Embajadas.

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

miércoles, 30 de marzo de 2016

Claves.





Indagando entre legajos
relegados al olvido,
analizando evidencias
que no son lo que parecen,
sumergidos entre archivos
de una memoria ignorada,
cuestionando las tenencias
que novedosas se encumbran;
encontrareis las respuestas,
que nunca son gratuitas
pero que valen el precio
que…, al obtenerlas, se paga.


martes, 29 de marzo de 2016

El influjo femenino.






Madre, amante, esposa, toda mujer es influencia.



Eugenio María de Hostos. (Escritor, pedagogo y político portorriqueño)


domingo, 27 de marzo de 2016

Rincón "excedencia".





Aunque con algo de timidez por el momento, la primavera ya ha comenzado a dar muestras de querer asentarse en los confines qarpadios. Con la venida de la nueva estación, se me ofrece la excusa perfecta para que también yo lleve a cabo un cambio de aires y deje atrás estas tierras altas donde he podido disfrutar de unas idílicas estampas invernales.

Eso será dentro de unos días, ya que no albergo ningún interés en especial que me empuje a acelerar mi partida. Si he de ser del todo sincero…, casi me muestro más dispuesto a afirmar lo contrario después de haberme topado por sorpresa con este rincón tan acogedor que hoy quiero compartir con todos vosotros. Creo que se merece la oportunidad de dedicarle algo de tiempo para “empaparse” de su esencia con cierto detenimiento, y… ya después; con el ánimo convenientemente despejado; dirigir la mirada hacia lugares más bulliciosos.

Que disfrutéis todos de una feliz y distendida jornada de domingo.


viernes, 25 de marzo de 2016

Sugerencias previas a una insólita "incursión".




En la vida de cualquier persona, tienden a darse momentos en los que tenemos la impresión de haber perdido nuestro rumbo (y no sólo me refiero a esos episodios en los que nos sentimos golpeados por una realidad escabrosa e incompasiva que escapa por completo a nuestro control). A veces, en nuestro fuero interno, sentimos como si esa “brújula” de esencia intuitiva que nos orienta a la hora de tomar decisiones, no estuviera del todo bien ajustada. Algo falla y no sabemos a ciencia cierta determinar de qué se trata.


Hay quienes se pierden irremisiblemente al verse en esa tesitura; quienes dan con la clave de sus tribulaciones y consiguen, finalmente, salir de ese trance notablemente fortalecidos; y, como me ha sucedido a mí tras mi llegada a Qarpadia, a quienes el destino reorienta los pasos hacia rutas alternativas en las que no habíamos reparado pero que, a la postre, eran aquellas que necesitábamos seguir.


Mi caso, con todas sus particularidades y al contrario de lo que pudiera parecer, no es el único en ese sentido, aunque; para ser sinceros; no es algo que pueda aplicarse (ni mucho menos) en sentido general. Digo esto porque podría haber quien se sintiera tentado a pensar que la solución a sus particulares derivas personales pasara por encontrar el modo de asentarse en estos mismos parajes que yo voy descubriendo y descubriéndoos.


Para empezar…, no resulta empresa fácil “colarse” en Qarpadia. Las vías de tránsito no es que resulten demasiado conocidas, sean las “usuales”, ni esté a disposición del primero que pretenda hacer uso de ellas. Por si fuera poco, nadie puede presentarse en la “la nación invisible” por mero capricho, sino que, previamente, tendría que haber sido “invitado” y contar con la  preceptiva autorización de las autoridades locales. Cuando esto sucede; pues tampoco se produce de manera excesivamente generalizada; salvo en contadas excepciones, los movimientos de un hipotético viajero foráneo han de verse necesariamente limitados a la región de Ledia (a la que, merced a esta singularidad, también se la denomina como “la zona franca”).


Mas…, no acaban ahí los “desafíos” y peculiaridades que aguardan al eventual visitante. Qarpadia se rige por su propio “tempo”; ni mejor ni peor que otros, simplemente el que han tenido a bien escoger quienes la pueblan; y se atiende con enorme celo a que se mantenga vigente. No se preocupan de otras urgencias que no sean las suyas y no suelen tomarse demasiado bien que un “recién llegado” les apremie con aquellas que pudiera traerse consigo. No me interpretéis mal. No estoy diciendo que se trate de unas gentes hoscas y sombrías. En muchos aspectos se les puede considerar como una sociedad ampliamente versátil y práctica que no muestra reparos en adoptar gustos, usos y formas importadas, siempre, claro está, que les resulten provechosas. A lo que en modo alguno se muestran dispuestos es a ver cuestionado su estilo de vida, y no dudan en “desalojar”, de manera fulminante y expeditiva, a todo aquel que no se muestre dispuesto a aceptar de buen grado sus costumbres. Este modo de actuar no debe de resultarnos demasiado extraño pues, en esencia, no difiere del que se vendría aplicando en cualquier otro estado (sobre todo si tenemos en cuenta la unánime vigencia que planea sobre la figura de la “persona non grata”). Además, todos los ciudadanos de Qarpadia, cuya procedencia quede enmarcada en un ámbito geográfico distinto, se han visto obligados; previamente; a transigir y plegarse a las normas que imperan en este su país de adopción. Esa es la principal causa del rechazo manifiesto con el que se oponen a realizar cualquier tipo de excepción en ese sentido, ya que vendría a constituir un agravio comparativo; bajo su punto de vista; inasumible.


En definitiva, si alguno de vosotros contarais en algún momento con la oportunidad de visitar estos parajes, intentad acudir a vuestra cita con esta realidad alternativa con la mejor de las disposiciones; sin demasiadas ilusiones ni demasiados prejuicios que pudieran nublar vuestra perspectiva.


Nadie os tratará de imponer ninguna pauta de actuación determinada mientras os limitéis a actuar como meros observadores. Ahora bien. Si pretendéis obtener algo más de esa experiencia…, en ese caso, tendría que ser bajo sus condiciones; y eso es algo a lo que no todo el mundo parece estar dispuesto. Creedme. Sólo así seréis capaces de descubrir en verdad todo cuanto Qarpadia es capaz de ofrecer.


miércoles, 23 de marzo de 2016

De símbolos y simbolismos.





No escasean las enseñas
con que englobar un concepto.
Banderas de lo intangible
que se adoptan como propias.
Reflejo de una teoría
que se aplican las personas
e identifica a individuos
como miembros de una “estirpe”.

Todo se antoja homogéneo
bajo un símbolo concreto,
mas… cada cual lo hace suyo
bajo ópticas distintas.

Desacuerdo en lo uniforme,
discrepancia tras el dogma,
que un “simbolismo” inspirado
hace temblar la doctrina
por ser único entre muchos
e intransferible a la casta.

Por ello es tan enconado
el conflicto entre asociados,
pues todos defienden lo mismo
desde focos divergentes.

No obremos con fingimiento
encubiertos tras el “signo”
y expongamos sin dobleces
la “acepción” que le otorgamos;
que… quien la entienda factible
la aceptará de buen grado;
sin coacciones ni amenazas;
conforme en la semejanza.



martes, 22 de marzo de 2016

Realidad subjetiva.





El amor es el cenit de la subjetividad.

 Julia Kristeva. (Escritora, filósofa y psicoanalista franco-búlgara)



domingo, 20 de marzo de 2016

Rincón de tránsito.





Cuando se emprende cualquier tipo de expedición resulta apropiado estar siempre bien pertrechados. Aunque, por otro lado, un exceso de equipaje supone, más bien, un incordio.

No es que yo sea de viajar con demasiada impedimenta, pero…, entre tantas cosas como voy descubriendo en mi recorrido a través de estas inéditas regiones, no soy capaz de resistir la tentación de ir acumulando algún que otro “souvenir”. Así las cosas, ya veis la cantidad de bultos que me obligo a transportar y…, aunque bajo un punto de vista más actual pudiera considerarse como un contrasentido, también sobre esa cuestión parece proyectarse cierto halo de aquel  romanticismo que vivió a caballo entre los siglo XIX y XX.

No sé cuánto tiempo permaneceré aún deambulando por estos lares ni cuánto me durará este arrebato nostálgico, pero, entre tanto, me vais a permitir que continúe disfrutando de este momento; a pesar, eso sí, de aquellos inconvenientes que, sin duda, lleva aparejados.

Que disfrutéis todos de una feliz e “itinerante” jornada de domingo.



viernes, 18 de marzo de 2016

Ven si quieres, sal si puedes.




Muchas veces he insistido sobre el hecho de que el habitual discurrir de las “cosas qarpadias” no se reduce a una continua e inmoderada bacanal. Buena parte de los aspectos cotidianos se viene a desarrollar de un modo muy similar a como lo harían en cualquier otra parte del mundo. No obstante, sí que es cierto que…; en el momento menos esperado y en el lugar más imprevisto; podemos vernos sorprendidos por escenas que van más allá de lo tórrido.


Qarpadia se muestra siempre en ese aspecto espontánea y desinhibida y…; lo que en otros lugares sería motivo de escándalo, repulsa y puede que hasta de espanto; por estas vecindades se vive con total naturalidad sin que se preste a estar considerado como algo extraordinario en ninguno de sus sentidos.



Muy distinta suele ser la percepción que, sobre este particular, tenemos las gentes de paso y residentes accidentales (entre los cuales he de incluirme). Aunque nuestra presencia en estas tierras nunca sea del todo casual, no por ello dejamos de sorprendernos por esa forma tan “desenvuelta” de encarar la sexualidad y… no son pocos los que, tras ese “impacto” inicial, acaban convertidos en acérrimos defensores de ese estilo de vida.


Eso les plantea un dilema importante, pues… ¿dónde, si no aquí, iban a poder llevarlo a la práctica? Es en esas circunstancias cuando hay que tomar una decisión y valorar a qué aspectos de índole personal se está dispuesto a renunciar, porque…, ya se sabe, en esta vida no puede tenerse todo.

En esos momentos cuando los afincados suelen “espetarte” la curiosa “frasecita”: “VEN SI QUIERES…, SAL SI PUEDES”, para ejemplificar algunos de los riesgos que conlleva satisfacer nuestra curiosidad.

¿Qué haríais vosotros?

miércoles, 16 de marzo de 2016

Sacrificio.






Cuando se intuye una necesidad,
cuando se presenta un desafío,
cuando se pretende alcanzar cualquier logro…,
una única palabra: “sacrificio”.

¿Cuántas veces habremos sido testigos
de la fraudulenta intención
de obtener algo a cambio de nada?
¿Cómo, incrédulos,
hemos presenciado en muchas ocasiones
lo sencillo y rentable que se antoja
obrar de ese modo?

Parece fácil y carente de riesgos
dejarse seducir por esos “abscesos” de picaresca;
lo que muchos interpretan como signo de inteligencia
cuando, en verdad, no es más que puro y simple oportunismo.

Pero… poco duran esos réditos ficticios;
sustentados en exclusiva sobre un afán especulativo;
y…, cual castillo de naipes,
se desmorona hasta quedarse en nada
como humo inconsistente
que se diluye en el aire.

Si no imprimimos esfuerzo,
si no hay empeño en el acto,
el fondo queda vacío
aunque llenemos el saco;
y entre tanto fingimiento
por parecer otra cosa
desperdiciamos un tiempo
que, en realidad, no nos sobra.



martes, 15 de marzo de 2016

La hora de la verdad.






Quien más, quien menos, todos somos capaces de soportar la adversidad. Pero… si quieres comprobar cuál es el verdadero carácter de una persona… dale poder.



Abraham Lincoln. (16º presidente norteamericano)


domingo, 13 de marzo de 2016

Rincón preludio.





Mientras continúo descubriendo los encantos que son capaces de ofrecer en invierno las “tierras altas” de Qarpadia, comienzo a percibir en el entorno sutiles señales que parecen anunciar un cambio no demasiado lejano. Los días tienen otra luminosidad y los colores adquieren un cariz ligeramente distinto, más vivo y definido; como si todo, de repente, estuviera experimentando un paulatino rejuvenecimiento.

La primavera ya está próxima y los indicios de su llegada se acumulan de forma cada vez más ostensible. El último rincón donde he terminado recalando también parece aportar su pequeño granito de arena a acrecentar esa impresión, así que…, con vuestro permiso, voy a dejarme llevar por esas sensaciones y disfrutar de estos instantes de transición con el detenimiento que se merecen.

Que disfrutéis todos una feliz, e introductoria, jornada de domingo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...