Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

domingo, 10 de enero de 2016

Rincón lánguido.




Son, estos, días de transición, de adaptación a la normalidad tras la resaca navideña, de retorno a la habitual y…, hasta cierto punto, añorada rutina con sus familiares ritmos.

Llegados a este punto; comienzos del mes de enero; me viene aconteciendo, desde hace ya varios años, algo así como una especie de necesidad súbita  de abrir un  “periodo de reflexión” en el cual poder repasar el rumbo de mi existencia más reciente alejado de estridencias y fuegos de artificio.

El rincón que hoy se asoma a la ciudad prescinde, como veis, de cualquier forma de ornato o de pompa que pudieran dar lugar a la distracción. Sólo la pálida luz invernal parece cobrar cierto protagonismo, pero sin menguar (más bien, al contrario) ese halo de introspección sosegada que parece teñir toda la escena.

Sin duda resulta un buen lugar para elucubrar, con el debido esmero, cuál es el mejor modo de poner en práctica todos esos propósitos que solemos albergar cada vez que damos comienzo a un nuevo año.

Que disfrutéis todos de una feliz y “reflexiva” jornada de domingo.



2 comentarios:

  1. Suele ocurrirme lo mismo que a Ti por estas fechas pero en cambio este año, supongo que por el ritmo que últimamente lleva mi vida, solo me llama la necesidad de descanso, dejar la mente en blanco y olvidar por unas horas todo lo que esta pendiente...

    Este rincon me atrae para ese fin, tumbarme sobre esa mullida cama y fijar mi mirada en la luz que se abre paso, mirada fija, perdida, mientras mi mente se calma y mi cuerpo la acompaña...

    Te imagino a mi lado, usado la estancia para un fin distinto pero compartido...

    Besines dulces
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Distintos o no, cualquier rincón esconde a tu lado múltiples fines.

      Un beso y un azote, mi dulce y "versátil" sierva.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...