Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

martes, 11 de enero de 2011

De las musas




Mucho he leído sobre lo que unos denominan “sumisión real” y otros “buena sumisión”. He descubierto con asombro que, incluso, hay quien encuentra tiempo para confeccionar listados con los tipos de sumis@s que existen dependiendo de infinidad de factores (implicación, disponibilidad, resistencia al dolor, cantidad de “tributos” que están dispuestos a aportar, etc…). Bueno. No es que pretenda ir de guay pero, si he de ser sincero, todo eso me parecen chorradas.

No digo que no pueda resultar interesante; siempre a modo de curiosidad y no como algo matemático, constante e indiscutible; tratar de establecer cuales son algunas de las pautas de comportamiento más comunes, pero de ahí a tratar de imponer un criterio general, como parece que intentan algunos…, uff…, tiene tela.

Además. ¿Qué es eso de la buena o mala sumisión? ¿Existe alguna reglamentación con carácter de ley que me diga cuales han de ser mis gustos o que situaciones han de excitar mis sentidos y mi lívido? Que yo sepa, al menos en este país, NO. Entonces, ¿por qué habría yo de ir imponiendo unas pautas estándar que fueran de obligado cumplimiento a aquellas mujeres interesadas en servirme? Por supuesto que habría normas, las mías; o, mejor dicho; las nuestras, ya que, de no ser así, ¿no estaría coartando mi propia libertad?

Ya lo he dicho con anterioridad, y sé que estoy corriendo el riesgo de resultar en exceso recurrente, pero, cuando se trata de crear ese vínculo tan especial que se forma en una relación D/s, son muy pocas las cosas que deben de darse por sentadas. El intercambio de ideas e inquietudes resulta fundamental y este, además, ha de ser sincero, fluido y lo más amplio posible. Solo de esta forma podremos hacernos una idea veraz de cómo es realmente la otra persona y ver si es posible que ese entendimiento inicial se trasforme en algo más profundo. Como veis, mi opinión a este respecto, no difiere demasiado de lo que serían los inicios de cualquier relación de pareja convencional. Las diferencias se irían dando más adelante en función de las posibilidades y apetencias de cada cual.

Ahora me gustaría desvelaros qué cualidades tiene, para mí, una sumisa ideal. Tendría que tratarse de una persona sincera, paciente y comunicativa. También considero muy importantes la tenacidad, el aplomo y la obediencia (no confundir con la insensatez o el acatamiento ciego e irreflexivo de “cualquier” tipo de mandato).


Pero existe otra cualidad por la que siento una gran debilidad y es que creo que una de las sensaciones más gratificantes para un Amo reside en el hecho de que su sierva constituya para él una fuente de inspiración, o dicho de otro modo, que aparte de entregarse a un nivel físico también sea capaz de despertar, no solo el deseo, si no, además, otros enfoques distintos, nuevas formas de entender y contemplar el universo bdsm, que ayuden a enriquecer y hacer más profunda la relación.

Que nadie se asuste. No se trata de algo que deba tomarse al pie de la letra y ser exigido como condición sine qua non. Solo digo que, cuando se da esta circunstancia, las cotas de entendimiento entre Dominante y sometida se ven aumentadas de un modo superlativo, la complicidad se dispara a niveles insospechados y el vínculo que se forma se va reforzando día a día. Qué duda cabe que, esto, no sucede siempre y, de suceder, no tiene lugar de buenas a primeras. Como a todo, hay que dedicarle tiempo. Pero, sin duda, se trata de una meta que merece la pena alcanzar. Cuando un Amo encuentra a su musa difícilmente podrá prescindir de ella.

Como ya he apuntado más arriba, esta es, tan solo una opinión personal, aunque, de todas formas, tengo la sospecha de que no se trata de un pensamiento único, exclusivo ni excepcional y que no debo de ir demasiado desencaminado al hacer esta afirmación. Basta con observar con un poco de detenimiento los nombres por los que se decantan muchas sumisas (y también bastantes Amas). Encontraremos múltiples referencias a personajes clásicos de naturaleza épica donde no faltan diosas, reinas, ninfas y…, como no, musas.

¿Cuál será la razón?

Un saludo a tod@s.

9 comentarios:

  1. Me parece muy interesante lo escrito...y es cierto, para mi hay demasiada osadía desparramada por doquier etiquetando formas y maneras de sumisión ingnorando que cada cual es diferente al resto, como personas que somos, diversas y plurales.

    Me ha gustado mucho leerlo, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A su manera, todo el mundo es especial. Muchas veces me paro a pensarlo y no alcanzo a comprender ese afán por despreciar las cualidades de los demás. Puedo entender la ilusión por ganar, el espíritu de superación y la satisfacción que se deriva de nuestros logros; pero esa insidiosa prepotencia de la que ciertas personas hacen gala cuando, sin mover un dedo, pretenden dar lecciones al resto..., mejor lo dejo ahí.

    Gracias por tu visita, minerva.

    Vuelve cuando quieras.

    ResponderEliminar
  3. Una cosa tengo clara, si en este mundo oscuro, se supone que nos diferenciamos, y perdona que me incluya yo ya en él a pesar de que no debería aun, del mundo vainilla porque no hay convencionalismos, porque hay libertad completa de pensamiento y acciones, ¿alguien puede establecer categorías?
    ¿Puede haber un listado de bueno o malo? o de tipos de sumisas?

    No creo en nada de eso, una sumisa podía ser la mejor del mundo con un Amo determinado y la peor para otro Amo distinto.

    Una sumisa se hace al Amo, puesto que es suya, y nadie mas puede saber si es buena o mala...

    Lo siento, pero no creo en listados de este tipo...

    No quiero que en este mundo oscuro y apasionante me cataloguen....yo soy yo y soy como mi Dueño quiera no?suficiente habria con eso...

    Perdona pero es un tema que me da un poquillo de rabia, que vayamos de libereales, y nosotros mismos busquemos encasillarnos...

    uf...lo dejo ya...perdona...pero a veces sale la loba que llevo dentro...

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Veo que hay toda una fiera tras las risueñas palabras con las que acostumbras a expresarte, mi querida dánae, y que eres capaz de defender con vehemencia tu punto de vista.

    Todos tenemos nuestro criterio y, como tú, pienso que, sobre todo en este mundillo, deberíamos abstenernos de crear una uniformidad de pensamiento.

    Además, ahí está la esencia, ¿o no?, el vivir y sentir la sexualidad al margen de los cánones establecidos.

    Un besito, indignada ciudadana.

    ResponderEliminar
  5. Ups vaya....emmmm....espero que no te haya molestado...la verdad es que tengo bastante carácter...jejej...por eso supongo que soy tan indomable...jeje

    Creo que te comenté que souy muy impulsiva...jeje

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hay gente muy cerrada de mente que si no tiene una biblia que seguir "se pierde". Hay quien necesita demostrarle al mundo más que demostrarse a sí mismos. Y hay quien necesita ser más que los demás para afianzarse y créerse lo que es. Yo he decidido fiarme de mi propio criterio a la hora de adoptar mis referentes en este mundo, así al menos si me equivoco me habré equivocado yo.

    Existen tantas "musas" sumisas como sus propios "Dioses" Amos. Al final es una cuestión de dos y de la "magia" entre ambos. Difícil de catalogar, como toda la magia.

    Un beso Qarpatian.

    ResponderEliminar
  7. Hermosas palabras sialbeya. Directas concretas y efectivas, sí, pero, también, con cierto duende.

    Has entendido a la perfección cual es mi punto de vista y lo has condensado de forma muy elegante. A mí me cuesta bastante hacerlo y sé que tiendo a extenderme en demasía.

    Un beso y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  8. No me olvido de tí dánae y para nada me molestan tus palabras. Cuando fundé esta ciudad lo hice para aprender (yo el primero) y no para aleccionar. Todas las opiniones serán bien recibidas y las tuyas, ten por seguro, además, son esperadas.

    Besitos...,impulsiva.

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches Qarpatian....no me mimes tanto...que luego...me lo creo y me subo a las barbas...y-...jejeje....ya la tenemos liada....jeje

    Un abrazo...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...