Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

jueves, 8 de marzo de 2012

Día Internacional de la Hipocresía.



Aunque soy muy consciente de que, cuanto voy a expresar aquí, estará basado en la particular idiosincrasia de esta pequeña nación llamada España, mucho me temo que en otras partes del mundo la situación, respecto a este tema, si es diferente lo será para peor.

Como muchos ya sabríais de antemano, hoy se celebra el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”. Plenamente convencido de la necesidad de que se den fechas en las que poner de relieve las reivindicaciones, históricas y justas, de  multitud de colectivos, decir que lo que se viene haciendo, de un tiempo a esta parte, con esta celebración en concreto raya, en ocasiones, la desvergüenza.

Antes de nada, decir que no pretendo criticar la labor de tantas y tantas personas que, de forma noble, práctica y (las más de las veces) desinteresada, dirigen sus esfuerzos a eliminar las barreras que separan a hombres y mujeres. Pero, llega este día y no puedo, por más que lo intente, evitar sentirme asqueado por el uso partidista y miserable que se hace de los esfuerzos legítimos de muchas personas.

Desde todas las instituciones de carácter público nos llegan, en el día de hoy, multitud de mensajes, eslóganes y discursos encaminados a hacer notar la firme voluntad de nuestros dirigentes de sumarse al carro de la igualdad. En los medios de comunicación se hacen eco de la noticia porque es lo que toca, lo mismo que si fuera el día contra el sida, contra el cáncer o contra la comida basura. Se dan charlas y conferencias por doquier y vemos en nuestras calles multitud de carteles adheridos a las fachadas indicándonos cual es la consigna que debemos proclamar.

Pues bien. Mi pregunta es la que sigue. ¿Qué se hace desde esos organismos públicos para atajar la verdadera raíz del problema? Lanzo esta cuestión pues desconozco la respuesta. Sé que, al menos en esta piel de toro en plena caída libre, uno de los principales escollos a la hora de equiparar a féminas y varones en el ámbito laboral (que ha fin de cuentas ese fue el germen de esta celebración) es la desigual retribución de unas y otros a la hora de realizar un mismo trabajo. ¿Qué se ha hecho a ese respecto? ¿Me quieren decir que las administraciones públicas no cuentan con los datos e información necesaria para detectar cuando se produce una discriminación de este tipo? ¿Acaso los impuestos que pagamos no se rigen en función a nuestro salario? ¿Se trata de un problema de difícil solución o un problema que no se quiere solucionar?

Pero claro, siempre se puede recurrir a proclamas populistas en el día señalado y desembolsar un puñado de monedas en octavillas de colores llamativos (exiguo gasto en comparación al que en verdad sería menester aplicar). Se nos llena la boca de “Compañeros y compañeras” para referirnos a la masa de la que esperamos obtener un beneficio electoralista. Y, por si esto fuera poco, siempre nos quedará el socorrido recurso de lanzar cortinas de humo con las que desviar la atención del verdadero problema ¿o acaso nos vamos a creer que la reciente y estéril polémica entre la Real Academia Española y ciertos grupos pro-igualdad sobre el uso no sexista del lenguaje a saltado a la palestra, en las jornadas precedentes, por mera coincidencia?

No quiero extenderme más, pues son muchos los ejemplos que se podrían dar acerca de la sobredimensión que se da a algunos de los aspectos de esta cuestión y el escaso interés que se muestra por otros mucho más importantes. Pero, no os preocupéis. Mañana será día 9 y, como no, todo seguirá igual.

Un saludo.

6 comentarios:

  1. Buenos dias mi Señor,

    Bien sabes como me indignan este tipo de celebraciones del día D, en que parece que estemos obligados a rendirnos a ello, con la falsedad de no pensar siquiera el resto del año en el tema que competa al día seleccionado.

    Me ha encantado la imagen que pones porque ciertamente es asi, cada día debería ser día D, para trabajar, como me consta que mucha gente hace, a diario en un causa de tan alta valía.

    Esta bien que algun día pensemos en ello, pero el simple pensamiento sin actos que lo acompañen no sirven de nada, simplemente para alimentar a nuestra vaga conciencia social diciendonos a nosotros mismos...."que bueno soy ya tuve un gesto en el día D"

    Admiro el verdadero trabajo de quien se dedica a estas luchas y detesto la falsa moral y el politiqueo barato....

    Mejor me callo que hoy el dolor (físico eh?) me hace estar un tanto irascible y tampoco es justo....

    Muchos besitos y...

    Tus gatitas te esperan...turru turru...serán buenitas oí? SEGURO Q SIIIIIIIII

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casí, casi, carece de mérito responder a tu cometario ya que no sabría que más decir, mi dulce dana. Llega un momento en que le pensamiento trasciende las palabras y, estas, dejan de ser necesarias como tales.

      Un beso y un azote.

      Eliminar
  2. Desde el momento que se habla de igualdad, se lleva implícita la inequidad.
    El día internacional de la mujer trabajadora se conmemora hoy en Españistán con un total de 2,358,834 mujeres en el paro, y la situación no es tan diferente en otros países.
    Que el 8 de marzo sea todos los dias!!!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hombres o mujeres? Qué más da, estimada lilith{T}, si todos acabamos siendo un número en las estadísticas.

      Un cordial saludo y..., a capear el temporal (si podemos).

      Eliminar
  3. Buenas tardes Caballero...Bueno creo que deveríamos empezar por el desmantelamiento de este sistema patriarcal de nuestra sociedad, que llevamos siglos manteniendo. Y los instrumentos para ello deberán ser de muy distintos tipos y naturaleza, ya que este problema social ocupa transversalmente todo el sistema político,jurídico y socio-económico actual.
    Un gran abrazo Caballero...
    DJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mala solución le veo yo al problema, mi estimado amigo, pues uno de tantos del os que se nos van acumulando en este saco sin fondo en el que el mundo parece estar atrapado.

      Pero en fin..., en la caja de Pandora aún se conserva la esperanza.

      Un saludo y mis respetos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...