Embajadas

siguenos en Google+ Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr sígueme en Wordpress

viernes, 25 de noviembre de 2016

Guardianas de la tierra.





Hoy quisiera realizar una nueva aproximación a lo que suelo referirme como el “panteón qarpadio”. En esta ocasión se trata de un trío de deidades femeninas englobadas en lo que se ha dado en llamar “la triada de la tierra”.  Este grupo de entidades está formado por una madre (Mara Themis) y sus dos hijas (Genis y Potsis). En el imaginario popular, las tres comparten un rasgo distintivo que sirve; además de para acentuar el parentesco que se les atribuye; para poder hacerlas fácilmente identificables dentro de la vasta iconografía mística que se viene desarrollando por estas latitudes. Concretamente, se trata de la abundante cabellera pelirroja (“flamea” si empleamos el término local) que lucen todas ellas y que; únicamente, por tratarse de ese color; ya alberga, en sí mismo, un enorme significado.

Las tres están clasificadas como “entidades neutras”, es decir: sus acciones no persiguen favorecer o perjudicar al ser humano de manera explícita (aunque ambos supuestos tiendan a manifestarse en el tiempo como si estuvieran regidos por una caótica alternancia). Se las considera las garantes del orden natural que debe imperar entre la flora y la fauna terrestres, así como de las influencias telúricas que inciden sobre el ecosistema a su cargo.

Mara Themis es la encargada de velar por el equilibrio que…, se supone, ha de existir entre todos los seres vivos y su entorno. Se le atribuye, también, un claro componente geológico en relación a las fuerzas renovadoras de la corteza terrestre (tales como el vulcanismo y la sismología) por lo que, en ocasiones, se le suele atribuir la responsabilidad de haber provocado acontecimientos de consecuencias catastróficas.




En sus dos hijas recae el correcto mantenimiento de los ciclos naturales que se reparten de manera equitativa y complementaria, quedando determinados sus ámbitos temporales de actuación por los equinoccios.

Genis es la que se ocupa de la regeneración y de establecer las condiciones necesarias para el alumbramiento de nueva vida. Debido a esta circunstancia, está considerada como la “matrona universal” que vela por el buen desarrollo de cualquier proceso de gestación, y hacia ella se suelen elevar las súplicas que van enfocadas en ese sentido. Vinculada a la primavera y el verano, desempeña, así mismo, la función de proporcionar la luz y el calor tan importantes en los procesos de maduración de las plantas.




Potsis, por su parte, tiene la labor de ocuparse de otro tipo de procesos algo más “sombríos”, aunque igualmente necesarios. Asume aquellas funciones que conducen a la inevitable decadencia y marchitamiento de todos los elementos que forman parte de la estructura natural; aunque no por ello se tiende a apreciar en ella un carácter destructivo, sino; muy al contrario; la capacidad de sentar las bases que han de terminar llevando a la siempre necesaria regeneración. Además, antes de extender sobre el mundo su gélido manto, pone todo su empeño en proveer de cuanto es necesario para poder afrontar, debidamente pertrechados, los fríos meses invernales. Tal es así que su figura aparece íntimamente relacionada a celebraciones como la del “acopio” o la “phiga” (así como con todo cuanto tiene que ver, de un modo u otro, con la cosecha).




Podría prodigarme mucho más en mi descripción, pero tampoco quiero saturaros con demasiados detalles acerca de estos seres de la “mitología qarpadia”. Creo que este escueto resumen ya habrá sido suficiente para despertar vuestra curiosidad o…, por el contrario, sacar a relucir mis grandes  dotes para causar en vosotros un profundo aburrimiento.


2 comentarios:

  1. Muy interesante esa triada. No la conocía.
    Muchas gracias, Señor.
    Y buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre un apasionante relato que pega los ojos a la pantalla y deseas que no acabe, consiguiendo llevarte entre las palabras como si estuvieras allí mismo.

    Quiero ser siempre parte de lo que describes, quiero ser tratada por tus palabras con ese maravilloso mimo y envidio siempre ser Tu musa, aunque sé que soy mucho mas que eso para Ti...

    Quien seré esta vez?la mama, la mayor o la pequeña???

    Besines dulces
    A Tus pies

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...