Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

jueves, 9 de mayo de 2013

Mujer contra mujer.



El nombre de Safo de Mitilene a quedado ligado indisolublemente al concepto del amor lésbico (Mitilene es la capital de la isla de Lesbos, frente a la costa turca del mar Egeo) ya desde muy antiguo.

No se conocen demasiados datos fiables acerca de su vida ya que su existencia se ha visto rodeada por un cierto halo de misticismo. Según parece, vivió a caballo entre los siglos VII y VI a.C. y; salvo un corto periodo en que estuvo exiliada en la ciudad siciliana de Siracusa; residió siempre en su isla natal. Se cuenta de ella que, en el seno de una sociedad denominada “thiasos”, instruía a las muchachas jóvenes a fin de que adquirieran las cualidades que en aquella época se les exigía para ser unas buenas esposas. Después pasaría a desarrollar lo que vino en llamarse “La Casa de las servidoras de las Musas” donde inculcaba a sus discípulas, entre otras cosas, el canto y la poesía. De ese periodo proviene la creencia de que Safo mantenía relaciones íntimas con sus alumnas y han sido muchos los autores que han creído ver en la obra poética de esta dama retazos de esa inquietud. Si bien son muy escasos los escritos de Safo que han llegado hasta nosotros; tan solo retazos a través de referencias de otros autores las más de las veces; lo cierto es que no son lo sufrientemente concretos como para que se pueda afirmar con seguridad cuál era su orientación sexual, aunque si que es cierto que tienden un poco a la ambigüedad, lo cual deja la puerta abierta a toda clase de especulaciones. Incluso su muerte no escapa a la controversia, pues, según la tradición, se suicidó lanzándose al vacío desde la roca de Léucade apenada por el amor no correspondido de una joven.

Obra: Safo y Alceo (1881).
Autor: Sir Lawrence Alma-Tadema.

Como fuere, y sin ánimo de plasmar aquí su biografía (tenéis a vuestra disposición una amplia variedad de fuentes en la red), esta ciudad quiere rendir un homenaje a esta mujer convertida en icono de ese erotismo netamente femenino así como a todas sus, por así decirlo, “seguidoras”. ¿Qué mejor forma de hacerlo que a través de sus propias palabras? Así, además, tendréis ocasión de dilucidar si puede haber algo de cierto en lo que se dice sobre ella.


… y cuando te miro de frente creo
que jamás Hermíona fue tan bella
y que no está mal que a la rubia Helena
yo te compare…



Un saludo a todos.


4 comentarios:

  1. Una entrada curiosa e instructiva!...es imposible venir a la ciudad y no aprender cosas nuevas, y despertarme el afán de saber más sobre los temas que expones...

    Siempre vengo con la mente abierta y mi ánimo dispuesto a aprender aquello que quieras mostrarme a través de Tus deseadas palabras y por supuesto, de Tu instructivo ejemplo.

    Besines dulces y...cuanto desees.
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tus ganas de aprender siempre les acompañará mi deseo de enseñar.

      ¿Continuamos con la lección?

      Un beso y un azote, mi dulce sierva.

      Eliminar
    2. Cuando así lo estimes mi Señor, dispuesta para la lección!!.
      Atenta y deseosa de aprender.
      A Tus pies

      Eliminar
    3. Muy bien, mi sierva, esa es la actitud.

      Un beso y un azote.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...