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 26 de mayo de 2017

Desenvoltura.





Fue tan solo un instante. Apenas un segundo en que nuestros cuerpos compartieron la misma posición relativa en el cosmos. Un fugaz cruce de caminos, igual de fortuito como lo son otros tantos.

Su presencia, breve y veloz, como una brisa súbita e inesperada, me regaló un rastro fragante y vaporoso que ejercía de apéndice a las ondas que iban describiendo su vestido y sus cabellos.

No llegué tan siquiera a contemplar su rostro, ni tampoco puse mucho empeño en desvelar  el misterio concerniente a su identidad. Me dio por pensar, en cambio, que…, sin ella saberlo, sin que se lo planteara ni remotamente, había servido de ejemplo tangible para personificar en mi mente un término bien dinámico.



3 comentarios:

  1. Que buen relato de un instante, de algo tan fugaz como intenso...

    Y creo que esa foto le hace justicia... Saludos 🙋...

    ResponderEliminar
  2. Es de esas fotos en la que, tal vez, es mejor no quedarse con el rostro, ya que la cara oculta de la flor sólo puede dañar el trasero de la planta. Con otro significado, lo llamaría premura.

    ResponderEliminar
  3. Nadie se espera que un mínimo instante, un detalle en ocasiones insignificante pueda suponer para nosotros un desencadenante.

    Los hay de muchos tipos, pero casi siempre quien nos lo proporciona es ajeno a ello, aunque en realidad...tampoco es que importe demasiado...es nuestro instante.

    Tu lo has compartido de una forma maravillosa, yo casi nunca suelo hacerlo.

    Besines dulces
    A Tus pies

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...