Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 30 de septiembre de 2016

In the forest.





Como ya dejaba apuntado el pasado domingo en el espacio reservado a nuestros “rincones”, el cambio de estación parece traer consigo; también; la adopción de otro tipo de hábitos. Esto viene siendo así desde tiempos inmemoriales, cuando la virtud de la adaptación resultaba ineludible en pos de la propia supervivencia. Herramientas y todo tipo de recursos tecnológicos han permitido al ser humano ir reduciendo paulatinamente esa necesidad de “reinicio” constante en función a los ciclos naturales. Pese a ello, seguimos viéndonos influenciados de un modo bastante significativo por las variaciones ambientales que experimenta nuestro entorno.




Para los qarpadios sólo existen dos maneras de enfrentarse a esa insorteable tesitura: asumirla con estoicismo, aceptándola sin más, o…; siendo un poco previsores; buscar la forma de sacarle partido en lugar de limitarse a padecerla (ni que decir tiene que su tendencia mayoritaria consiste en decantarse por la segunda de estas alternativas).




Cuando concluye el verano, se produce en Qarpadia un hecho ciertamente clarificador en este sentido. Lejos de lamentarse por la inevitable conclusión del estío; y la inexorable (aunque momentánea) pérdida de las ventajas que reporta; una suerte de sentimiento bucólico parece adueñarse de todos cuantos pueblan estos confines y; como deseosos de no perderse ni uno solo de esos cambiantes matices que vienen a poblar la presente estación; se lanzan, siempre en la medida de sus posibilidades, a disfrutar del momento en aquellos parajes que, en su opinión, mejor se prestan a ello.




A esas “escapadas”, dirigidas a no perder la simbiosis con el presente, vienen a sumarse con relativa frecuencia proyectos para el futuro que son fruto de la introspección que deriva de alejarse un tanto del núcleo de los acontecimientos; de dar un paso atrás con el fin de ampliar la perspectiva.




Para cuando se sumergen en esta especie de “retiros otoñales”, cuentan con unos excelentes enclaves que…, además de no desvirtuar en modo alguno la naturaleza del escenario en el cual están enmarcados, potencian, más si cabe, la esencia del lugar y del instante.




Parece, esta costumbre, una oportunidad inmejorable para…; entre otras cosas; desprenderse de esas “toxinas mentales” que, muy a nuestro pesar, tendemos a ir acumulando. Es por ello que me he decidido a contrastar la experiencia para comprobar por mi mismo hasta qué punto puede resultar tan “reveladora y terapéutica” como se me ha venido exponiendo.




miércoles, 28 de septiembre de 2016

De carácter intransferible.





¿Cuántos se preguntan las razones?
¿Cuántos aventuran un sentido?
¿Cuántos intentan ver un reflejo
de sus gustos y objetivos?

¿Cuántos acuden, al punto,
a cincelar coletillas
como mirones furtivos
desde atalayas secretas?

¿Cuántos juzgan; ignorantes,
sin conocer los motivos;
aquello que no perciben
reclamando descubrirlo?

¿Cuántos, en fin, se dispersan
presuponiendo en su limbo,
argumentando sospechas
sin arriesgarse a vivirlo?

Nosotros no pretendemos
su aprobación o su auxilio;
ya sabemos dónde estamos
y el porqué nos gusta el sitio.




martes, 27 de septiembre de 2016

La eterna pesquisa.





Sabios son aquellos que buscan la sabiduría; en cambio…, son necios aquellos que pretenden haberla encontrado.



Napoleón Bonaparte. (Militar y estadista francés)




domingo, 25 de septiembre de 2016

Rincón manigua.




Con el otoño ya instalado oficialmente entre nosotros, no son pocos los que buscan sumergirse en ese ambiente tan propio de estas fechas, imbuidos por la esencia de un entorno adecuado.

El rincón de esta semana viene que ni pintado para todos aquellos que aspiran a recrearse con ese peculiar estado de cosas que principian a acontecer cuando septiembre llega a su fin. Así que, si resulta de vuestro agrado, aquí os lo dejo como botón de muestra para que ayude a inspiraros esos sentimientos propios del momento.


Que disfrutéis todos de una feliz y “armónica” jornada de domingo.


miércoles, 21 de septiembre de 2016

Evanescencia.





Existencias disipadas
nutridas en lo superfluo;
sin trascendencia ninguna
más allá de lo inmediato;
ilustran la enciclopedia
de los saberes baldíos
aspirando a convertirse
en ilustres referencias.

Mecenas de lo vacío,
conferenciantes del bulo,
aduladores perpetuos
de una cómoda inconstancia,
surgen a bote pronto
en un terreno abonado
por los detritos que vierte
una deidad correosa.

Aspirantes bien sobrados
de arrogancia y de soberbia
que se visten con el humo
que desdibuja su trazo
para así…, cuando se tercie,
desdecirse sin problema
disfrazando sus miserias
como virtudes de santo.

Todos ellos… marionetas;
inermes peleles de trapo;
manejados al antojo
de unos entes invisibles
que determinan las pautas
de sus cambiantes criterios
y ponen voz al embuste
que vomitan sin descanso.




martes, 20 de septiembre de 2016

Disparidad analítica.





El mundo es un rompecabezas en el que cada cual coloca las piezas a su manera.


David Viscott. (Psiquiatra y escritor norteamericano)



domingo, 18 de septiembre de 2016

Rincón campestre.





Para no abandonar el aire bucólico que impregna muchas de las actividades que se viene desarrollando durante estos  días, he querido traeros este sencillo espacio donde poder refrescarse y reponer algo las fuerzas. Esto resulta válido para estas jornadas marcadas por la  recolección de muchos de los frutos del campo; pero, también, para otros momentos más… “desenfadados” y propicios a otro tipo de cometidos.


Que disfrutéis todos de una feliz y “rústica” jornada de domingo.


viernes, 16 de septiembre de 2016

Bocados de entretiempo.





Mi regreso a los contornos qarpadios ha venido a coincidir en el tiempo (felizmente, en mi opinión) con una de esas celebraciones tan particulares que imprimen un estilo distintivo al folclore local.




No se trata de un acontecimiento que se vea demasiado constreñido por la inflexible exactitud del calendario, por lo que “la phiga” (como así se ha dado en llamar) puede variar levemente su duración y ubicación temporal en función a aspectos geográficos y climatológicos; pues, la excusa empleada para dar pie a este evento es la recolección del fruto de la higuera, y es el punto de maduración del mismo lo que viene a propiciar el momento en que este festejo se produce.




Esta conmemoración tiene; como es de suponer; un claro componente gastronómico, pero a muchos no os pasará desapercibido el “simbolismo” que…, este alimento en concreto, lleva aparejado y que; como si la intención fuera precisamente la de hacer más palpable aún este hecho; en estos días suele predisponer a que se escuche, de manera un tanto reiterada, una sugerente coletilla: “si no lo tomas del árbol… puedes buscarlo debajo”, lo cual; ni que decir tiene, resulta muy del agrado de un buen número de damas.





miércoles, 14 de septiembre de 2016

Trascendiendo lo visible.






En la traslúcida quietud,
enhebrada de intenciones,
se consigue distinguir
el tono de muchas cosas
que vemos sin ser palpables
entre cortinas señuelo.

Retinas que desentrañan
lo que hay de bueno y de malo
en el casual laberinto
de las pasiones mundanas.

Oportuna coincidencia
que nos remite al principio
de todo cuanto nos arma,
como figuras que somos,
mientras otorga los tantos
en un tablero de enigmas.



martes, 13 de septiembre de 2016

Cautividad voluntaria, independencia electiva.





Las cadenas solamente atan las manos, es la mente lo que hace al ser humano libre o esclavo.


Franz Grillpazer. (Escritor y dramaturgo austriaco)



domingo, 11 de septiembre de 2016

Rincón de a bordo.





Como ya comentaba hace un par de días, he vuelto a reintégrame a la cotidianidad qarpadia tras un breve periodo de desconexión. Durante mi regreso (y esta es una de las múltiples ventajas que reporta el hecho de haber sido aceptado en el seno de tan escogida sociedad) he tenido la oportunidad de desplazarme en un medio de trasporte que; en condiciones normales; no se suele emplear con demasiada frecuencia.

Cuando no existen urgencias que obliguen a viajar apresuradamente, uno puede deleitarse con la experiencia de “migrar” sin más y detenerse en los pequeños placeres que esto reporta. Si, además, se cuenta con la posibilidad de tener a nuestra disposición un vehículo que parece haber sido diseñado a tal efecto… que más se puede pedir.

Dicen que “la ocasión la pintan calva”, así que no seáis demasiado duros conmigo por no haber querido desaprovechar la ocasión cuando, esta, se me ha presentado.

Que disfrutéis todos de una feliz y “mecida” jornada de domingo.



viernes, 9 de septiembre de 2016

Sin enseñar demasiado.





Muchos de vosotros ya habréis notado que…, durante las últimas semanas, he permanecido un tanto alejado de estos lugares. Lo cierto es que he querido aprovechar buena parte del estío para retornar de forma momentánea a la tierra que me vio nacer y compartir algo de tiempo con los míos sin estar pendiente del reloj o, por así decirlo, de compromisos de índole más profesional.

Reencontrarme con aquellos que son depositarios de mi más grande estima, y que cuentan con un lugar de privilegio en mi corazón, ha supuesto para mí toda una inyección de energía tras haber pasado más de un año alejado de ellos. Pero…, al margen de esta circunstancia, he de reconocer que no han faltado momentos en los que me he sentido incómodo; y hasta diría que asqueado; al ser nuevamente consciente de determinadas “pautas sociales” de las que ya había comenzado a olvidarme.

Desde mi llegada a Qarpadia, siempre he tenido muy claro que…, de protagonizar una estancia prolongada en el interior de sus fronteras, terminaría viendo afectada mi visión de las cosas; pero lo que jamás llegué a imaginarme es que esto fuera a sucederme de una forma tan veloz y profunda. Observo muchos de los hábitos que…, no hace tanto, asumía como normales y, actualmente, se me antojan absurdos. Mucho de lo que antaño toleraba, de mejor o peor grado, hoy me resulta totalmente inaceptable.




Es ahora cuando comprendo los ingentes esfuerzos que los qarpadios aplican a desvincularse de muchos de esos condicionamientos “de cara a la galería” que imperan en buena parte del orbe y; así mismo (haciendo buena la frase que se atribuye al poeta romano Ovidio en la que dice: “Vive mejor aquel que aprende a vivir en la sombra”); la firme convicción que les lleva a mantener su propia existencia rodeada por un ambiguo halo de misterio.

Todo esto lo voy pensando mientras recorro el camino de vuelta a mi patria de adopción; con la cual me voy sintiendo más identificado a cada día que pasa; firmemente convencido de la validez de esa filosofía que se promueve en su seno y que consiste en observar los acontecimientos ajenos desde una cierta distancia, extrayendo de ellos las enseñanzas pertinentes pero sin dejar que nos condicionen más allá de lo estrictamente necesario.




miércoles, 7 de septiembre de 2016

Tránsitos.





Interludio momentáneo
donde implosionan las horas
por influencia reactiva
de un sentido ambivalente,
mientras se juzgan vivencias
frente al espejo desnudo
con el auxilio oportuno
de un trasfondo en movimiento.

Es partida y es regreso,
cosidos ambos a un hilo,
que establecen como pauta
certeza en lo indefinido
y…, aunque el instante se esfume,
se cristaliza en el alma
de ese cuerpo que se mueve
mientras la mente se escapa.


martes, 6 de septiembre de 2016

Malas lenguas.





Glorificación de la ignorancia, interesado provecho, venta de ira y resentimiento como mera fórmula de distracción.


John Verdon. (Escritor norteamericano)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...