Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

jueves, 16 de junio de 2011

¿Esperanza o riesgo?


Las fotos que he escogido para ilustrar este post pertenecen al desfile de novias (también tiene mala leche el tío) que el diseñador Samuel Cirnansck a ofrecido en la última semana de la moda de Sao Paulo. Como podréis observar; aunque, por supuesto, para gustos hay colores; los vestidos que lucen estas simpáticas modelos son de un corte muy elegante y; no es que yo sea ningún entendido en moda; me atrevería a decir que ciertamente bonitos e inspirados. No obstante, nuestro buen Samuel, parece no haberse resistido a añadir un cierto toque trasgresor (de un tiempo a esta parte, tan en boga en las pasarelas) a sus propuestas y lo ha hecho, no a través prendas imposibles o tejidos, estampados o formas estrafalarias. Su concesión al efectivismo viene dada por su puesta en escena y por los (vamos a llamarlos así) “complementos” escogidos para la misma. El resultado, como veis, habla por si mismo.


Ya he comentado en otras ocasiones que estamos asistiendo a una especie de normalización en cuanto a lo que estética bdsm se refiere. A artistas de muy diversa índole parece atraerles el componente visual de este tipo de prácticas y, por mi parte, no tengo nada que objetar. Esto puede traer consigo un efecto de aceptación hacia nuestra manera de entender la sexualidad y las relaciones afectivas y, en ese sentido, puede ser un revulsivo para que las particularidades con las que cuenta el universo D/s comiencen a ser aceptadas, que no comprendidas ni compartidas (que tampoco tiene por qué), por un amplio expectro de la sociedad. Bueno. Esto sería lo ideal, pero yo, pesimista y agorero hasta la médula, mucho me temo que tenga un efecto bien distinto.


Tiendo a pensar que este tipo de “expresiones artísticas” contribuyen a dar a nuestro mundo una imagen frívola que, en realidad, no tiene o, al menos, no tiene por qué tener, y le hace correr el riesgo de ser considerado como una excentricidad, no ya ha título personal como hasta ahora, si no impuesta por los dictados de la moda.


También sobre eso he hablado en otras ocasiones y sé que no soy el único que se ha percatado de los riesgos que conlleva este hecho. Puede que estemos a las puertas de un tiempo donde toda una legión de acólitos quieran sumarse a la, ya de por sí, extensa y variopinta, familia bdsm.


Soy muy consciente de que esto que estoy diciendo puede sonar un poco a reaccionario y que alguien vea en mis palabras motivos más que sobrados para incluirme entre esos mismos “puristas” a los que tanto he criticado. Pero no, no es mi intención excluir a nadie ni tampoco ir negando de forma arbitraria las mieles de experimentar la dominación y/o la sumisión. Lo que me preocupa son los motivos que puedan impulsar a cada cual a sumarse al grupo del que formamos parte. Si es porque ese es su sentir, porque esté realmente en su naturaleza, y todas estas manifestaciones a las que estamos asistiendo constituyen un acicate para que se decida a dar ese paso, pues, bienvenido sea. Después, que cada uno lo viva a su manera, que eso es algo que siempre he defendido. Ahora bien, si de lo que estamos hablando es de todo un tropel de “fashion victims” que estuvieran buscando apropiarse del término “bdsm” simplemente porque, en un momento determinado, se haya convertido en lo más “chic”, “in” o “divino de la muerte”, pues, entonces, permitidme que disienta un poco de sus motivos.


Para mi la esencia de las relaciones D/s es importantísima y, esta, no tiene por qué ir unida a una estética, una música o unos códigos determinados y, de convertirse esto en una moda, es muy posible que eso sea lo que suceda precisamente y todo termine por convertirse en un negocio, un mero bien de consumo más.


Pero bueno. Tampoco me hagáis mucho caso. En lo que a dones proféticos se refiere, siempre he sido más bien cortito. Y…, otra cosa. Lo bueno que tienen todas las modas es que, tarde o temprano, todas terminan pasando.


Un saludo a pie de pasarela.


12 comentarios:

  1. -¡El BDSM está de modaaaaaaaaaa!
    -¿Sí? Yo quiero unoooooo, ¿dónde venden? (y de pasadita... ¿qué es?)
    PLOPPPPPPPP

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Habrá que informarse ¿no?, pero seguro que no son nada baratos.

    Suerte con la búsqueda.

    Un saludo desde el este.

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes mi Señor,

    Me resulta curioso el hecho de que algo que en principio forma parte de la intimidad se exponga asi de manera pública, imagino que es un afan de conseguir la crítica, aunque no se si buena o mala, pero debe ser eso que dicen...que hablen de mi aunque sea mal...

    Tampoco se si ésta aparente normalización nos acarreará algo a los que vivimos la D/s, pero personalmente prefiero que siga formando parte de mi intimidad, de ese vínculo especial que algunos tenemos el placer de sentir y compartir.

    Como siempre, únicamente el tiempo lo dirá...

    Interesante post...y hay alguna cosita que.....emmmmmm...ME LA PIDO!!!....jijiji

    Besito gordote mi Señor.

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión, esta claro que se busca llamar la atención, crear polémica, vender más discos o vestiditos y bla bla bla. A mi me gusta por lo estético, lo llamativo, transgresor e innovador y eso es bueno, ocurre mucho ultimamente, cantantes que se visten de latex y realizan videoclips muy llamativos y atrayentes. Quizas el que lo observa desde fuera se sienta atraido y curiosee y descubra algo que desconocia o cambie su concepto, pero yo tambien soy de la opinión que es más fácil que esto se diriga hacía la parte frívola. Pero bueno, es lo que hay y toca lidiar con ello, si es que hay algo que lidiar...

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  5. A lo que se refiere a la moda ya se sabe, y viene ya de antiguo, y no porque te pongas un collar de púas cadenas te pongas traje de cuero o látex, pelos de colores eres Punk, gótico o te va BDSM.. Todas las modas son pasajeras y al igual hay gente pasajeras, las que entrecomillas van a la moda...
    Saludos Caballero.

    ResponderEliminar
  6. ¿Ah, sí? ¿Y qué es lo que te pides,dana? Siento curiosidad y, además, es posible que yo pueda proporcionártelo. Tu pide por esa boquita.

    Un beso y un azote.

    ResponderEliminar
  7. Comparto esa opinión laprincesa{Celta}, y, como he expuesto más arriba, no sé si toda esta especie de "eclosión" es buena o mala, pero lo cierto es que lidiar si que toca.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  8. Moda obliga (que diría aquel) mi estimado DonJuncal, pero, cada vez que veo estos modelos, me entran unas ganas locas de crear mis propia tendencias..., ¿por qué será?

    Como siempre, un placer contar con su presencia.

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches mi Señor...lo que deseo...es....aaains me da corte aquí en publico,...pero bueno...venceremos la vergüenza una vez mas...ejjej

    Lo que deseo mi Señor es justo no poder pedir por esta boquita....emmmmmmm....me dejas mudita mi Señor? te apetece?

    ala ala...me voy a dormir a tener algun sueñecito....mmmmmm....jejeje...si eso ya te lo contaré en privado....que no es cuestión de escandalizar a tus fieles seguidores con mis perversiones no?

    A Tus pies mi Señor

    ResponderEliminar
  10. Sabes que si me apetece y..., como eso es algo que si puedo concederte, no tendrás que esperar mucho par que tus deseos se hagan realidad.

    Un beso y un azote, mi sierva.

    ResponderEliminar
  11. ains...que emoción!!!!gracias mi Señor....a Tus pies espero paciente y deseosa...
    Siempre Tuya.

    ResponderEliminar
  12. Sin duda, tu paciencia no quedará sin recompensa.

    Un beso y un azote.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...