Embajadas.

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 29 de noviembre de 2013

Clubbers tour.


Por lo que se deduce en virtud a lo que, visualmente, podemos constatar; no parece que nuestros infatigables amigos de la ludoteca hayan estado muy por la labor de desarrollar algún nuevo entretenimiento o se hayan devanado excesivamente los sesos para confeccionar su propuesta de este fin de semana.

Ellos; como no podría ser de otro modo; lo niegan rotundamente y esgrimen en su defensa que su pretensión al recomendarnos una “saludable “noche de fiesta en alguna de esas discotecas “chic” que pueblan las grandes urbes viene motivada por un loable interés por conocer y comprender alguno de los aspectos más reseñables de la cultura nocturna. ¿A qué obedecen ciertos hábitos de baile? ¿Cuáles son los motivos de sus señas de identidad? ¿Qué objetivos persigue?


Yo no creo que haya que dar tantas excusas para irse de marcha y si lo que quieren es pegarse un buena juerga, por mí, estupendo; pero que no crean que el plan les va a salir tal y como ellos piensan. Ya los conocemos lo suficiente y sabemos que lo que tiene en mente no va a coincidir demasiado con aquello que tratan de vendernos.


No obstante, tanto a ellos, como a todos cuantos tengáis en mente secundarlos, mucha suerte en vuestras correrías nocturnas.

Feliz y movido finde para todos.


jueves, 28 de noviembre de 2013

Vistiendo al lado femenino (Feminización I).


Es muy posible que muchos de vosotros, al leer el título que encabeza esta entrada; os estéis preguntando: ¿a santo de qué se mete este hombre en estos berenjenales? Pues bien. Como alguno de vosotros ya sabe, siempre he reconocido que esta ciudad adolecía de cierta pluralidad temática en cuanto a tendencias bdsm se refiere; si bien es cierto que, en este último año, he realizado algún que otro “tímido” intento de cara a paliar esta situación. He de admitir, no obstante, que ciertos temas no reciben por mi parte la misma atención ni son objeto de la misma cobertura que otro tipo de cuestiones más centradas en la dominación masculina. Esta circunstancia, como comprenderéis, viene motivada, en gran medida, por la prudencia, pues resulta un tanto arriesgado emitir opiniones sobre algo cuando no se tiene un conocimiento profundo de los pormenores que pudieran influir  en su desarrollo. Es por esa razón que…; para esta nueva y un tanto temeraria iniciativa; solicito amablemente la colaboración de todas aquellas damas versadas en las artes dominadoras que estén interesadas en arrojar alguna luz sobre este asunto. De todos modos, tampoco es mi intención profundizar en exceso en las motivaciones que pudieran existir a la hora de realizar esta práctica (quién lo deseé puede obtener sobrada información al respecto en infinidad de sitios web). De todas formas, tal y como veréis a continuación, incluso dándole un enfoque muy genérico, el tema tiene bastante miga; por lo que…, para que este post no resulte demasiado tedioso, he decidido fraccionarlo y ofrecéroslo en dos entregas. Pero basta ya de tanta introducción y empecemos.


La feminización; o “sissificación”, como la denominan los más entendidos; consiste, básicamente, en dotar al hombre de una apariencia femenina. En esto, como en casi todo, existen diferentes grados y diversas formas de llevarlo a la práctica. Pero, ante todo, conviene dejar claro desde el principio que la feminización no debe de ser tratada como un mero acto de travestismo. Cuando se lleva a cabo dentro del ámbito femdom suele estar regido por una serie de condicionantes que trascienden esa faceta estética. No obstante, al ser este; a priori, su aspecto más llamativo, comenzaremos por él para ir entrando en materia y dejaremos el resto para una segunda parte.


A veces, la feminización aplicada sobre un sumiso, no necesita de grandes artificios ni, tampoco, resultar evidente a ojos de los demás para cumplir con su función. La obligación en un hombre de emplear ropa interior femenina de forma habitual ya constituye una forma de feminización; sencilla y socialmente inocua si se quiere; pero que repercute de forma constante sobre el sentimiento sumiso del varón.


Después (disculpadme si esta especie de clasificación no se ajusta demasiado a la realidad) estarían las escenas de carácter íntimo donde el sumiso ya se ve inducido a transformar su apariencia externa. También en esto podemos encontrarnos con diferentes niveles de implantación que pueden ir desde una caracterización burda y más bien ridícula (orientada a obtener un sentimiento de vergüenza y bochorno en el sumiso) hasta una verdadera metamorfosis en la que, en un primer golpe de vista, resulte complicado determinar el verdadero sexo del sujeto (sobre todo cuando este cuente con un físico y una constitución andrógina que permita acentuar aún más esa indefinición).


Pero, ropa, maquillaje o pelucas, no son los únicos elementos al servicio de este tipo de práctica. En determinados ambientes fetish la feminización también puede verse ligada con un efecto de “cosificación” donde el sumiso adquiere una apariencia de mujer (recurriendo en ocasiones a elementos protésicos) pero donde se le dota a un mismo tiempo de un aspecto artificial; casi de maniquí; mediante el uso de máscaras que los hagan impersonales y anulen los rasgos de expresividad que pudieran desprenderse de sus rostros. Dicho de otro modo: sumisos convertidos en objetos de forma literal.


Para ir acabando ya con este apartado referente a “la cuestión indumentaria”, decir que; a pesar de que estemos hablando de una tendencia imbuida de un cierto carácter marginal; en algunas ciudades ya se pueden encontrar establecimientos especializados en la venta de ropa y complementos de corte femenino aunque orientados hacia una clientela masculina. Se trata de prendas de estilo formal; y, por lo tanto, que no están confeccionadas específicamente para su uso dentro del ámbito bdsm; pero el hecho de que existan ya da una idea del alcance que podría llegar a tener este concepto del que estamos hablando.


Por hoy, vamos a dejarlo aquí. El próximo jueves me ocuparé de otros aspectos ligados a esta práctica que, posiblemente, no resulten tan evidentes a simple vista, pero que, sin duda, resultaran bastante chocantes para todos aquellos que los desconozcan.

Un saludo para todos.


Continua en...


miércoles, 27 de noviembre de 2013

Sobre los desafios.


El arte de vencer las grandes dificultades se adquiere y ha de ser cultivado afrontando las pequeñas.

Cristina Trivulzio di Belgioioso. (Escritora italiana)



martes, 26 de noviembre de 2013

En llamas.


Ya lanzan sus dardos los vientos del norte,
emisarios invisibles de una gélida estación,
y, al abrigo del hogar de palpitantes reflejos,
surgen de nuevo las luces.

Crepitar inconfundible
que me transporta al pasado,
sugiriendo mil escenas
entre tórridos compases.

Todo lo fragua ese fuego
contenido en nuestros cuerpos
que junto al llar se iluminan
adquiriendo nuevos tonos.

Implosionan los afectos
entre estas cuatro paredes;
que no siempre son las mismas
aunque, a veces, lo parece;
y sin que apenas se aprecie,
pues brota sobrevenido,
puede sentirse un latido
confeccionando emociones.

Llega el deseo incendiario
y a su influjo nos somete.
Mientras diluvia ahí afuera…
aquí adentro todo prende.

Estío condicionado a alimentar esta lumbre,
a que no muera el rescoldo, a que estén vivas las brasas
entre estas pieles fundidas que, en esta hoguera, son una
y que tienen la fortuna de sentirse acrisoladas.

Venga el invierno inclemente
y traiga su voz helada,
cubriendo el cielo de nubes,
dejando tierras nevadas.
Que nos done sus rigores
como si fueran presentes,
pues no habrá porqué temerlos
frente a estas llamas doradas.


domingo, 24 de noviembre de 2013

... y el domingo a misa.


A estas alturas, muchos de vosotros ya estaréis al corriente del revuelo que se ha levantado en torno al que pudiera ser el mayor éxito editorial que haya generado el catolicismo (muchos dirían que ese honor le corresponde a La Biblia pero, como en ella convergen casi todas las ramas del cristianismo, no me parecía oportuno dar a esta obra ese toque de exclusividad). Me estoy refiriendo; como seguro que muchos ya habréis adivinado; al, ya bestseller, “Cásate y se sumisa” de la autora italiana Constanza Miriano.

Editada en España por la editorial Nuevo Inicio; dependiente del arzobispado de Granada; ha supuesto todo un revulsivo tanto para los defensores como para los detractores de ciertas ortodoxias eclesiásticas. Conocemos sobradamente los postulados que se propugnan, desde hace mucho tiempo, por parte de un importante núcleo de nuestro clero hispánico; (núcleo con bastante influencia, todo hay que decirlo) y sabemos, también, que no van a cambiar de opinión ni de forma de actuar de un día para otro. Es por ese motivo que no pienso entrar a debatir sobre cuestiones de fe o ideológicas, pues todas las opciones son respetables en tanto se practiquen desde la tolerancia. Tampoco voy a defender ni a censurar el criterio de todos aquellos que; a título individual o formando parte de un colectivo; se hayan sentido agraviados por la publicación de este libro ya que, en justicia, pueden hacerlo, pero recordando siempre que no están obligados a adherirse a esas conductas hacia las que manifiestan tan evidentes muestras de repulsa. Ni tan siquiera me voy a adentrar en el contenido de la publicación en sí, ni en las motivaciones que haya podido tener la autora en el momento de escribirlo, pues, como cualquier otra persona, tiene perfecto derecho a expresarse. Lo que, en cambio, sí que voy a hacer; como en alguna ocasión anterior; es…, más que definir una línea de pensamiento, plantear una serie de preguntas que, sin duda, a muchos les parecerán irrelevantes pero que, a mí, me tienen bastante confundido. ¿Comenzamos?


En primer lugar… ¿Por qué ese título y no otro? Desde muchos círculos de la propia iglesia ya  se había puesto en tela de juicio la idoneidad de emplear ese término concreto, “sumisa”, creo que por razones evidentes. Y…, aunque bien es verdad que se trata de una traducción literal de la palabra que aparece en la versión original, “sottomessa”, ¿por qué ha sido este y no otro el vocablo finalmente escogido? Si excusáramos a los responsables de dar su visto bueno a tal elección argumentando que, dada su condición de religiosos, no tiene por qué estar al tanto de determinadas cuestiones mundanas, cabría preguntarse… ¿cómo  esperan, entonces, ejercer convenientemente su ministerio? Y…, si por el contrario, eran conscientes de la amplísima variedad de connotaciones que en la actualidad tiene ese término… ¿qué están tratando de decirnos al haberse decantado, finalmente, por él?


Aquellos que me conocéis un poco sabéis que tiendo a ser un tanto mal pensado, pero no creáis que esto me sucede por tener una mentalidad “excesivamente”  negativa, simplemente, no creo en las casualidades. Veo el boom que está experimentando todo lo relacionado con el bdsm, el enorme éxito que ha cosechado (y sigue haciendo) el fenómeno “Cincuenta Sombras”, y todo ello unido a la proximidad de las fechas navideñas; donde se disparan las ventas de determinados productos. Con esta carta de presentación, los acontecimientos que han ido ligados a la presentación en sociedad del libro de Constanza Miriano, se me antojan como una operación de marketing magistralmente orquestada. ¿Coincidencia? Podría ser, pero, como he dicho, en casos como este, mi tendencia natural me lleva a desconfiar. No obstante, no tendremos que esperar mucho para salir de dudas. Solo habrá que esperar un poquito a que librerías y grandes superficies se engalanen con esas lucecitas de colores parpadeantes y ver si, en su interior, en lugar bien visible y destacado, aparecen juntas la saga del inefable Grey y esta nueva obra que tanta polémica está generando. Entonces ya no habrá dudas y podrá decirse aquello de… “Al Cesar lo que es del Cesar…”


Un saludo para todos.


sábado, 23 de noviembre de 2013

Fuentes de inspiración.


Nada sucede a menos que primero sea un sueño.


Carl Sandburg. (Poeta, novelista e historiador norteamericano)


viernes, 22 de noviembre de 2013

En forma todo el año.


Me está empezando a dar la impresión que, todo aquello que tiene que ver con la actividad físico-deportiva, resulta ser un tema recurrente para la gente de la ludoteca. No sé si este interés vendrá motivado por un sincero afán de establecer unos hábitos saludables (como, por ejemplo, reducir nuestros niveles de colesterol) o responderá, por el contrario, a propósitos mucho menos loables.  Yo; diréis que soy un mal pensado; me inclino por esto último. Lo cierto es que, viendo la actitud que estos “personajillos” suelen mostrar consigo mismos, mejor se ocupaban de poner en práctica sus propios consejos en lugar de ir aleccionando a los demás. Pero este es su espacio y, para bien o para mal, tienen todo el derecho del mundo a presentar sus propuestas y manifestar su parecer. Otra cosa es que, después, yo haga otro tanto. Pero basta ya de tanto rodeo y vayamos al grano.

Lo que nos han preparado para esta semana vendría a ser; a ver…., cómo lo explico; una especie de “tabla de ejercicios de mantenimiento aeróbicos-naturistas”. Una definición un tanto rebuscada, me hago cargo, pero… ¿cómo llamaríais vosotros a la extraña combinación de elementos que nos sugieren? Dicen que es el mejor momento del año para atender algunas de las necesidades de nuestro cuerpo, sobre todo teniendo en cuenta los posibles excesos navideños que ya están acechando a la vuelta de la esquina. Esto podría tener su punto de verdad, pero continuemos. Para poder realizar correctamente un entrenamiento tan específico como este que han confeccionado, no es necesario recurrir al empleo de prendas deportivas de última generación, al contrario. Afirman que la clave de su técnica reside en la transpiración y, por ende, cuanto más natural resulte esta… mejor. Así que… nada de tejidos  diseñados mediante complejas tecnologías ni zarandajas por el estilo; ¡¡a hacer gimnasia en pelota picada!!


También han apuntado que, en principio; y aquí es cuando la cosa empieza a rechinar un poco; los ejercicios que han estado desarrollando, irían destinados a un público básicamente femenino, pues; entienden; es el que genera una mayor demanda de este tipo de actividades (…, claro, claro). Pero…, no os lo perdáis que ahora viene lo mejor. Como, según afirman, este nuevo método de entrenamiento conlleva una cierta dificultad, recomiendan que, sobre todo al principio, aquellas que estéis interesadas en practicarlo, lo hagáis bajo su supervisión directa. Aseguran que este es el único modo de garantizar una mejora en la condición física y la obtención de una mayor elasticidad y tono muscular. Bueno, ahí, que cada cual escoja en conciencia; yo no voy a entorpecer, ni tampoco a promover, decisiones en uno u otro sentido. Ahora bien. Si de lo que se trata es de obtener una apariencia tipo, existen métodos más directos e inmediatos que no requieren entrenamiento alguno y que permiten modelar el aspecto aunque sea haciendo un poquito de trampa. Yo solo lo dejo caer…


Ya sabéis. Si, finalmente, aceptáis la oferta lúdica de esta semana, tendréis que sudar (y no la camiseta precisamente), por lo que sugiero que las candidatas a presentarse voluntarias a esta nueva iniciativa se conciencien en profundidad antes de dar el paso.



Que tengáis un feliz y tonificante finde en todos los sentidos.


martes, 19 de noviembre de 2013

San Crispín.


En este martes 19 de noviembre de 2013; en apenas unas horas; se conmemorarán los tres años exactos del nacimiento de esta ciudad.

Poco me imaginaba yo en aquellos comienzos que, una urbe tan modesta y de tan escasas aspiraciones, pudiera ver cumplido su primer trienio con algún que otro atisbo de vitalidad y un futuro ilusionante sin excesivas pretensiones. Poco a poco, sus barrios y calles han ido cobrando identidad y; en cierto sentido; ese ha sido para mí su aspecto más destacado en estos últimos doce meses. La ciudad comienza a mostrar un cierto grado de autonomía; ya no es tanto “mi” como “nuestra” ciudad (aunque, eso sí, sus habitantes estemos demostrando ser de pocas palabras).

Bromas aparte, quisiera compartir la celebración de este día con todos vosotros puesto que tenéis parte de la culpa y casi todo el mérito de que las luces que pueblan este lugar se enciendan noche tras noche.

No voy a prometeros nada para esta nueva etapa que a punto está de comenzar (si algo he aprendido en este tiempo es a no adelantar demasiado los acontecimientos); con las únicas salvedades de permanecer fiel a la tónica que; casi sin darnos cuenta; se ha ido estableciendo y de retomar en cuanto sea posible alguno de esos proyectos que, ahora mismo, permanecen en dique seco.


Disfrutad, pues, de este día de San Crispín, mis queridos amigos, e intentad no daros demasiado a los excesos. Yo, por mi parte, voy a buscar un lugar tranquilo donde poder observar el desarrollo de los acontecimientos festivos con tranquilidad y en buena compañía.


 Muchísimas gracias a todos.


domingo, 17 de noviembre de 2013

Por una buena razón.


El sexo es una de las nueve razones que existen para reencarnarse…, las ocho restantes carecen de importancia.


Henry Miller. (Escritor norteamericano)


¿Sumisa o rebelde?




sábado, 16 de noviembre de 2013

Tálamo.


Reducto a cubierto del mundo y sus trampas,
abrigo acolchado que incita a placeres,
islote de orillas que invitan al juego
y al arte prohibido de adultos quehaceres.

Lugar que es la puerta del séptimo cielo
por donde transitan los cuerpos solaces,
que inspira al instinto escenas perversas
y funde en su fuego verdades dispares.

¿De cuántos recursos dispone en su empeño
por darle salida a impulsos salvajes?
¿A cuántos sentidos despierta del sueño
y dota de vida con formas palpables?

Jamás hubo invento más digno de elogio;
ni rueda, ni imprenta, ni aceros tenaces;
donde se deslicen tantas confidencias
y sirva, a menudo, para hacer las paces.

A él le debemos muchísimas cosas
que brotan de manos de tiernos amantes,
como es la dulzura de un cálido beso
que viene ofrecido después de acostarse.

Te rindo homenaje por ser tan sublime
y dar esa chispa, a veces, tan clave,
mostrando un fin cierto a cuanto, escondido,
responde a ese influjo que, a bien, tú compartes.



viernes, 15 de noviembre de 2013

Lecciones de música.


Como en cierta ocasión dijo el gran Luciano Pavarotti: “Intentar aprender sobre música leyendo únicamente libros teóricos sería como pretender hacer el amor por correo”. En algo así debían de estar pensando esta semana los integrantes de la ludoteca a tenor de la propuesta que, en esta ocasión, han decidido ofrecernos.

Ahora que en este hemisferio la luz de los días se va tornando más y más mortecina, que las nubes preñadas de lluvia migran de nuevo a estas latitudes y las noches comienza a sentirse frías y lánguidas, todo parece invitar a recogerse y dedicarse a alguna actividad que, aun siendo instructiva a la par que entretenida, pueda realizarse al abrigo de las inclemencias climatológicas.

La música siempre ha constituido un estímulo para la mente y permite confeccionar un amplio abanico de paisajes sonoros, independientemente de la estación en que nos encontremos. Así es como nuestros amigos de la “ludo” se han puesto manos a la obra lanzándose  a descubrir qué tipo de armonías son capaces de crear; aunque, claro, siempre bajo esa óptica tan particular a la que ya nos tiene acostumbrados (¿Quién sabe? Tal vez estén a las puestas de dar a conocer un nuevo estilo musical).


Sin duda que cada cual tendrá sus preferencias en el momento de escoger un determinado instrumento para iniciarse en este oficio tan creativo y gratificante.  En tal sentido, cuando me han preguntado por cuál de ellos me decantaría yo de aceptar su desafío…, bueno, la patria chica de cada uno siempre está presente y ejerce su influencia en infinidad de cuestiones, así que, en el momento de responder, de mis labios ha surgido instintivamente una única palabra: “gaita”. Esto, en un primer momento, pareció dejarles un tanto descolocados, pero al cabo de unos instantes ya hallaron el modo de llevárselo a su terreno y de dar un nuevo significado a la expresión: “templando gaitas”.


Queda en vuestras manos seguir su ejemplo o tomar partido por formas más convencionales de dar salida a vuestras inquietudes melódicas.

Que tengáis todos un feliz y acompasado finde.



miércoles, 13 de noviembre de 2013

Divagaciones parciales sobre la complejidad masculina.


Son muchos los tópicos con los que; a lo largo de la historia; se ha ido jalonando la no siempre fácil convivencia entre hombres y mujeres. No es  mi intención ponerme a enumerarlos aquí uno por uno pues darían para escribir, más que un libro, una enciclopedia. Podría decirse que, en su gran mayoría, aunque sí que pudieran tener una cierta base, tienden a ser notablemente exagerados con el fin de ridiculizar o dejar en mal lugar a aquel sexo hacia el que vayan dirigidos. La cuestión sobre la que quiero hacer hincapié en este post tiene mucho que ver con esos tópicos, aunque, claro está, no sirva para desmontarlos ni, tampoco, para darles una justificación.

Lo que hoy me gustaría exponeros es la extraña dualidad que existe sobre un aspecto que, a los hombres, se nos reclama con enorme insistencia, pero que, por otro lado, suele generar un cierto rechazo cuando, a la postre, hacemos gala de él. Me estoy refiriendo a la “sensibilidad”.

Muchas veces se nos acusa de permanecer impasibles ante situaciones, digamos…, “delicadas” (y no digo que no haya momentos en los que nuestro comportamiento pudiera ser interpretado de esa manera), pero, si nos paramos a pensarlo un poquito, veremos que no se trata de algo que le suceda en exclusiva al género masculino. Partiendo de la base de que cada persona es diferente y que son muchos los aspectos que pesan a la hora de modelar una determinada conducta; ponerse a generalizar; así, por las buenas; constituye un ejercicio de razonamiento bastante arriesgado. No obstante, sí que es cierto que los hombres tendemos a seguir una línea de pensamiento…, no diré que más sencilla que la de las mujeres, pero sí más lineal (tal vez de ahí surja la extendida creencia de que solo somos capaces de estar haciendo una cosa de cada vez, cuando la realidad sería, más bien, que; en la medida de lo posible; esa es la forma de actuar que nos parece más “razonable”). Con todo y con eso, tampoco nos libramos de darles mil y una vueltas a aquellos asuntos que nos causas algún tipo de preocupación.


Pero ya me estoy desviando del tema. “Sensibilidad”, esa y no otra es la motivación que ha inspirado esta entrada. Yo creo que la piedra de toque para dar con la génesis del eterno debate que surge siempre en este sentido reside en las diferencias; pero no en las diferencias físicas, psicológicas o genéticas (esas son evidentes pero no tienen por qué aplicarse únicamente dependiendo del sexo de una persona). Las diferencias a las que me refiero viene dadas, más bien, por cuestiones de tipo social que; dependiendo del país en que residamos; pueden tener un fuerte arraigo de índole tradicional, estar motivadas por cuestiones religiosas o, incluso, estar estipuladas por ley.  Desde luego que todo esto no basta para programar de forma invariable la personalidad de un individuo, pero influye, y mucho, en el ambiente en el cual tendrá que desenvolverse y al que, de manera inevitable, tendrá que adaptarse. Este hecho, a día de hoy, aún conserva un peso muy importante en el modo en que ambos sexos manifiestan su sensibilidad.


Por otro lado, sí que considero que; tanto en el caso de las féminas como en el de los varones; existe una cierta predisposición a la hora de conducir nuestros sentimientos de una forma determinada. Sé que, con lo que voy a manifestar a continuación, estoy corriendo el riesgo de internarme en un terreno un tanto “resbaladizo”, aunque no creo que nadie vaya a ofenderse tras conocer mi opinión. Por lo que puedo hablar en función a mi propia experiencia, me parece que lo que más nos diferencia en este sentido a hombres y mujeres no es que los unos carezcamos por completo de sensibilidad y las otras lo monopolicen. Resumiendo muy mucho mi parecer, pienso que, cuando hablamos de sensibilidad, nosotros nos centramos más en el fondo mientras que ellas lo hacen más en la forma. Ambos aspectos tiene su importancia, así que nadie se vaya a creer que intento desmerecer el hecho de que una persona se decante en un sentido o en el otro. Lo ideal sería hallar el equilibrio entre ambas formas de sentir, pero ya llevamos en ello algún que otro milenio y, por el momento, no podemos presumir de haber conseguido unos resultados demasiado satisfactorios.

Sé que muchas chicas estaréis pensando ahora: “Sí. Muy bonito todo eso. Pero… ¿qué pasa entonces con esos machotes tan sobrados de sí mismos que se creen superiores por el mero hecho de llevar colgando un par de pelotas entre las piernas?  Pues bien, sobre eso, solo dos incisos. El primero tiene que ver con que esa suerte de arrogancia masculina obedece, las más de las veces, a una inseguridad mal gestionada. Y…, el segundo. Si ese modelo de conducta persiste; a pesar de tantos y tantos esfuerzos empleados en erradicarlo; ha de ser, necesariamente, porque aquellos que lo ponen en práctica creen estar obteniendo con él algún tipo de beneficio.


En definitiva. Para no alargarme demasiado (que menudo rollo os estoy metiendo), reseñar que…, aunque a los hombres se nos tache muchas veces de simplistas, también tenemos nuestras luchas y conflictos internos; y que, puestos a ser sensibles; no estaría mal que, de vez en cuando, se nos permitiera serlo con nosotros mismos sin criticarlo demasiado. Aunque a veces pueda parecer lo contrario, también tenemos nuestro corazoncito.

Saludos a todos y perdón por la “chapa”.


lunes, 11 de noviembre de 2013

Lunes.


El día en que no reímos es un día que perdemos irremisiblemente.

Nicolás Chamfort. (Escritor y académico francés)



sábado, 9 de noviembre de 2013

Dancing in the dark.



Como danza entre penumbras
donde tus miembros se afanan
en dar pasos convenidos
que “sones” dictados marcan.

Como si fueran innatos;
si bien han sido adquiridos;
sabrás ubicar momentos
con movimientos precisos.

A esas notas aprendidas
el tiempo les dará alas;
mas, para ser comprendidas,
no conviene descuidarlas.

No siempre verás la guía
que avisará de tu entrada
y, aún así, siendo instruida,
podrás conducirte sabia.

Recuerda: tales compases
son la trama de este oficio,
como bases que sustentan
el peso de un edificio.

No temas al desafío,
que aunque parezca imposible,
te aseguro sin reservas:
… “descifrarás lo invisible”.


viernes, 8 de noviembre de 2013

Antimoving.


En el ámbito laboral, no son pocas las ocasiones en las que sale a relucir el espinoso asunto del acoso que se produce en algunos centros de trabajo; o “moving” como se ha dado en llamar recurriendo al término anglosajón. A este respecto, en la ludoteca quieren aprovechar la oportunidad que les brinda la ronda de contrataciones que están a punto de realizar para sentar algunas bases encaminadas a erradicar ese tipo de situaciones.

Decir que, en principio; y en vista del tremendo desbarajuste administrativo al que han llegado los asuntos lúdicos; sus esfuerzos a la hora de hacerse con los servicios de nuevo personal van a ir encaminados a suplir sus carencias en ese sentido. Apuntar también que…, en lo tocante a cuestiones de esta índole, en la ludoteca  se tiende a seguir una política bastante “tradicional”; por decirlo de algún modo; y solo se muestran interesados en emplear a personal femenino para desempeñar este tipo de tareas (sabéis que no me gusta interferir demasiado en como maneja esta gente el funcionamiento interno de la institución que regentan, pero, de entrada, el enfoque que dan a este asunto no me cuadra demasiado con el propósito que dicen perseguir). Como fuere, aquí van algunos de los principios por los que esperan conducirse y con los que pretenden dar un novedoso giro a las relaciones laborales.


En primer lugar tienen la intención de establecer un riguroso proceso de selección mediante el cual se pueda valorar, de una forma precisa y acertada, la idoneidad de cada una de las candidatas a desempeñar un puesto determinado. A tal fin, todas las aspirantes deben recibir, previamente, una fiel y  pormenorizada descripción de cuáles serán las actividades que van a tener que desarrollar de terminar siendo admitidas. Si se establecen unas pautas bien definidas; y estas son mantenidas con rigor en el trascurso de la actividad laboral, se evitarán en gran medida muchos de los conflictos que pudieran darse en el futuro.

Por otro lado, los contratadores estarían obligados a ocuparse de todo lo relacionado con la seguridad e integridad física de su personal y a adoptar, a su vez, todas las medidas necesarias encaminadas a velar por el mantenimiento de un adecuado programa en materia de salud laboral; prestando especial atención, por ser esta una cuestión clave en el área administrativa, a la ergonomía.


De ser necesario el establecimiento de un régimen de disponibilidad, no solo ha de ser tenido en cuenta en el momento de negociar una compensación económica o en especie, sino que, además, se tendrán que dotar al personal de todos los instrumentos necesarios para el desempeño de aquellas labores que pudieran llegar a serles exigidas.


Desde la ludoteca esperan que con estas mediadas (y alguna otra que han preferido no desvelar por aquello del secreto profesional) se pueda contar con una plantilla bien preparada que afronte con profesionalidad y una actitud positiva el desempeño de su labor sin que tengan lugar malos entendidos ni se den situaciones de conflicto.


No obstante, antes de dar por cerrado este tema, quisiera sugerir a nuestros amigos de la “ludo” que reconsideraran su negativa en lo referente a contratar a personal masculino para el desempeño de labores administrativas. Considero que se trata de una medida impregnada de  un marcado tinte discriminatorio; no solo porque parta del supuesto de que los hombres cuenten con una escasa predisposición a realizar de forma adecuada este tipo de tareas, sino porque es posible que, además, exista un nutrido grupo de féminas encargadas de labores de dirección que podrían estar interesadas en contar con un buen asistente sobre el que delegar algunas cuestiones.


Feliz finde para todos y aprovechad el descanso que…, el lunes, hay que volver al tajo.


lunes, 4 de noviembre de 2013

Placeres sencillos.


Hay que tener aspiraciones elevadas, expectativas moderadas y necesidades pequeñas.


Heinrich von Stein (Poeta, filósofo y politico alemán)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...