Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

jueves, 4 de febrero de 2016

"Nut Qarás".





Hoy, como todas las madrugadas del jueves previo al martes de carnaval, en la región de “Lemara” se cumple de forma irrenunciable con una antiquísima y curiosa tradición conocida como “Nut Qarás” (algo así a “Noche de Acechanzas”)  en la que verdaderas partidas de “domias” salen (literalmente) a la caza del hombre.

En esta fecha concreta; entre la puesta y la salida del sol; no resulta prudente para ningún varón abandonar la seguridad que le confiere su lugar de residencia si no quiere verse sometido a los más retorcidos y humillantes caprichos que pudiera concebir una mente femenina.

Sucede, no obstante que…, aquellos siervos que en el último año hubieran cometido una falta significativamente grave se ven expulsados durante tan aciago lapso de tiempo de la morada de sus “aposentadoras” y abandonados a su suerte a modo de expiación.

De su fortuna y su habilidad para ocultarse dependerá, en buena medida, que alcancen a vislumbrara el amanecer sin haber sido aprendidos (con lo cual su error quedará olvidado y su posible pena conmutada). Pero eso no sucede con frecuencia y lo más probable es que acaben siendo cobrados como piezas, exhibidos como trofeos y tengan que hacer frente a una ignominiosa penitencia.



2 comentarios:

  1. Seguro que las torturas y caprichos varios seran duros para expiar esas faltas,pero nada comparable con el pesar que debe albergar por la propia falta cometida, la cual le aleja de quien sirve y ama, pesar que solo sana con el perdon de su Ama y tras demostrarse a si mismo que eso jamás volverá a repetirse...

    Yo sigo teniendo fallos imperdonables, aunque no sea yo la que deba decirlo, y por ello, guardo mi propia exigencia y me expongo unicamente a Tu juicio.

    Besines dulces
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... de tus faltas se habrá de derivar tu propia expiación. Expiación dolorosa, sentida y personal, marcada en tus carnes y en tu alma; pero, ante todo, expiación sanadora si constituye un antídoto ante los errores cometidos.

      Un beso y un azote, mi dulce y "abrumada" sierva.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...