Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 26 de mayo de 2017

Desenvoltura.





Fue tan solo un instante. Apenas un segundo en que nuestros cuerpos compartieron la misma posición relativa en el cosmos. Un fugaz cruce de caminos, igual de fortuito como lo son otros tantos.

Su presencia, breve y veloz, como una brisa súbita e inesperada, me regaló un rastro fragante y vaporoso que ejercía de apéndice a las ondas que iban describiendo su vestido y sus cabellos.

No llegué tan siquiera a contemplar su rostro, ni tampoco puse mucho empeño en desvelar  el misterio concerniente a su identidad. Me dio por pensar, en cambio, que…, sin ella saberlo, sin que se lo planteara ni remotamente, había servido de ejemplo tangible para personificar en mi mente un término bien dinámico.



miércoles, 24 de mayo de 2017

Fuera de concurso.





Instalado en la autarquía,
huyendo de las tendencias
que causan tanto revuelo.

Desplazándose paciente
por territorios ignotos
que lo ponen tras la pista.

Valedor de los discursos
sin polémicas confusas
que ejerzan de cortapisa.

Bordeando la frontera
por caminos secundarios,
ajeno, en fin, al sorteo.




martes, 23 de mayo de 2017

Referentes.






No es posible dividir a los seres humanos entre quienes adoran y quienes no lo hacen. Todo el mundo adora; la cuestión es… ¿a qué, o a quién, adoramos?



Paul David Tripp. (Teólogo y escritor norteamericano)



domingo, 21 de mayo de 2017

Rincón en la espesura.





Antes de ensancharse y pasar a convertirse en parte de la llanura Brilaria, el valle del Tágalo cuenta con escarpados paisajes cubiertos de una exuberante vegetación propiciada por el característico clima subtropical que impera en el área del mar Sélico.

La accidentada orografía del lugar favorece la existencia de rincones como este que os traigo, encaramados sobre las abruptas y frondosas pendientes.

Estos emplazamientos no resultan, empero, del agrado de todos; especialmente entre quienes no sienten demasiado aprecio por aquellos entornos con un elevado grado de humedad. Aunque, por otro lado, este hecho; unido a la naturaleza indómita y un tanto asilvestrada del medio; puede propiciar la aparición de arrebatos pasionales con algún que otro toque de desenfreno salvaje.

Que disfrutéis todos de una feliz, y “umbría”, jornada de domingo.





viernes, 19 de mayo de 2017

Inputs.






Siempre y cuando nuestras necesidades básicas permanezcan cubiertas, las personas no solemos necesitar gran cosa. Una pose, una fragancia, una palabra oportunamente escogida, un guiño, un rincón que nos cobije brevemente, una mirada, un pequeño gesto compartido, la luz de un momento…, detalles (a veces, casi imperceptibles) capaces de cambiarlo todo. Instantes en los que nos damos cuenta de que la realidad; para bien o para mal; también resulta maleable.

Hace mucho tiempo que tengo muy presente esa circunstancia, y…, últimamente, más si cabe. La alternativa vital que me ha proporcionado Qarpadia, me ha abierto los ojos en muchos sentidos (la mayoría insospechados) en tanto me sugería nuevos planteamientos y desafíos. Ahora me siento mucho más inclinado a percibir todos esos sutiles incentivos cotidianos, a extraer de ellos la esencia con que enriquecer mis jornadas, a aprovechar ese pequeño empujoncito que son capaces de conferir y que, en ocasiones, puede marcar una gran diferencia.

¿Por qué entonces,  –  me pregunto – no he sido capaz hasta ahora de gozar en plenitud de tales beneficios? Por mucho que me devane los sesos, no alcanzo a obtener una respuesta convincente y definitiva. Puede que se trate del lugar, del ambiente que en él se respira, de la actitud desplegada por las personas que me rodean. Puede que se trate de una mezcla de todas esas cosas o que la respuesta a esa cuestión se encuentre en mi interior, agazapada, esperando siempre al momento más oportuno para manifestarse.

Pero, al mismo tiempo, también he estado barajando la posibilidad de que todo lo anterior resultara irrelevante y que la única acción, realmente productiva en ese sentido, fuera la de empaparse del presente; sin tener demasiado en cuenta lo que pudieran llegar a pensar los demás o, tan siquiera, nosotros mismos. Obrar con honestidad hacia nuestros principios pero sin cerrarse en banda a cuanto nos llega de modo fortuito. Observar e intentar disfrutar de lo observado. Dejar un espacio en nuestras celdas de memoria para poder procesar nuevos datos.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Sala de espera.





Hilos de piedra
con los que tejer un verso lujurioso.
Metales ceñidos
como traje con que invocar al pecado.
Instantes pesados
como lingotes de plomo.
Aliento encendido
como fragua de Vulcano.

Fiebre que se expande
sin barreras que la acoten.
Germen voluptuoso
en un terreno abonado.
Crispación que, pretendida,
se convierte en accesorio.
Valor que se muestra firme
en el momento adecuado.

Fluidez incontenida
frente a estímulos internos.
Instrumentos diseñados
con afanes intrusivos.
Antesala del instinto
desatado en su apretura.
Preaviso de la venida
de desenlaces concisos.

Seguridades inciertas,
ignorancia definida,
reflexión frente a la puerta
que da la sala contigua.




martes, 16 de mayo de 2017

Caricias cifradas.





Sólo el amor resistirá alimentando silencioso la lámpara encendida, el canto anudado a la garganta, la poesía en la caricia del cuerpo abandonado.




Gioconda Belli. (Escritora nicaragüense)


miércoles, 10 de mayo de 2017

Recovecos del sentimiento.





Consultadas las estrellas,
atendidos los presagios,
seguían sin desvelarse
los designios pretendidos,
y entre formas retorcidas
y sinuosos senderos
se apareció la respuesta
fugazmente introducida.

No era propio aquel camino
sugerido por la estela;
no era seguro el destino
donde acababa el trayecto;
mas…, el arcano que mora
en lo profundo del sitio,
vino a prestar sus matices
para engendrar nuevos sueños.

Aún restan zonas oscuras,
sorpresas tras recovecos,
pero está clara la ruta
que conduce hasta el deseo
por largo tiempo enhebrado;
mediante ciencias privadas;
y que se funde en un plano
donde lo recto hace un quiebro.



martes, 9 de mayo de 2017

¿Quién lo diría?





La vida es una escuela de la probabilidad.



Walter Bagehot. (Periodista, politólogo y economista inglés)



domingo, 7 de mayo de 2017

Rincón tupido.





Es muy posible que, a veces, un espacio determinado nos produzca la impresión de estar excesivamente sobrecargado. Tal circunstancia puede generar cierta incomodidad y, hasta incluso, un poco de agobio. Pero cuando; como en caso que nos ocupa; la profusión de elementos que lo componen viene motivada por las condiciones ambientales, y la exuberancia que despliega no es más que un claro ejemplo de la explosión vital ligada al momento, entonces bien podemos aparcar momentáneamente nuestros habituales recelos estilísticos y dejarnos rodear por el verdor y lozanía de escenarios vegetales como el que aquí os muestro (decorados que, por otra parte, brindan un oportuno toque de intimidad para el ejercicio de según qué prácticas).

Que disfrutéis todos de una muy feliz, y “frondosa”, jornada de domingo.



viernes, 5 de mayo de 2017

Carretera abierta.





Una fina neblina campaba a sus anchas en las inmediaciones de Defna durante la madrugada del pasado 29 de abril. Aún no había amanecido, pero la actividad ya resultaba febril en el parque cerrado donde permanecía estacionado un variopinto conjunto de automóviles y motocicletas de gran cilindrada. Todo estaba dispuesto para el inicio de una nueva edición de la Qar-Raq, la carrera de resistencia más prestigiosa de estos contornos y abierta a cualquiera con ansias de velocidad y lo suficientemente motivado como para devorar, a ritmo de vértigo, una ingente cantidad de kilómetros.




Al rayar el alba, en intervalos de diez segundos, pilotos y vehículos dieron comienzo a su particular pulso contra el reloj. El olor a combustible de alto octanaje impregnó la atmosfera que se respiraba durante el inicio de este desafío no exento de riesgos y, la escena que se desarrollaba ante mis ojos, me retrotrajo a ciertas producciones de Hollywood (quién sabe si inspiradas en este evento) como la icónica serie Cannonball o la, algo menos exitosa, Carrera del Chicle (The Gumball Rally).

Por delante más de 1600 kilómetros de asfalto a través de la geografía qarpadia, recorriendo algunos de sus parajes más emblemáticos por una ruta que va enlazando en el mapa algunas de sus ciudades más importantes. En los noventa años en los que se lleva celebrando esta prueba, nunca se ha repetido exactamente el mismo recorrido, pero lo que siempre ha permanecido invariable es la ubicación de la meta: Aleshandreta.




A una velocidad media que ronda los 200 km/h (algunos participantes llegan a superar holgadamente los 300 en determinados momentos), la experiencia le sabe a poco a más de uno. Tal vez por ello no resulte extraño el enorme volumen de apuestas que se generan en torno a este acontecimiento, aunque su aliciente no resida en las ganancias materiales sino; más bien; en la obtención de determinados “favores”.




Como fuere, si he de quedarme con algo de toda esta frenética peripecia es con el clima de camaradería que impera entre todos los participantes; a pesar, como es lógico, de su momentánea rivalidad.



Otro de los alicientes con los que cuenta esta cita es la posibilidad de observar, en su estado más puro, las evoluciones de todas esas “joyas sobre ruedas” que se reúnen cada año para la ocasión.




La rapidez no lo es todo, ciertamente. Saber moverse con estilo también reviste su importancia.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...