Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

lunes, 14 de febrero de 2011

Parece que hoy toca


Antes de nada quiero pediros disculpas por el tono de esta entrada ya que muchos vais a pensar (y con razón) que se aleja un poco bastante del espíritu del día de San Valentín.

Lo cierto es que no era esta la idea original que albergaba en mi mente a la hora de crear una entrada específica para la jornada de hoy. Pero así son las cosas. Los viejos fantasmas del pasado suelen visitarle a uno, precisamente, en las fechas más señaladas.

 No me siento bien hoy. No alcanzo a ver ni la ternura, ni el cariño, ni nada de lo que se supone ha de estar presente un 14 de febrero y solo consigo recordar lo arbitrario y artificioso del hecho de intentar acotar los sentimientos a un momento determinado.

Me sucede algo parecido con las navidades, por aquello de la buena voluntad y todo eso. ¿Qué pasa entonces el resto del año? Además, tanto en nombre de la fe como en el del amor se han cometido (y se siguen cometiendo) verdaderas atrocidades y mi enfoque de hoy; que como digo no es el más adecuado; tiende a centrar mi visión en la parte más negativa de todo eso.

Me han sucedido cosa que me hacen recordar momentos muy dolorosos que ya creía superados. Situaciones conocidas que me hieren en lo más profundo y que me hacen sentir solo, ignorado, desatendido.

No es mi intención agobiar a nadie con mis particulares dolores de cabeza, por eso lo que quiero hacer en este día, supuestamente tan especial, es volver mi mirada a todos aquellos para los que su celebración no es motivo de alegría si no, más bien, lo contrario, y tener un recuerdo para todos ellos. Hacerles ver que no es más que un día como cualquier otro y que, como los demás, solo tiene 24 horas.

Mañana los carteles de celebración comenzarán a caerse como las marchitas hojas en otoño, los anuncios que proclaman el amor a los cuatro vientos con el único fin de hacer caja desaparecerán de nuestra vista y dejarán de martillar nuestros oídos con su calculada insistencia. Será 15 y nos daremos cuenta que ese día también es lícito para amar, que el regalo más bonito ni tiene precio ni se puede comprar en ningún sitio y que las cosas más sencillas son las que más hondo calan en nuestros corazones.

Un abrazo enorme para todas las personas que hoy ven teñidos de negro sus sentimientos, especialmente para una a la que no es necesario que nombre.

16 comentarios:

  1. Estoy con usted...
    odio esta fiesta,desde que El me repudio..pero...
    Aunque no soy imprescindible,me echara de menos cuando no este junto a El...sirviendole

    un saludo

    nectar

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de celebrar, de celebrarlo todo, cada ocasión, con o sin excusas. Pero precisamente por eso,por ser de celebrar no voy a permitir que mí día 14 de febrero lo empañe ningún nubarrón oscuro, ningún recuerdo. Que lo estropeen la soledad, o el deseo, o la posibilidad ausente. No voy a permitir que nadie tiña mi día 14 de negro. Para teñir mis días de oscuro ya tengo yo mis propias razones y no un día de márketing y compras.
    Un beso Q y piensa en los san valentines (y otras fiestas estúpidas) que quedan por delante para celebrar : )

    S.

    ResponderEliminar
  3. Me trae sin cuidado el dia que sea solo me importan los que puedo sentarme a sus pies.... (se entiende de mi dueño, que igual alguien suma lo que no es ;) ains...

    Un beso muy dulce

    ResponderEliminar
  4. Hay nudos que se desatan y parece que escogen días señalados para que no los olvidemos, será como debe ser, en cualquier caso, es cierto, mañana es 15 y la empachera de edulcorante acabará sin pena ni gloria.

    Un beso mirando al futuro.

    ResponderEliminar
  5. solo....dejarte un abrazo...deseando que hoy estés mejor....
    gracias por compartir también tu dolor...
    gracias

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus palabras de aliento, nectar.

    Ya sé que: "mal de todos consuelo de bobos" pero, de todas formas, a sido un detalle.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias sialbeya.

    Espero que tu San Valentín te haya colmado tanto como esperabas.

    Un abrazo y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  8. y que puedas seguir así por mucho, mucho tiempo, shurime.

    Ver que otras personas viven en plenitud estos días me da fuerzas para reparar mi maltrecho espíritu, que..., por otro lado, ya se encuentra mucho más sereno.

    Muchas gracias y un besazo enorme para ti también.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por animarme de cara al futuro, minerva.

    Lo cierto es que tus palabras me han servido para reflexionar y alejar un tanto mis inoportunos fantasmas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a tí, dánae, por tu apoyo y comprensión.

    Siempre consigues aportar esa chispa sin la que esta ciudad perdería parte de su luz.

    Un abrazote enorme.

    ResponderEliminar
  11. Anda...no me des las gracias Qarpatian...estoy encantada de poder aportarte algo de mi...aunque sea pequeña chispa para iluminar un rinconcito de tu hermosa ciudad...

    Allí me quedaré, quietecita...iluminando siempre ese trocito, para que sepas que puedes venir allí siempre que lo desees....esa luz nunca se apagará....mientras me desees en tu ciudad.

    Con ello me siento especial....y eso....me encanta....

    Espero que estés ya mejor...y nos sigas deleitando con tus preciosas letras...

    Un abrazo fuertote!!!

    ResponderEliminar
  12. Un beso Q. y que le den a los San Valentines :)

    S.

    ResponderEliminar
  13. Yo prefiero celebrar esta festividad el resto del año... y ni acordarme de ella el 14 de febrero... será que soy rara, pero necesito sentir amor siempre ((no solo amor de pareja...))

    Espero que esté mejor.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Puedes contar con mis letras dánae, y, recibiendo ánimos como el tuyo, mucho más.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Y otro besazo enorme para ti sialbeya.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por tu apoyo elenna{Antzel}.

    Me pasa un poco lo que a tí, de ahí el título de esta entrada. Mucho quererse porque toca, pero..., ¿qué pasa el resto del tiempo?

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...