Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

sábado, 4 de mayo de 2013

Placer consentido.



Aunque sea mío tu cuerpo
y me rindas pleitesía ,
clama en llanto tu entrepierna
al carecer de contento.

Es una más de las tretas
que se esconde en nuestro acuerdo
y que confiere ese toque
que tanto nos satisface.

Resulta extraño decirlo,
mas así  es como sucede,
y, además, qué enorme gozo
surge oculto tras la espera.

Entre caricias hurtadas
y esas otras permitidas,
estoy seguro: te inclinas
por el placer consentido.


4 comentarios:

  1. Sin duda mi Señor, esa es mi elección, contener mi cuerpo que ya es Tuyo hasta oír esas palabras que nos permiten el gozo tras la espera, y así inundar nuestros cuerpos de esa esencia solo nuestra...

    Sobra cualquiera de mis pobres palabras cuando junto Ti tanto he sentido, porque Tu me das sentido...Gracias mi Señor!

    A Tus pies
    Feliz noche y dulce descanso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Costosa elección, sin duda,pues no resulta fácil abstraerse de las apetencias carnales por mera y simple obediencia.

      Pero también es cierto, bien lo sabes, que ofrece unas contrapartidas que de otro modo no resultaría posible obtener.

      Que curioso resulta el funcionamiento de los cuerpos en función a sus motivaciones y qué distinta resulta una misma cosa dependiendo del contexto.

      Un beso y un azote, mi dulce sierva.

      Eliminar
  2. Que delicia de placer consentido.......os acompañaria en tal lujuriosa velada......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi nunca coincide la percepción externa que se tiene de un acto con el verdadero alcance que, a la postre, se adquiere con la experiencia.

      No obstante, creo comprender las razones que motivan tu deleite. Las influencias son libres y las fuentes de las que bebemos abundantes.

      Un saludo, Marina.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...