Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

martes, 22 de julio de 2014

Arrebatadas.


Abundan en la naturaleza infinidad de ejemplos
capaces de intimidarnos ante la magnitud de su empuje,
pero muy pocos de ellos tan conscientemente irrefrenables
como aquellos con que se jacta una mujer presa del deseo.

Imposible, a todas luces, permanecer indiferente
cuando, firmemente adheridas al dictado de la carne,
proceden a desplegar las armas de que disponen,
resueltas; sin duda alguna; a dar cuenta a sus pasiones.

Que tiemble entonces incluso el más santo de los varones
pues nada distrae su vista del objetivo marcado,
sorteando tiranías de modales y preceptos,
buscando siempre un resquicio, diluyendo las templanzas.

Se acentúan las turgencias de sus formas femeninas
y, henchidas de puro vicio, no necesitan palabras.
Nos miran y nos derriten, nos susurran y nos matan;
no digo ya si nos tocan…, imaginad lo que pasa.

Pobre del hombre indefenso ante tales tesituras
que lo anulan por completo por mucho alarde que haga,
cuyo único recurso, si quiere salir indemne,
es darse raudo a la fuga sin pensárselo dos veces.

Mas…, por otro lado barrunto que tampoco hay que pasarse
y; si una dama reclama cierto tipo de atenciones;
no existe mejor cumplido al empeño que demuestra
que explorar todas sus curvas sin descuidar ni una sola.



5 comentarios:

  1. Personalmente pienso que cuando una mujer se siente arrebatada ese sentir no procede sólo de ella misma sino que nace de la persona que levanta su pasion y enciende esa llama interna que la llena de deseo y te sientes libre para mostrar esa lascivia y procurar pedir con todas nuestras armas se vea satisfecho tan voraz apetito...

    Esa libertad expresada es muestra de la confianza y cuando fluye puede ser rechazada pero siempre debe ser acogida como un regalo...

    Un texto precioso que espero concuerde con la realidad que vives conmigo, pues bien sabes cuanto te deseo...

    Feliz y especial dia mi Señor
    Besines dulces
    A Tus pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso..., ¿a qué esperamos para encender esa llama?

      Un beso y un azote, mi dulce e incandescente sierva.

      Eliminar
    2. Solo de Ti depende, yo estoy siempre dispuesta y un minimo gesto me tiene a Tus pies mostrando cuan arrebatada me tienes...
      Besines dulces
      A Tus pies

      Eliminar
  2. Sirenita de ojos negros22 de julio de 2014, 15:15

    Es entonces cuando nos desnudamos de cualquier mínimo complejo y así nos mostramos reales, tal como somos, sin prejuicios, difrutando y haciendo disfrutar de verdad.
    Te acabo de descubrir y me ha encantado. Encima... yes paisanín. Te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues recibe un enorme saludo de bienvenida a esta ciudad y espero que disfrutes descubriendo todas las sorpresas que guarda.

      Un lujo saber que estas calles cuentan con la presencia de gentes de mi misma tierra, Sirenita.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...