Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

martes, 24 de junio de 2014

Resolución.


La verdad tiende a ser como una ortiga. A aquellos que la rozan, les pinchan. En cambio, a quienes la aferran con fuerza y decisión, les respeta.



Moritz  Gottlieb Saphir. (Escritor y periodista de origen austriaco)


domingo, 22 de junio de 2014

Rincón desenfadado.


Tras la constante necesidad de mantener las apariencias, de mostrarnos útiles y resolutivos, de ganarnos el pan (unos tras haber “sudado” más que otros), se asienta la idea de que nuestros esfuerzos van a merecer la pena. No obstante; no me preguntéis el por qué; cada vez con mayor frecuencia acude a mi mente esa frase que nos recomienda: “Trabaja para vivir, no vivas para trabajar”.

Son tiempos complicados y muchos dirían que…, esto que apunto, tan solo es una pobre escusa a la que recurren “vagos y maleantes” para desentenderse de sus responsabilidades. Pero yo no creo que la frase en cuestión pueda ser considerada como una invitación a la desidia. Opino, más bien, que se trata de firme alegato a favor de establecer unas prioridades personales muy claras y precisas. Aunque… claro, en este mundo sujeto a tantos imperativos, tan condicionado por los intereses generales (si bien me gustaría conocer a qué porcentaje de población se nos incluye dentro de esa “generalidad”), no resulta políticamente correcto reclamar más tiempo para nosotros mismos y, cuando lo hacemos, se nos tacha de insolidarios. Es posible que así sea, pero cabría formularse una pregunta: “Insolidarios… ¿con quién?” Ahí lo dejo.

Como en esta ciudad; ya lo sabéis; vamos un poco contracorriente, lo que yo os propongo es que os olvidéis de toda esa “mascarada” ética y moral y tratéis de disfrutar, en cambio, de todo aquello que os reporta esa serenidad  de la que tanto depende nuestro buen juicio. Esa ha sido mi premisa a la hora de escoger el rinconcito de esta semana (aunque bien pudiera ser cualquier otro, lo dejo en vuestras manos). A mí, al menos, me inspira serenidad. Lo intuyo cómodo aunque sin excesivos lujos, abierto y luminoso, sencillo y con un toque intimista. Yo le daría mi aprobado, e incluso con nota. ¿Os parece a vosotros una elección acertada?

Que paséis todos una feliz y serena jornada dominical.


sábado, 21 de junio de 2014

Trabajando a conciencia.

Aunque, desgraciadamente, no resulte ser algo tan habitual como sería deseable, no faltan las personas que se toman todo cuanto hacen muy, pero que muy, en serio...











... y es que, un trabajo tan bien hecho, es imposible que no obtenga una más que merecida recompensa.



viernes, 20 de junio de 2014

Superhero camp.


“¿Qué hacer con los niños durante el verano?” Esta pregunta, planteada así en frío, puede dar la impresión de manifestar un cierto desapego para con esas adorables criaturitas que tanto color (y algún que otro “disgustillo”, todo hay que decirlo) aportan a nuestras vidas. Pero lo cierto es que, con la llegada de las vacaciones estivales, tanto ellos como nosotros, nos vemos obligados a modificar el ritmo de nuestra convivencia y eso, por mucho que nos pese, puede dar lugar a que aparezcan algunos “roces”.

En la ludoteca son muy conscientes de esta circunstancia y, desde el pasado ejercicio, han estado experimentando con diversas alternativas encaminadas a confeccionar una solución de compromiso que pueda llegar a satisfacer a todas las partes. No resulta una tarea sencilla, desde luego, pero si hay un rasgo que caracteriza a nuestros lúdicos colaboradores ese es, sin duda, el de la perseverancia.

Partiendo de la base de que, a estas alturas, no vamos a “descubrir la rueda”, han tomado algunos elementos ya conocidos (caso de los ya tradicionales campamentos de verano) y les han añadido su toque personal con el fin hacerlos mucho más atractivos y apetecibles a los más pequeños de la casa.


Además de los consabidos juegos, y toda la amalgama de actividades al aire libre que pudieran llegar a imaginarse, la propuesta de nuestros inquietos amigos pasa por ofrecer un novedoso servicio que, a buen seguro, hará las delicias de nuestros hijos. Y, no solo eso, pues…, además, servirá para desvelar sus posibles cualidades “ocultas” y puede que, incluso, potenciarlas.


Con este nuevo método, no cabe la menor duda acerca de los beneficios a los que podrán acceder nuestros vástagos: una mayor desenvoltura e independencia, un aumento considerable de la autoestima, además de todo elenco de habilidades que les resultaran de tremenda utilidad una vez hayan crecido.


La única pega de todo esto es que tal vez; solo tal vez; puedan llegar a asimilar más conceptos de los necesarios y que después, cuando queramos retomar nuestras acostumbradas rutinas, no nos resulte tan sencillo como sería de esperar.


En fin…, todo sea por el bien de nuestros hijos, ¿no?


Un saludo a todos y que disfrutéis un feliz y “alucinante” finde.


jueves, 19 de junio de 2014

"Fosques".


De manera más o menos extendida, las personas de inquietudes dominantes siempre hemos estado expuestas a ser objeto de determinadas críticas. “autoritarios, arrogantes, despóticos, partidistas…” son solo algunos de los epítetos a los que tenemos que estar acostumbrados (sobre todo porque no faltan las ocasiones en que tales definiciones no están demasiado desencaminadas). No obstante; y como suele suceder con bastante frecuencia; ponerse a generalizar no suele ofrecer resultados demasiado reveladores, más allá de del discurso fácil o la emulación repetitiva. El caso que nos ocupa no constituye ninguna excepción en ese sentido.

Hablando en propiedad, existen, no obstante, determinadas actitudes que; si bien podrían dar lugar a que uno fuera el blanco de un buen número de las afirmaciones anteriores; rara vez nos paramos a pensar en las causas que pudiera haber detrás de esos comportamientos.

Por ser hoy el momento de la semana en que esta ciudad rinde culto a la disciplina femdom; y por ser esas “damas de talante autoritario” las que, en buen número de ocasiones, terminan siendo las receptoras de algunos de esos calificativos tan poco halagadores; voy a centrarme en su caso a sabiendas de que, mucho de cuanto voy a exponer, resulta igualmente aplicable al terreno de la dominación masculina.


Para desgranar este tema, quisiera comenzar echando mano del nutrido léxico con el que contamos en mi tierra para apropiarme de cierta palabra que sirve para describir a aquellas personas que, en su relación con los demás; incluso de entrada; muestran un marcado mal humor no exento de cierto despotismo. Se dice entonces de esas personas que son fosques; que, al castellano, podría traducirse como “hoscas” o “hurañas”, e incluso, si se quiere (recurriendo a ese vulgarismo ampliamente extendido, al menos en España) como “bordes”.

Como ya he apuntado al principio, es muy posible que muchas dóminas se ajusten a esa definición cuando nos referimos a la forma en que interactúan con algunos sumisos. Pero… ¿significa eso que todas ellas, sin excepción, presente un cuadro crónico de mal carácter? Además, si así fuera, cabría plantearse otra pregunta: ¿obedecería ese hábito a un rasgo innato en su naturaleza o sería, más bien, una reacción totalmente lógica ante determinados planteamientos? La primera opción es la más simplista, la más cómoda y, tal vez por ello, la más recurrente. La segunda, en cambio, deja al descubierto un buen número de variables que, con frecuencia, no son tenidas en cuenta.

Si existe un rasgo claramente diferenciador entra la dominación femenina y la masculina (obviedades físicas aparte) ese es, sin duda, el que viene determinado por la acusada desproporción entre “la oferta y la demanda”. Apelando a la fría estadística, existe un porcentaje relativamente reducido de Amas en contraposición al de sumisos aspirantes a verse sometidos. Sería interesante intentar dilucidar a qué obedece esta disparidad, pero, para no alejarme demasiado del objeto de este tema, mejor lo dejo guardado en la recámara a la espera de una ocasión más propicia. Sobre lo que quiero centrarme es en las consecuencias que ese déficit (o superávit, dependiendo del lado en que se esté) puede llegar a tener sobre la presencia de ánimo de tan solicitadas mentoras.

Lo primero que debería sopesarse es si todos esos “candidatos” a una entrega plena para con una mujer merecen ser calificados como “sumisos” en el más estricto sentido de la palabra. Como suele ocurrir con todo lo relacionado con el bdsm, también en esta coyuntura no faltan ocasiones en las que resulta bastante difícil separa el trigo de la paja. Sí que es cierto que muchos de los que se “autodenominan” sumisos, en el fondo, no resultan serlo tanto puesto que no están dispuestos a ceder el control de sus actos ni a ponerlo en manos de ninguna fémina. Que muestren un cierto interés por reproducir determinadas escenas de carácter femdom, no se traduce necesariamente en una verdadera motivación hacia un entrega profunda.


Con todo lo anterior no pretendo censurar a un determinado tipo de “inquietudes”; que cuentan con sus propios espacios y que resultan tan respetables como pudiera serlo cualquier otra; pero sí que quiero advertir (una vez más) de la conveniencia de llamar a las cosas por su nombre y de no intentar disfrazar nuestros verdaderos propósitos. Claudicar en  ese sentido sería tratar de engañar a los demás y; casi peor aún; pretender engañarnos a nosotros mismos.

El problema viene motivado, en parte, por la errónea y extendida creencia de que a las Amas, en general, les viene a dar igual casi todo y que; con tal de pasar algún que otro buen rato poniendo en práctica su rol; son capaces de plegarse a las fantasías de los que, “supuestamente”, se ofrecen a ser sus subordinados. Todo aquel que aborde este tema desde tan endeble premisa ya estaría cometiendo su primer error.

Vuelvo a repetir que, dentro de un ámbito de relaciones íntimas consensuadas, casi cualquier cosa es posible; pero, cuando nos referimos a las motivaciones que mueven a muchas damas a adoptar un perfil dominante, con bastante frecuencia, los tiros suelen ir en otra dirección. ¿Actitud o aptitud? Esa podría ser la pregunta del millón. Si la opinión de alguien que se defina como sumiso es que a las dóminas solo las mueve el deseo de adoptar una pose artificiosa y carente de cualquier tipo de profundidad; la verdad; puedo imaginarme con bastante precisión la enorme frustración que pueden llegar a padecer muchas Amas al verse; día tras día, contempladas bajo semejante prisma.


Ese podría ser un buen motivo para esa “fosquedad” que a veces se les imputa, pero, por otro lado, también hay que decir que no son pocos los “aspirantes a sumiso” que anhelan, precisamente, dar con una “instructora con malas pulgas”. Esto, que en muchos casos, no pasa de ser un mera fantasía; si es que se consigue llevar a la práctica; no suele ajustarse demasiado a las expectativas que se hubieran podido albergar en un principio. Culpar de ese hecho a todo un colectivo no pasa de ser una pataleta, en gran medida, carente de justificación. Es como si los responsables de generar un determinado tipo de demanda se vinieran a quejar, después, de que existiera la oferta.

En honor a la verdad, no hay que dejar de apuntar el sadismo, puro y duro, que algunas Amas imprimen en sus actos; pero (conviene recordarlo también) ese es, precisamente, el rasgo que define su rol y, si bien en esos casos se las podría achacar una crueldad desproporcionada y una total ausencia de empatía para con sus sometidos, lo cierto es que no faltarían las voces que se alzarían en defensa de ese “exceso de celo” como una clara muestra de “pureza” en su forma de entender la dominación femenina.


Como en todo, también aquí existen “casos y casos” y, por ese motivo, no debería caerse en la tentación de demonizar a todo un grupo. La D/s, en cualquiera de sus vertientes, conlleva sus riegos, pero, a la hora de criticar determinados comportamientos (y yo no digo que no existan motivos para hacerlo), siempre resulta mejor pararse a pensarlo primero sopesando las particularidades que cada situación pudiera manifestar. Esa es, sin duda, la mejor forma de encontrar soluciones o, al menos, el modo más coherente para evitar incurrir nuevamente en los mismos errores.


Un saludo para todos.


miércoles, 18 de junio de 2014

Sotto voce.


Entre las muchas cosas que convergen,
entre todos esos cruces de voluntades dispersas,
existe una que; a día de hoy; me sigue dejando perplejo
y, por mucho que la haya observado, jamás deja de asombrarme.

Cuando el silencio es palpable entre cómplices miradas;
cuando alientos contenidos adquieren formas tangibles;
cuando la luz se dibuja en el fondo de unos ojos
y el corazón se encabrita con una simple palabra.

Es el susurro al oído,
es la caricia robada,
es el torpe disimulo
y la pasión refrenada.
Es el clamor prisionero,
es la verdad encerrada,
es la imagen de un momento
donde los gestos declaman.

En esa calma impetuosa, donde se intuye tormenta,
se fundirán los amantes en cuanto salte una chispa.
Pero, entre tanto, como el eco distante de un trueno que la anuncia,
entre tanto, como digo, se fraguará “sotto voce”.






martes, 17 de junio de 2014

Pilares.


El encanto de la belleza radica en su misterio; si deshacemos la sutil trama que mantiene unidos a sus elementos, se desvanece toda su esencia.


Friedrich Schiller. (Escritor y dramaturgo alemán)


domingo, 15 de junio de 2014

Rincón relax.


Nuestro frenético ritmo de vida nos obliga a permanecer; de un modo casi constante; rodeados de ruido, señales cruzadas y, en definitiva, toda clase de  interferencias que, no solo nos aturden y desorientan en un plano más general, sino, también, impiden que podamos escucharnos a nosotros mismos.

Sin que en realidad lleguemos a perder nuestra identidad propia, en ocasiones, es como si cayéramos en una especie de “estado de shock” que nos anula en parte. Curiosamente, muchas veces, el remedio más adecuado para combatir este tipo de “dolencia” resulta ser el mismo que se aplica en muchos aparatos electrónicos: “desconexión”. No siempre contamos con la posibilidad de poder aplicar en nosotros mismos este tipo de terapia (por desgracia, eso es así)  aunque, ciertamente, no nos vendría mal poder contar con un botoncito de “reset”.


Como de momento la ciencia no ha logrado dotarnos de esa posibilidad, aquí os dejo este rinconcito que parece diseñado muy apropósito para el fin que nos ocupa. Poneros cómodos, despejad nuestras mentes y dejaros llevar por la serenidad que desprende el ambiente mientras escucháis el suave arrullo del agua sin pensar en nada más.


Un saludo para todos y mis deseos de que podáis disfrutar de cierta calma.


viernes, 13 de junio de 2014

Preparando las maletas.


Ya estamos en junio y…, algunos afortunados, puede que ya estén disfrutando de unas merecidas vacaciones cómodamente instalados en algún cálido y apacible destino. No obstante, para la gran mayoría, aún nos queda esperar un poco para poder dedicar nuestro tiempo al saludable arte de no hacer nada.

Para todos nosotros, que por el momento hemos de continuar al pie del cañón, desde la ludoteca quieren recordarnos algunas de esas cosas que conviene tener en cuenta antes de  iniciar cualquier tipo de aventura vacacional y que, por mucho que sean las mismas que nos repiten hasta la saciedad año tras año, no por ello está de más repasarlas un poquito.

 Elegir bien de antemano cual va a ser nuestro alojamiento una vez recalemos al lugar escogido para nuestro descanso constituye un hecho de vital importancia. No conviene creerse a pies juntillas todo lo que nos prometen determinadas “promociones” o gangas de más que dudoso cumplimiento. Así que…, ya sabéis. Si queréis evitaros sorpresas desagradables, antes de dar cualquier paso, cercioraros convenientemente.


También resulta muy recomendable procurar viajar siempre lo más “ligero” posible y no caer en esa tendencia tan extendida consistente en el acopio indiscriminado de todo tipo de “cachivaches”; con los que únicamente conseguimos engrosar inútilmente el  volumen de nuestros equipajes. Escoger con tiempo, y buen criterio, qué es aquello que no debemos olvidarnos resulta ser siempre la solución más razonable. ¿Qué es lo que os llevaríais vosotros? Pensadlo.


Luego habría que ocuparse de la cuestión de cómo empacar nuestras pertenecías de modo que no sufrieran el más mínimo deterioro durante su traslado. Aquellos elementos más delicados y susceptibles de sufrir algún perjuicio, merecen, sin duda, ser objeto de una atención más exhaustiva.


Si nuestro desplazamiento vamos a realizarlo en coche, varios consejos. El primero: nunca está de más pasarse antes por un taller de confianza y realizar un chequeo en profundidad a nuestro vehículo. Así evitaremos quedarnos tirados en una cuneta mientras esperamos la llegada de una grúa bajo un sol de justicia.


Si todo está bien, nada nos impide ya lanzarnos al asfalto y volar hacia nuestro ansiado destino. Pero cuidado, lo de “volar” es algo metafórico. Mucha prudencia con no exceder los límites de velocidad (por seguridad y para no ver menguado el contenido de nuestras carteras).


En ruta: prestar especial atención a todos los niveles y no esperar a repostar al último momento.


Evitar las distracciones (por muy gustosas que estas pudieran llegar a resultar).


Realizar paradas cada cierto tiempo (por aquello de estirar las piernas o lo que fuera menester).


Y…, finalmente; una vez alcanzado nuestro destino; relajarse y… disfrutar.


Bueno. Espero que todas recomendaciones os resulten de utilidad y que…, más pronto que tarde, tengáis la oportunidad de ponerlas en práctica.

Feliz fin de semana y…, lo dicho, que disfrutéis también de un feliz y placentero verano.


miércoles, 11 de junio de 2014

El interés saludable.


No existe ninguna cosa carente de interés, tan solo personas incapaces de interesarse.


Gilbert Keith Chesterton. (Escritor y periodista inglés)


martes, 10 de junio de 2014

Intrascendencia.


Imaginemos un mundo muy parecido a este nuestro;
impregnado por su mismos colores, olores…, sabores;
poblado por las mismas gentes que transitan nuestras calles
y regido por idénticas leyes físicas a las que, día tras día, nos plegamos.

Imaginemos que todo es igual excepto una cosa:
la insufrible opacidad que nos dicta la apariencia
y; aún a sabiendas del necesario protocolo que al vivir en sociedad se nos exige;
que se pudiera erradicar la vacía pretensión de poseer lo superfluo.

No digo ya que no existan parcelas donde disipar brevemente nuestros compromisos;
como si fueran las embajadas de exóticas y pintorescas naciones;
pero…,  de ahí a permitir que tales estadios se conviertan en un “TODO”
dista no solo un buen trecho, sino, más bien, un abismo.

Si pudiéramos desprendernos de todo cuanto hay de inútil y prescindible,
si no nos estuviéramos viendo constantemente abocados a abrazar la futilidad,
cuan sencillos se tornarían muchos de nuestros actos más cotidianos
y con qué facilidad descifraríamos las claves que, con tanta insistencia, se nos muestran.

En la lucha por ocupar el podio de lo irrelevante,
derrochamos nuestras energías en una competición absurda
que tan solo nos reporta una admiración contaminada por una malsana envidia
y donde el mérito es escaso por no decir que está ausente.

Construyamos ese mundo; paralelo si se quiere;
donde las normas se dicten en consonancia al presente
sin arrebatos insulsos ni deseos intrascendentes;
donde todos seamos uno y… cada uno diferente.


domingo, 8 de junio de 2014

Rincón de día..., rincón de noche.


Comienza la época en que las jornadas se alargan, las luces y las sombras se entremezclan y todo parece invitar a vivir con un extra de intensidad todo cuanto son capaces de aportarnos esos periodos de 24 horas en que fragmentamos nuestra existencia.

Sin demasiadas florituras; siempre y cuando tengamos la oportunidad de vernos ubicados en un entorno adecuado; podemos contar con la oportunidad de deleitarnos con los cambiantes matices que nos regala el movimiento de rotación de nuestro hogar planetario.

Mecidos por ese vaivén cósmico, nos es posible desplazarnos sin mover un solo músculo y…, mientras nos dejamos llevar por esa inercia invisible, aplicar nuestras capacidades motoras a otros menesteres más agradecidos. Después; una vez que nuestras apetencias se hayan visto satisfechas; siempre podremos elevar nuestra mirada al cielo y constatar todo el camino que hemos sido capaces de recorrer de un modo tan plácido y sin haber  tenido necesidad alguna de apresurarnos lo más mínimo.


Feliz domingo a todos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...